Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Malestar entre sanitarios por el desgaste excesivo de las ambulancias

Los profesionales alertan de que muchos vehículos ya están al límite y no habrá recambio hasta este próximo otoño
Whatsapp
Varias ambulancias que requieren reparaciones están en el concesionario del polígono Riuclar. Foto: Lluís Milián

Varias ambulancias que requieren reparaciones están en el concesionario del polígono Riuclar. Foto: Lluís Milián

Emergències Mèdiques (SEM) tiene en la provincia un total de 63 ambulancias repartidas en diferentes bases. 7 son las avanzadas (popularmente conocidas como UVI móvil) y el resto, 56, son las básicas (transporte para urgencias menos graves). Todas ellas llevan casi una década en funcionamiento y su kilometraje es dilatado.

La entrada de la nueva concesionaria la UTE (unión temporal de empresas) Egara-Lafuente implicará una renovación total de la flota. Sin embargo, este cambio de vehículos no será efectivo hasta finales de año.

Y hasta entonces, los profesionales (técnicos-conductores, enfermeros y médicos) alertan de que las actuales concesionarias –Ambulàncies Reus en el Camp de Tarragona y Ambulàncies Baix Ebre– no invertirán más dinero en el transporte sanitario de la provincia sabiendo que no tendrán este servicio a partir de octubre o noviembre.

A muchos de estos vehículos les falla el aire acondicionado, tienen problemas de frenos, de batería, de culata y de motor. El exceso de viajes y las conducciones agresivas cuando la rapidez prima por encima de otros factores deterioran de sobremanera unos vehículos que son necesarios para salvar vidas.

Los profesionales sanitarios quieren resaltar este asunto «porque al final el que sufre el servicio es el enfermo y no podemos llegar tarde por una avería o no podemos llevar a un paciente sin aire cuando se debate entre la vida y la muerte», explican algunos de los profesionales consultados por el Diari.

Desde el propio Departament de Salut se quiere quitar alarmismo a la situación de la flota de ambulancias, aunque se reconoce abiertamente de que muchas de las 63 ambulancias de Emergències Mèdiques llevan mucho kilometraje en sus motores.

Para evitar que algún vehículo esté en riesgo de averiarse, el propio departament se encarga de evaluar semanalmente (o cada diez días) el estado de las ambulancias y si alguna de ellas no está en condiciones, no entra en el turno.

De momento, esta situación se perpetuará hasta septiembre en Terres de l’Ebre y semanas más tarde en Camp de Tarragona, fechas estimadas de la entrada de la nueva concesión.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También