Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona MOVILIDAD

Los vecinos denuncian 'caos circulatorio' en la Part Alta de Tarragona

El corte de la Baixada del Roser como consecuencia de los trabajos en la Muralla provoca, dicen, numerosos problemas

Francisco Montoya

Whatsapp
La señalización provisional que prohíbe continuar por la calle Sant Pau. Foto: CEDIDA

La señalización provisional que prohíbe continuar por la calle Sant Pau. Foto: CEDIDA

La decisión de volver a cortar la Baixada del Roser como consecuencia de los trabajos que se están realizando en la Muralla en ese tramo ha provocado, dicen los vecinos, un agravamiento de los problemas que ya de por sí suele acarrear la Part Alta en términos de tráfico. Así lo corrobora el presidente de la Associació de Veïns del barrio, quien recuerda que «hace tres meses ya cortaron ese tramo de calle y pasó lo mismo». «Entonces duró un mes, y el lío fue bestial. En aquel momento era además verano, de forma que había más tráfico, extranjeros... Ya entonces advertí al Ayuntamiento de que aquello no funcionaba, de que por todas partes te encontrabas coches en contradirección, que no sabían cómo salir, furgonetas y coches pasando por la mismísima puerta de la Catedral, que es algo que no pasa en ninguna otra ciudad del mundo... Ahora lo han vuelto a cortar, decían que inicialmente por una semana pero al final va a durar también un mes, y la situación vuelve a ser caótica», denuncia el líder vecinal.

Para Rovira, «el Ayuntamiento, ahora que no había salida por la Baixada del Roser a la Rambla Vella, tenía una ocasión inmejorable para, aunque fuera de forma provisional durante este tiempo, cerrar la Part Alta y restringir la entrada sólo a vecinos y comercios controlándolo de forma estricta, como prueba, como test para comprobar si es viable, porque es evidente que es la única solución a largo plazo... Pero no se ha intentado. No hay voluntad política de hacerlo», lamenta Manel Rovira al respecto, y concluye:«Así que volvemos a estar en las mismas. Entra quien quiere, no sabe cómo salir, un coche que circula por la calle Merceria se encuentra con otro de frente y no saben cómo solucionarlo... Un desastre», lamenta.

La señalización

A ello hay que añadir que la señalización provisional con motivo del corte de la Baixada del Roser no es, según denunció el grupo municipal de CiU, lo bastante clara: «Falta señales y las que hay confunden», afirma el portavoz del grupo, Albert Abelló, quien explica que cuando los vehículos llegan al cruce de Les Coques con la calle de Sant Pau se encuentran a la derecha con una señal que prohíbe seguir por Sant Pau, y a la izquierda, con dos señales verticales tapadas con bolsas:«Si se opta por seguir por Les Coques, ya no hay ninguna otra señalización que explique cómo salir de la Part Alta, lo que está provocando que numerosos vehículos den vueltas y vueltas por el núcleo antiguo».

Temas

  • TARRAGONA

Lea También