Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Manos a la obra para construir el patio soñado en La Salle Tarragona

Alumnos de la ESO de La Salle Tarragona proyectan y construyen, con la ayuda de padres y abuelos, juegos y mobiliario para transformar sus zonas de ocio

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Un grupo de alumnos construyendo un circuito de equilibrio. FOTO: PERE FERRÉ

Un grupo de alumnos construyendo un circuito de equilibrio. FOTO: PERE FERRÉ

La escena resulta, por lo menos, curiosa: esparcidos por los patios de La Salle Tarragona hay grupos de niños afanados entre maderas, martillos, taladros, pinturas... La mayoría no había tenido nunca este tipo de herramientas en las manos antes de lo que han bautizado ‘Repte pati’. Es la parte final de un proceso que les ha demostrado que, si quieren, pueden transformar la realidad con sus propias manos.

El proyecto, liderado por el AMPA de la escuela, se inició en octubre del año pasado. Entonces alumnos y profesores respondieron a la misma pregunta: «¿Cómo te gustaría que fuera tu patio ideal?».

Así, a partir de los dibujos de los alumnos del ciclo infantil y la compilación de imágenes inspiradoras y deseos de los alumnos de primaria y secundaria, los estudiantes de primero y segundo de ESO (12 a 14 años), encargados del proyecto, se ocuparon de ‘aterrizar’ las propuestas que se podían llevar a cabo con el presupuesto (165 euros por equipos como máximo) y el tiempo que tenían (4 horas de construcción).Fue el primer contacto con la realidad, tal como comenta Barbara Vastenavond, Coordinadora Escola de Pares del AMPA.

Este barco pirata, que ya disfrutan los niños de infantil, es uno de los construidos durante el "Repte pati" IMAGEN: PERE FERRÉ

Mucho más que pelotas

Los más pequeños querían un lugar donde esconderse y hacer equilibrios, mientras que los de primaria y secundaria coincidían en la necesidad de tener sitios donde sentarse y hablar, así como alguna zona con juegos tradicionales o de mesa. En resumen, la cosa era hacer un patio más diverso, donde no todo pasara por el fútbol y el baloncesto.

Para el reto, además involucraron a ‘padrinos’: padres (especialmente madres) ‘manitas’ y algún abuelo. A una madre, Araceli, la encontrábamos, por ejemplo, montando un complejo circuito, realizado con materiales reciclados, para encarar bolas.

En total consiguieron construir 13 elementos en los patios. En infantil construyeron una casita de madera, un barco pirata y un circuito de equilibrio con puentes. En primaria crearon ‘zonas de relax’ con bancos de madera y neumáticos, así como juegos de puntería y un circuito. Y, en la ESO, además de mesas y bancos, elaboraron un juego de ruleta.

Diario y un documental

En total trabajaron trece equipos, aunque no todos estuvieron entre maderas y tornillos. Tan importante como realizar el proyecto fue comunicado, así que algunos alumnos convirtieron, por unos días, una sala de ordenadores la redacción del ‘Pati news’, el periódico digital que iba informando, al momento, de todo el proceso. De la manos de un padre, el periodista Rafael Servent, los chicos pudieron conocer los géneros periodísticos.

De hecho, cuando acudimos a ver la evolución de los trabajos Elena, de primero de la ESO, nos advertía que «ya nos han entrevistado los del Pati news».

De la mano de la creadora audiovisual Anna Fonoll, hicieron un taller de cortometraje. Los participantes pudieron gravar y montar cortos no solo sobre lo que estaba pasando en el patio, sino que reflexionaron sobre la amistad, el acoso o las redes sociales.

Una niña, pintura en mano, concluía: «Algunas cosas han sido difíciles de hacer, pero lo vamos a disfrutar y a cuidar... Lo hemos hecho nosotros mismos».

Temas

Comentarios

Lea También