Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Lucía Etxebarria: "El machismo se recrudece"

La autora, ganadora del Nadal y el Planeta, participa hoy martes en las jornadas de la URV ‘Escritoras en la Universidad 2020’

GLORIA AZNAR

Whatsapp
La escritora Lucía Etxebarria en una imagen de archivo.Foto: Philippe Matsas

La escritora Lucía Etxebarria en una imagen de archivo.Foto: Philippe Matsas

La escritora Lucía Etxebarria (Valencia, 1966), ha ganado los galardones más importantes de la literatura española. Entre ellos el Nadal, con Beatriz y los cuerpos celestes y el Planeta con Un milagro en equilibrio. En sus obras ha tratado el papel de la mujer, la maternidad, el feminismo o la sexualidad. Esta tarde será la autora estrella que clausurará las jornadas de la Universitat Rovira i Virgili (URV), Escritoras en la Universidad 2020 (17.30 horas). Unas jornadas en las que Etxebarria presentará su última creación, Mujeres extraordinarias: Una historia de mentiras, un libro autoeditado que rescata del olvido a mujeres valientes, científicas, escritoras, músicas, zoólogas, políticas o guerreras, entre otras muchas.

¿Qué tema propondrá a su audiencia esta tarde?

Voy a hablar, sobre todo, del machismo, que existe y cada vez más se está recrudeciendo de una forma alarmante. Porque siempre que hay un avance del feminismo se produce una reacción muy fuerte del machismo. Es precisamente el argumento de mi último libro, que cuenta la historia de muchísimas mujeres, a las que se les destrozó la vida.

¿Por ejemplo?

María Teresa León, mujer de Rafael Alberti. Sinceramente, en mi opinión, era mucho mejor escritora que él. Pero a María Teresa se le hizo desaparecer en vida y también tras su muerte. Y cuando su hijo intenta escribir una biografía de Alberti, la agente de este lo prohíbe.

¿Para impedir que aparezca ella?

Pues no queda claro. Y no puedo explicar las intenciones porque me puedo ganar una demanda. El caso es que se prohibió.

Y usted, que se ha alzado con los grandes premios, habla de machismo. ¿Lo ha vivido en su piel?

Por lo visto, nadie recuerda lo que decían de mí. Pero se puede recuperar de las hemerotecas. He recibido las peores críticas del mundo mientras en Francia era calificada como la mejor escritora de mi generación.

¿Tenemos un problema?

Simplemente, no lo sé.

¿Por qué se ha autoeditado ‘Mujeres extraordinarias’?

Porque quería que mi libro fuera mío, que nadie tocara nada. A pesar de que puedo decir con mucho orgullo que nadie me ha tocado ni una coma en ninguno de los libros que he publicado. Y he demostrado que la autoedición funciona porque este último lleva casi 11.000 ejemplares vendidos, que es mucho más de lo que vende ahora mismo nadie. No confiaron en que vendiera. Pues ya lo hice yo...

¿Qué otras mujeres saca a la luz en su obra?

Pues son personas silenciadas por la historia. Por ejemplo, ahora que es el año Galdós presentan a Emilia Pardo Bazán como su novia. En mi opinión, se trata de una inmensa novelista. Ambos pueden estar a la par y, según gustos y subjetividad, puede estar por encima de él, pero nunca por debajo.

¿No es Emilia la autora que tenía el trasero demasiado gordo para ocupar una silla en la Real Academia Española, según los académicos masculinos?

Sí. Exacto. Iban a por ella por gorda, pero puestos a mirar, a Antonio Machado, que no era precisamente un tipo delgado, no le decían nada. Ninguno de los dos estaba más gordo que el otro. Y no solo en vida le llamaron de todo menos bonita, sino que una vez muerta también la han silenciado y es muy difícil encontrar sus cuentos. Y ahora, la califican como la amante, la amiga, el apoyo de Galdós. Y después, también está la santiña.

¿A quién se refiere?

A Rosalía de Castro. La pobre santiña, que era tan buena... Lo que ocurría es que iba drogada por los campos. Pero le hicieron un lavado de cara. La santificaron y ocultaron la gran mayoría de cosas que escribía. Ella era muy feminista. Pero que se llevaba fatal con el marido o que él le ponía cuernos, esto no se podía decir. Y al final, la última traición. La sacan de donde quería estar enterrada y se la llevan a otro sitio, para mayor gloria del marido. Porque el único valor que tenía él, había sido haberse casado con ella.

¿Sobre quién más explica su mentira?

Sobre muchas. Alejandra Pizarnik, que es como un mito en Argentina. Siempre se dice que estaba loca y se suicidó pero lo que ocurre es que era lesbiana en la época de Perón, en un régimen en que te podían llevar a la cárcel por serlo. La llevaron a hospitales psiquiátricos y le administraron una medicación como para provocarle un brote psicótico. Al final la mataron. Pero, ¿cómo pasa a la historia? Como una loca, la poeta suicida.

¿Cree que existe machismo en los géneros literarios, que unos sean más masculinos que otros?

Hay un horrible machismo en todo el mundo literario, desde el momento en que en la RAE, no es que no haya paridad, no hay ni un 50%. De los casi 500 académicos que ha tenido, solo ha habido una decena de mujeres. Y en cuanto a libros publicados igual. Publican más a hombres. No son opiniones, los datos son incuestionables. Solo hay que mirar las listas de ISBN de cada año. Escritoras que aguanten en España, excepto yo, tienes que ver quién es el marido. Si ha dirigido o dirige el Instituto Cervantes, un banco o similar. Las que no tengan esa suerte, lo tienen complicado.

Y ahora, ¿en qué anda?

El año que viene seré psicóloga. He querido especializarme en la terapia de la escritura expresiva.

Temas

Comentarios

Lea También