Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Luz verde a la operación que financiará la Ciutat Esportiva

El Pla de Millora Urbana 34 prevé la construcción de alrededor de 522 viviendas en los terrenos junto al Nou Estadi 

Núria Riu

Whatsapp
Los terrenos en los que se construirá la futura urbanización están habilitados como párking.  Foto: Pere Ferré

Los terrenos en los que se construirá la futura urbanización están habilitados como párking. Foto: Pere Ferré

El pleno de este viernes debe servir para dar luz verde definitiva a los trámites para avanzar en el primer sexenio el desarrollo del Pla de Millora Urbana-34, un nuevo sector residencial que ocupa parte de los terrenos junto a la antigua N-340 y servirá para financiar la Ciutat Esportiva del Club Gimnàstic de Tarragona.

Después de que en el plenario de marzo de 2017 se aprobó de forma inicial la modificación puntual de la agenda económica del POUM, está previsto que en la sesión de este mes de junio se acepte avanzar esta iniciativa que formaba parte del primer sexenio  (que de hecho acaba el año que viene).
150 pisos de protección

El proyecto contempla urbanizar una franja de terreno entre la Vall de l’Arrabassada y la nueva promoción de la Budellera, iniciativa esta última que está pendiente de conocerse los cambios introducidos por parte de la Junta de Compensació de Propietaris.

El PMU 34 está formado por una superficie de 124.000 metros cuadrados, que coincidía con el tramo de variante desafectado de la antigua N-340, comprendida entre el cruce de la Via Augusta y las instalaciones deportivas del Club Gimnàstic. Con la urbanización de estos terrenos se prevé la construcción de 522 viviendas de las cuales más de 150 serán pisos de protección oficial. Además está previsto que se habilitará una superficie aproximada de 1,5 hectáreas para un parque y una zona para establecimientos hoteleros, comerciales, de restauración, de ocio o recreativos musicales, entre otros. De hecho, una de las empresas que ha trascendido que ya se había interesado para abrir un centro en la zona es la marca de distribución Lidl.

El Nàstic es el propietario del 45% de los terrenos, mientras que el Ayuntamiento de Tarragona tiene un porcentaje idéntico, y el 10% restante pertenece a otros propietarios minoritarios. Con esta operación, la administración local obtendrá los recursos que ha invertido para hacer frente a la mejora de las instalaciones deportivas. Por su parte, el Nàstic podrá impulsar la Ciutat Esportiva en Campclar. Inicialmente se había previsto que esto permitirá financiar la construcción del nuevo campo de fútbol, que posteriormente se descartó, al menos a corto y a medio plazo.

Es un proyecto del que empezó a hablarse en el año 2006, cuando se planificó un nuevo estadio para el Nàstic

Pese a ello, en el proyecto sigue adelante y el siguiente paso debe ser la aprobación del PMU, para su posterior reparcelación e inicio de los trabajos de urbanización.

Un largo proyecto
Los orígenes de esta operación se remontan al año 2006, cuando el entonces alcalde de Tarragona, Joan Miquel Nadal, expuso por primera vez el deseo del Ayuntamiento de construir un nuevo estadio en Campclar. En marzo de 2007, hace ya una década, se adjudicó el proyecto que finalmente un año más tarde, con la crisis económica, supuso un freno.

Ahora, con el impulso de esta nueva urbanización la Vall de l’Arrabassada, que prácticamente ya se da por completada, empieza a extenderse hacia la zona de Llevant. El siguiente paso debe ser la Budellera, que unirá con la urbanización de Boscos.

Temas

Comentarios

Lea También