Tarragona Comercio

Mango se marcha de la Rambla Nova de Tarragona

Otra gran marca que abandona la zona

CARLA POMEROL

Whatsapp
La tienda Mango de la Rambla Nova abría sus puertas a principios de 2015. Hoy es el último día que sube la persiana. FOTO: ALBA MARINÉ

La tienda Mango de la Rambla Nova abría sus puertas a principios de 2015. Hoy es el último día que sube la persiana. FOTO: ALBA MARINÉ

Hoy es el último día que el Mango de la Rambla Nova subirá la persiana. La marca de ropa cierra definitivamente la tienda del centro de la ciudad y apuesta únicamente por el establecimiento que abrió hace años en Parc Central. El número 63 de la Rambla quedará vacío desde hoy, aunque algunos rumores apuntan a qué la tienda Apple, instalada justo al lado, se quedaría con el local y ampliaría su superficie de venda. El Mango de la Rambla abrió sus puertas a principios del año 2015. Según ha podido saber el Diari, las cinco empleadas del establecimiento no serán reubicadas y, por lo tanto, se quedan sin trabajo.

Mango se suma así a la larga lista de grandes marcas que han optado por cerrar su tienda en la Rambla Nova. Primero el Pull&Bear, después el Bershka, pasando por el Oysho y el Massimo Dutti. Se trata de la arteria principal de la ciudad y, sin embargo, cada vez quedan menos marcas importantes en el lugar. Estas empresas apuestan por instalarse en grandes centros comerciales, como por ejemplo, el Parc Central que, según explicaban sus responsables hace unos días, el centro comercial llegará al 100% de la ocupación antes de la campaña de Navidad.

«El cierre de cualquier tienda tiene un efecto negativo directo para el resto de comercio de la zona», explica el presidente de Pimec Comerç Tarragona, Florenci Nieto, quien añade que «ahora, lo importante es que sea ocupado rápidamente, para no seguir contribuyendo a la degradación de la arteria más importante de la ciudad».

Por otro lado, Salvador Minguella, presidente de la asociación Via T, opina que el problema que ha tenido Mango, «y el resto de comercios de la Rambla Nova», es el aparcamiento. «Ahora hemos conseguido bajar el precio del parking, pero no se ha sabido explicar bien», asegura Minguella, quien relata lo ocurrido hace unos días en su joyería de la Rambla. «Vinieron tres clientes y ninguno de ellos sabía que podía dejar el coche aparcado por cinco euros al día. Esto demuestra que no hemos sabido publicitario bien», añade el presidente de la Via T.

La recuperación de la Rambla

Pese al cierre definitivo de Mango y de otras grandes marcas, la Rambla Nova parece estar recuperándose poco a poco gracias al comercio de proximidad. Se ve movimiento, y algunos locales están en obras. Es el caso de los bajos del edificio conocido popularmente como el de Telefónica que, desde hace unas semanas, hay operarios trabajando. «La Rambla Nova debe ser el Passeig de Gràcia de Tarragona, el buque insignia, el centro neurálgico», asegura Nieto, quien añade que «he detectado que tanto el pequeño comercio como el grande están dispuestos a trabajar conjuntamente, a remar en la misma dirección, para luchar contra grandes monstruos –refiriéndose al comercio digital–, y dar a la ciudadanía lo que se merece».

Temas

Comentarios

Lea También