Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos del barrio del Serrallo denuncian episodios de robos en sus domicilios

Algunas familias quieren crear una plataforma para luchar contra la inseguridad y los pisos okupados

Carla Pomerol

Whatsapp
Rosa Claravalls, en su casa de la calle Lepant, estrenando las rejas.

Rosa Claravalls, en su casa de la calle Lepant, estrenando las rejas.

La problemática no cesa y los vecinos del Serrallo están llegando a su límite. Aseguran que hay dos o tres calles del barrio marinero en los que apenas se puede pasar. «Venden droga, hay perros peligrosos y se pelean», explica un vecino que, como la mayoría, quiere mantenerse en el anonimato por miedo a represalias. El último episodio de inseguridad que, ya hace meses –casi años– , denuncian los vecinos, tiene que ver con los robos a domicilios. Este es el caso de Rosa Claravalls, una mujer que cuenta indignada, cómo le entraron a robar en septiembre. A otro vecino también le robaron las bicicletas que estaban en la escalera, ligadas con un candado. 

Los vecinos aseguran que esta sensación de inseguridad es palpable en el Serrallo desde hace aproximadamente un año y «la asociación de vecinos se muestra inmóvil ante esta situación». Desde la entidad vecinal aseguran que llevan meses reuniéndose con el Ayuntamiento y con la Guàrdia Urbana para poner solución al problema. «Lo que pasa es que convivimos con ellos y debemos tener cuidado», aseguran desde la asociación vecinal.

Rosa Claravalls ha sido una de las víctimas de los robos. Ocurrió a finales de septiembre, mientras ella y su marido dormían. «Nos dimos cuenta que se habían llevado unas torretas de la ventana. Nos extrañó», explica Claravalls, quien añade que «cuando nos levantamos ya vimos que se habían llevado joyas de mi habitación y los objetos, como móvil y monedero, que tenía en mi bolso». La mujer, vecina del Serrallo, cree que los ladrones entraron por la ventana. Es por esto que la familia ha decidido poner rejas y así evitar que se repita el episodio de robos. Asegura haber pasado miedo a causa de la inseguridad que se vive en el Serrallo.

Por otro lado, Albert Ramos, otro vecino del barrio marinero, también denunció ante los Mossos, hace tan sólo una semana, que entraron en la escalera dónde viven sus padres y se llevaron dos bicicletas que estaban ligadas con un candado. «Es una vergüenza que tengamos que sufrir por si nos entran en casa», asegura Ramos, quien añade que «no podemos estar tranquilos ni en el barrio donde hemos vivido toda nuestra vida». 

La calle Espinach y la Sant Andreu son algunas de las más conflictivas del Serrallo. Son muchos los que no se cansan de llamar, día sí y día también, a la Guàrdia Urbana para informar de la situación. «Les llamo y, al cabo de un buen rato, bajan. Cuando llegan ya no están vendiendo droga y la pelea ya se ha acabado», asegura un vecino, quien calcula que, en los últimos dos años, ha avisado a la policía en más de cincuenta ocasiones.

Siete pisos okupados

Otra de las preocupaciones de los vecinos tiene que ver con el número 2 de la calle Sant Andreu, un bloque que cuenta con siete pisos okupados. Algunos vecinos aseguran que han mantenido reuniones con el Ayuntamiento para tratar la cuestión y han solicitado que los bancos, –propietarios de los pisos–, reaccionen ante la situación. Con todos estos frentes abiertos y situaciones desagradables, un grupo de vecinos han asegurado a este periódico que se están planteando crear una plataforma para luchar contra la inseguridad que hay en el barrio desde hace unos años.

Temas

Comentarios

Lea También