Manifiesto reivindicativo y transversal para el 8M en Tarragona

Ayuntamiento y sindicatos prepararon la manifestación de mañana domingo con dos lecturas diferentes en las que destacó la desigualdad laboral

LAURA ROVIRA

Whatsapp
La lectura del manifiesto institucional se realizó de forma conjunta  entre todos los representantes municipales. FOTO: PERE FERRÉ

La lectura del manifiesto institucional se realizó de forma conjunta entre todos los representantes municipales. FOTO: PERE FERRÉ

El violeta fue el protagonista en banderas, pañuelos o pancartas que se reunieron en la Plaça de la Dona Treballadora pisando el recién estrenado mural feminista. Esta obra representó uno de los puntos más polémicos durante la lectura del manifiesto del 8M por parte de los sindicatos CCOO y UGT. «Consideramos este mural como una respuesta desprestigiosa. Llevamos muchos años de trabajo para que esta plaza se convierta en un espacio reconocido y visible en la ciudad», declaraba la sindicalista encargada de dar voz al manifiesto.

La principal protesta de estas entidades es que el Ayuntamiento no haya contado con las mujeres sindicalistas, aquellas que consideran las impulsoras del nombre y de la esencia que representan a esta plaza. Más allá de esta crítica inicial a la gestión del Ayuntamiento, el ambiente era festivo pero con la reivindicación muy presente. Música feminista con mensajes de lucha acompañaron este acto. El fuerte viento obligó a que todas las mujeres que llevaban una bandera o pancarta la tuvieran que agarrar con una fuerza que también estuvo muy presente en el discurso que realizaron de forma conjunta las dos entidades.

Por un lado, las sindicalistas de CCOO desplegaron una pancarta con el lema: Vives, lliures i unides per la igualtat. Por otro lado, UGT eligió el tema del aborto como principal reivindicación bajo el lema: Les dones parim, les dones decidim. Dos protestas diferentes de una misma lucha en la que se comparte el símbolo feminista teñido de color violeta.

«Un año más, no tenemos nada que celebrar. Para nosotras, el 8M es una jornada de reivindicación». Así empezaba la lectura de un manifiesto en el que las desigualdades en el ámbito laboral y la brecha salarial fueron protagonistas. «Queremos que se diseñe una ley de igualdad salarial para eliminar la discriminación en la retribución». Este discurso fue escuchado por militantes, ciudadanos y también por algunos miembros del equipo de gobierno, como es el caso de Carla Aguilar, concejala de Feminismes.

La violencia machista también ocupó gran parte de este texto en el que calificaban el número de víctimas como «una cifra insoportable». El manifiesto de las dos entidades sindicales acabó con un minuto de silencio para todas aquellas mujeres que forman parte de estas cifras. Una vez finalizada la lectura, las representantes sindicales animaron a todos los asistentes a participar en la jornada de mañana domingo para acabar con esta situación y engancharon un mural violeta para que todos aquellos que quisieran, escribieran alguna frase para visibilizar la lucha feminista. «Somos el grito de las que ya no están», esta fue la frase que inauguró el improvisado mural que sirvió como cierre de este acto.

Imagenes de una manifestación en Reus para la Vaga General Feminista. FOTO: CEDIDA

Otro discurso, mismo objetivo

Una hora después y frente a las puertas del Ayuntamiento se realizaba la lectura del manifiesto institucional. Minutos antes de su inicio, los gritos de la manifestación estudiantil en la calle Sant Francesc frente a la Delegación del Gobierno de Tarragona, retumbaban por las calles de alrededor e incluso se podían escuchar desde la Plaça de la Font.

A la 13 del mediodía todos los representantes municipales se reunieron en las escaleras del Ayuntamiento para empezar la lectura de un discurso conjunto con el que mostrar unidad para luchar por el movimiento feminista. Bajo el balcón, que lucía una pancarta violeta por el Dia Internacional de la Dona, Carla Aguilar fue la primera en tomar la palabra para presentar el manifiesto como un símbolo de compromiso. «Todas las fuerzas políticas han colaborado para hacer este discurso. Es necesaria una reivindicación transversal para conseguir que por la noche seamos libres y no valientes y poner el foco en los agresores», expresaba Aguilar. Una línea reivindicativa que siguió el resto de representantes municipales en la que la brecha salarial también estuvo muy presente y donde se destacó las dificultades de las mujeres trans para conseguir inserción laboral.

El manifiesto acabó recordando que son 4 las víctimas por violencia machista en Catalunya y 14 en España en lo que llevamos de 2020. Unas cifras que desde el Ayuntamiento consideran motivo suficiente para que cada día se luche como si fuese el 8M. Fueron escasos los aplausos al finalizar este acto ya que no contó con muchos asistentes. El alcalde, Pau Ricomà, que no participó en la lectura de este discurso, quiso cerrar el manifiesto con unas palabras en las que reflexionaba de forma positiva de los avances del movimiento feminista. «Creo que hemos dado pasos importantes y muy rápidos con el nuevo equipo de gobierno», declaraba Ricomà, quien añadía: «Creo que es importante haber pasado del lema no es no al sí es sí, es una muestra de empoderamiento que refleja que el poder es vuestro». Finalmente, desde el Ayuntamiento animaron a la ciudadanía a participar en la manifestación del domingo a las 17.30h en la Imperial Tarraco.

Temas

Comentarios

Lea También