Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos del barrio ferroviario de Sant Vicenç de Calders salvan la historia de sus edificios

Desde hace años trabajan para dar a conocer el valor histórico de la que fue una colonia para trabajadores del tren

José M. Baselga

Whatsapp
El bombardeo de 1937 dejó daños que desencadenaron una gotera que ahora han arreglado los vecinos.   Foto: Associación Vecinos Barri Feroviari

El bombardeo de 1937 dejó daños que desencadenaron una gotera que ahora han arreglado los vecinos. Foto: Associación Vecinos Barri Feroviari

El 7 de diciembre de 1937 el barrio ferroviario de Sant Vicenç de Calders, junto a la estación, fue víctima de uno del centenar de bombardeos que la aviación fascista lanzó en el que ya era nudo de comunicaciones. Aquel día, como recuerdan los vecinos, tres hidroaviones Heinkel-59 lanzaron 30 bombas.

Eran las dos y media de la tarde y las bombas destrozaron vagones y vías y uno de los pabellones que acogían viviendas de los trabajadores del ferrocarril. En la terraza de ese edificio estaba la batería antiaérea instalada para hacer frente a los ataques de la aviación de Franco. Y casi desde entonces el edificio presentaba daños de aquel ataque en forma de gotera.

No hay presupuesto

Los edificios de la que fue colonia ferroviaria todavía pertenecen al gestor ferroviario Adif, pero a las peticiones de los vecinos para reparar las deficiencias la respuesta ha sido que no hay presupuesto. Así que los vecinos han tomado la iniciativa de ser ellos mismos los que reparen los daños.

Además de mejorar las condiciones de los edificios, la actuación tiene el simbolismo de evitar la degradación de una parte de la historia de El Vendrell y del país, ya que el barrio ferroviario de El Vendrell es prácticamente la única colonia que queda en todo el Estado de las que se hicieron para trabajadores del ferrocarril. La de Sant Vivenç de Calders cumple ahora 110 años.

Los vecinos, pero también colectivos ciudadanos e historiadores, reclaman la protección del barrio y que llegue a ser incluso convertido en un lugar de visita, ya que conserva muchos de los pabellones y áreas tal y como estaban hace más de un siglo.

Incluso se está preparando un documental sobre la historia del núcleo y sobre cómo era la vida en una colonia que además fue objetivo de las tropas de Franco durante la Guerra Civil.

Temas

  • COMARQUES

Comentarios

Lea También