Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Los vecinos reclaman más formación en emergencias: «Muchos no saben qué hacer»

Entidades y afectados por la explosión de Iqoxe ven insuficientes los conocimientos de la población, denuncian relajación, alertan de una brecha generacional y piden campañas agresivas

Raúl Cosano

Whatsapp
Albert, Guadalupe y José, vecinos de Bonavista, ante el polígono. Foto: Alba Mariné

Albert, Guadalupe y José, vecinos de Bonavista, ante el polígono. Foto: Alba Mariné

Los cristales rotos y las fisuras surcando bloques persisten dos semanas después en algunos rincones de Bonavista. «Hemos visto que las grietas en los pisos se han agrandado en algunos casos», dice Loli Gutiérrez, la presidenta vecinal del barrio de Ponent. En las afueras, en la zona más próxima a la N-340 y al polígono sur, la normalidad aún no ha vuelto. «Todavía estamos mirando qué podemos hacer con los destrozos», cuenta Carmen, desde un comercio de ventanas y puertas, en uno de los bloques más afectados por la explosión de Iqoxe.

«Nadie está preparado para vivir algo así. Lo del Plaseqcat no ha funcionado mucho», cuenta ella. Lleva aquí desde 1973 y, como tantos otros, tiene grabada en la memoria los sustos, a veces accidentes, que han sobrecogido en la historia a este pedazo de Tarragona. Enpetrol, Tedesa, Miasa y ahora Iqoxe aparecen ahora en ese listado de episodios con el corazón en un puño. Las quejas se mantienen. «La gente no sabe qué hacer en caso de emergencia. Faltó comunicación», se lamenta un vecino. Cerca de ahí, unos chavales insisten en esa línea. «Nadie avisó. La gente no sabía qué hacer», explica Alexis. Él, junto con Kevin, Javier o Álvaro, son adolescentes y tienen frescos en la memoria los conocimientos adquiridos en clase. «Sí, te enseñan qué hay que hacer en caso de emergencia, pero luego eso se te olvida. Sería importante ir actualizándolo con el paso del tiempo», cuentan ellos. «La teoría la tenemos. En el colegio nos han enseñado qué hacer cuando hay alguna emergencia, pero quizás haga falta más formación, sobre todo entre la gente mayor», reconoce Albert Lozano, otro trabajador en esta zona, que sugiere una cierta brecha entre generaciones.

Manda la sensación de que, aunque la formación existe, el hecho de que no sonaran las sirenas junto con los mensajes contradictorios –Protecció Civil instaba al confinamiento en las redes sociales– contribuyó al caos aquella tarde y, ahora, al sentimiento de desamparo y desprotección. «Eché en falta a alguien que pasara por las calles diciendo lo que había que hacer», se queja una vecina de Bonavista.

«La gente no está informada»

Tomás Alarcón, natural de Jaén y con más de 60 años en el barrio, vive a unos 800 metros en línea recta de la fábrica que explotó y de todo el polígono. «Cualquier día nos vamos a quedar fritos», concede medio en broma medio en serio. Él se recluyó en casa tras la deflagración pero denuncia que «mucha gente no sabe cómo actuar cuando pasa algo». «Toda la formación que se reciba va a ser buena, porque es un tema muy sensible y la gente quiere estar informada», explica Guadalupe, también vecina.

Loli Gutiérrez ve urgente una mejora de la formación. «Solo en Bonavista viven 8.500 personas. Unas conocen lo que hay que hacer pero mucha gente ha venido de fuera y no lo saben. Hay que volver a explicar las cosas y remarcarlo. En los colegios hacen simulacros dos veces al año pero, ¿y el resto? Deberían informar más a la gente que viene de fuera», explica la dirigente vecinal. Todo puede valer para actualizar conocimientos. «Recuerdo que hace unos años daban imanes de la nevera con las instrucciones sobre qué hacer», dice Loli, que denuncia laxitud y relajación durante los últimos años a la hora de difundir los protocolos.

Algunos dan ideas: desde imanes para la nevera a visitas a las industrias cercanas

La entidad vecinal sigue recopilando casos de vecinos afectados para remitirlos a la compañía de seguros responsable y poner en marcha el proceso para una obtener una indemnización. Hasta el momento, unos 50 vecinos han realizado el trámite, aunque se calcula que la afectación total de los desperfectos puede alcanzar a los 200 casos, solo en Bonavista. La mayoría se ubican entre las calles uno, dos y tres, pero los daños proliferan también por La Canonja y otros distritos de Ponent. Paralelamente, la asociación de Bonavista trabaja también en la preparación de una demanda contra Iqoxe.

«La formación se hizo, sí, pero si la abandonas, si no haces un mantenimiento, la acabas olvidando», tercia Alfonso López, presidente de la Federació d’Associacions de Veïns de Tarragona y de la asociación de Buenos Aires, al norte de Bonavista. López es contundente: «Si haces una encuesta, seguro que sale que en el 98% de los casos no saben cómo funcionan las sirenas. Pero tampoco saben cómo funciona un confinamiento». De ahí que «se aproveche lo sucedido para trabajar a partir de ahora», como indica López: «Las sirenas tienen que sonar, pero no sabemos qué significa un toque, dos toques... Mucha gente no está al día de eso. Hay que dejarlo muy claro, se necesita una campaña agresiva para informar». Federaciones y asociaciones de vecinos preparan una gran manifestación aprovechando la huelga en el sector químico se está planificando para el próximo mes.

Los vecinos denuncian, además, cierta cerrazón de la industria que antes no existía. «Antes nos informaban más. Nos invitaban a ver su fábrica cuando hacían alguna ampliación o nos explicaban las medidas de seguridad. Desde hace diez años no se hace», cuenta María Dolores Ocaña, presidenta de la Asociación de Vecinos La Cuarta de Campclar. Ella también detecta esa necesidad: «Ahora, o nos asustamos mucho, o salimos corriendo desesperados, sin saber por dónde podemos irnos. Veo que nos hemos olvidado de algo que quizás antes sí se tenía presente. Creo que ni la gente joven sabe cómo tiene que actuar». Todas las voces vecinales recalcan esa importancia de mejorar la información al ciudadano sobre qué hacer en caso de emergencia, algo con lo que también están de acuerdo los ayuntamientos afectados.

Temas

Comentarios

Lea También