Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Educación

Maria José Mas, neuropediatra «Las caricias influyen en el desarrollo del cerebro»

Esta neuropediatra y divulgadora propone un fascinante viaje al interior del cerebro desde sus inicios ¡a las 4 semanas de gestación! pasando por el baño de hormonas de la adolescencia 

Norian Muñoz

Whatsapp
Maria José Mas propone un viaje a las interioridades del cerebro en el libro que presenta hoy.  FOTO: Pere Ferré

Maria José Mas propone un viaje a las interioridades del cerebro en el libro que presenta hoy. FOTO: Pere Ferré

María José Mas es pionera de la neuropediatría en Tarragona, ha creado las unidades de esta especialidad en los principales hospitales de la provincia, y actualmente es la responsable de la neuropediatría de la Xarxa Socio-Sanitària Santa Tecla. Autora del exitoso blog ‘Neuronas en crecimiento’ (Premio Bitácoras al mejor blog de Salud en 2016) ha decidido dar un salto de la web al papel con un libro La aventura de tu cerebro de la mano de Next Door Publishers. Lo presenta hoy a las 19h en la Librería Adserà. 

En el libro dice que el cerebro comienza a formarse a las 4 semanas de gestación... Uff si ya las madres se sienten responsables del futuro de sus hijos, imagínese sabiendo esto...

Bueno, es que ser madre es una gran responsabilidad, de hecho yo no lo soy (risas). Aunque la idea es que somos la herencia de nuestros padres por partida doble: la genética y la ambiental. Y  es que el ambiente empieza en el útero, con lo que come la madre, si está tranquila, si está nerviosa, si duerme bien... Cuando hay una vida gestándose las células son muy inmaduras y son fácilmente influenciables por el ambiente, pero piense que, en general, una persona sana tendrá un hijo sano, no tiene que pasar nada.

Los pediatras dan indicaciones sobre cómo estimular a los bebés, pero usted insiste en la importancia del afecto ¿por qué?

Las caricias tienen una consecuencia biológica, producen la estimulación de ciertas hormonas necesarias para el desarrollo cerebral... Después si el trato de la madres es amable, si le da seguridad, influye en como el niño va a gestar su personalidad. Cuando hablamos de afecto no hablamos sólo de caricias y besos.

Y reivindica el papel del padre.

Sí, las mujeres durante la gestación segregan las hormonas necesarias para el crecimiento del feto, y estas hormonas también actúan sobre el cerebro de la madre y favorecen que haya un vínculo de amor, de cariño. En esto el padre juega con desventaja de nueve meses, pero hay que decirles que si uno acaba cuidando un bebé se desarrollan los mismos circuitos y también se segrega oxitocina. En resumen, que una persona cuidadora que no ha sido gestante puede desarrollar la misma capacidad de cuidados, el mismo vínculo fuerte.

A los padres les preocupa que el momento en que el niño comience a caminar, hablar...

Ver cómo desarrolla un ser humano sus habilidades básicas es una cosa preciosa, más que preocuparse es cosa de disfrutar. Hay una amplia variedad de niños unos caminan con 8 meses y otros con 18 y los dos pueden no tener ningún problema porque esto es un proceso muy individual.

¿Qué se podría hacer mejor cuando el niño llega a la escuela para aprovechar ese cerebro que se está desarrollando?

Los maestros actuales tienen formación sobre el neurodesarrollo. Luego hay mucha moda en cuanto a la neuroeducación y sin embargo lo que sí sabemos, con los estudios en la mano, es que la repetición de una tarea y la evaluación sobre lo que se está aprendiendo son las cosas que más fijan el aprendizaje... Hay que innovar, sin duda, porque el mundo cambia, pero el cerebro es una biología que no se ha modificado en 200.000 mil años.

Los niños viven pegados a las pantallas ¿Limitaría su tiempo de uso?

Más que limitar o prohibir, lo que haría es acompañar. Cuando el niño esté usando las pantallas estar con él. Es como cuando vamos con ellos por la calle y no los dejaríamos salir solos. Les acompañamos aunque no siempre les llevemos de la mano. 

Dice que en la adolescencia hay tantos cambios como en los primeros tres años de vida. ¿Nuestros hijos de repente se convierten en desconocidos?

(Risas) Donde hay hormona no manda neurona. Ese baño de hormonas viene a decirle al cerebro que debe convertirse en lo que la naturaleza le exige a la especie: que seas una persona reproductora... Además en esta etapa las redes se comienzan a especializar y la persona descubre intereses para el resto de su vida... Por ejemplo, yo tocaba el piano, llegué a segundo de conservatorio y hoy no sé dónde está el La. Para que las redes se especialicen tienen que destruirse otras... Cuando se alcanza la madurez sexual comienza el declive cerebral y esto sucede en los mamíferos y en los calamares. Las hormonas son importantes para el cerebro.

Pero dígame algo bueno del cerebro de los adultos

Luego somos cada vez más eficaces en el análisis. La persona madura comprende mejor las situaciones, analiza más rápido. Con los años disminuye la formación de nuevas redes, con lo cual es cada vez más difícil aprender cosas nuevas pero mejoran las conectividad de las que existen.

Temas

Comentarios

Lea También