Más de Tarragona

Luces y sombras sobre el plan de reactivación de Tarragona

PSC, Cs, PP y no adscritos critican que se incluyan «cosas ya previstas», mientras Junts y CUP apoyan a Ricomà

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de archivo de un pleno municipal telemático. FOTO: DT

Imagen de archivo de un pleno municipal telemático. FOTO: DT

El pasado martes, el gobierno municipal presentó públicamente un plan de municipal de reactivación económica para dejar atrás la crisis de la Covid. El conjunto de proyectos tiene un importe de 41,8 millones de euros, aunque el capítulo en el que se realiza la inversión más importante es el que tiene que ver con el espacio público, que consta de 32,4 millones. El alcalde de Tarragona, Pau Ricomà, señaló que se trata de «un plan de choque» cuyo cumplimiento se comprometió a ir evaluando. Destacó que todos los proyectos responden a tres compromisos: la digitalización del territorio, la sostenibilidad y la economía social y solidaria.

Pese a perfilar una inyección para recuperar la debilitada situación económica por la que atraviesan los principales sectores productivos de la ciudad, el anuncio ha generado luces y sombras entre las formaciones de la oposición, especialmente entre el PSC, Cs, PP y el grupo no adscrito, mientras que Junts y CUP –que negocian su entrada al gobierno municipal– apoyan el proyecto.

«No hay nada nuevo»

¿Cuál es el motivo de la polémica? Que en el programa de actuaciones se incluyen obras que ya están anunciadas, como la urbanización del PP10 –que ERC y Comuns querían paralizar al inicio del mandato–, el carril bici educativo, la peatonalización de El Serrallo o el pavimentado de calles y mejoras en parques y plazas, entre otros, que implicarán la contratación para realizar tanto los proyectos como las obras. «Es humo para esconder su nefasta gestión. El plan no prevé ninguna actuación extra que no se hubiera previsto. No hay nada nuevo», indica la portavoz del PSC, Sandra Ramos, quien lamenta «haber tenido conocimiento del plan por los medios de comunicación».

Desde Ciutadans, Francisco Domínguez resalta que el plan «contempla acciones que el Ayuntamiento impulsa cada año, como Tarraco Viva, que se vende como una acción especial cuando se trata de un festival con años de trayectoria» y añade que «el documento incluye también actuaciones ya incluidas en el presupuesto municipal». José Luis Martín (PP) cree que «Ricomà vuelve a engañar a los tarraconenses al presentar un plan de ejecución del presupuesto anual, como un plan de reactivación económica, en el cual únicamente 160.000 euros se dedican a la dinamización del tejido empresarial». En esta línea, Sonia Orts (no adscrita) enfatiza que «una vez más, el gobierno de ERC actúa de cara a la galería y deja a un lado a la oposición, cuando en Reus hace tiempo que lo hicieron y con consenso de los grupos municipales.

«Dignificará el espacio público»

De manera bien distinta se expresan desde Junts y CUP. «Se prevén acciones que habíamos reclamado para mejorar el espacio público del centro y de los barrios», indica el portavoz de los postconvergentes, Dídac Nadal, quien afirma que permitirá dignificar calles, plazas y parques y contribuirá al aumento de la ocupación». Por su parte, Eva Miguel (CUP) considera que el plan «incluye iniciativas muy necesarias» para impulsar la economía tarraconense tras la pesadilla del coronavirus. La pregunta es si su esperada ejecución se iniciará en breve ya con Junts y CUP en el gabinete de la Plaça de la Font. Y con la gran incógnita de la Comuns.

Temas

Comentarios

Lea También