Más de Tarragona

Más de 100 científicos luchan contra la Covid-19 en Tarragona

Bancos de muestras de toda España, ensayos con enfermos y análisis de marcadores para predecir. El Institut Pere Virgili o la URV se vuelcan de urgencia en el combate al nuevo virus

Raúl Cosano

Whatsapp
Algunos de los investigadores del Institut Pere Virgili que estudian el coronavirus. El centro aglutina la investigación en la provincia. Foto: DT

Algunos de los investigadores del Institut Pere Virgili que estudian el coronavirus. El centro aglutina la investigación en la provincia. Foto: DT

Desde los efectos psicológicos a los biomarcadores que anticipan los mayores estragos que puede padecer el paciente. La crisis sanitaria también ha estallado de pleno en los laboratorios, que bullen estos días entre planes, proyectos y un trabajo intenso. La ciencia se ha volcado en la salud.

Un ejemplo claro es el del Institut d’Investigació Sanitària Pere Virgili, junto al Joan XXIII, una entidad que centraliza la mayor parte de proyectos y en la que también toman parte el Verge de la Cinta, la URV o el Pere Mata.  

«La mayor parte de proyectos están diseñados para tener resultados al más corto plazo posible», explica Joan Vendrell, Director Institut Pere Virgili

Farmacéuticos especialistas en análisis clínicos han dejado su trabajo de investigadores para incorporarse al servicio de análisis de Joan XXIII y dar apoyo a las labores de diagnóstico molecular, pero eso ha sido solo el comienzo: más de 100 personas están investigando desde el punto de vista médico. «El número de científicos de cada proyecto es variable pero si sumamos investigadores clínicos y básicos, seguramente pasamos de 100. Para los estudios clínicos, hace falta la implicación del personal asistencial de muchos servicios y eso rápidamente incrementa el número de investigadores», explica el doctor Joan Vendrell, director del Institut Pere Virgili.

El centro, desde el primer día, ha puesto a disposición de los hospitales públicos sus aparatos para analizar muestras. Uno de los proyectos estrella consiste en un estudio masivo de características sanguíneas de personas con Covid-19 para encontrar biomarcadores de pronóstico de la enfermedad. Este proyecto tarraconense cuesta unos 207.000 euros, está liderado por el investigador Francesc Vidal y es uno de los 19 impulsados por la Generalitat con una financiación global de cuatro millones. Médicos como Anna Rull, Teresa Auguet, Maria Bodí, Lluís Masana, Núria Canela, Sonia Fernández-Veledo o Francesc Gómez-Bertomeu, vinculados a centros como el Joan XXIII o la propia URV, también forman parte de este estudio. 

La sede de Reus del centro tecnológico Eurecat está analizando también biomarcadores para comprender mejor la patología. FOTO: DT

El objetivo es saber más de la inmunopatología de la infección grave por SARS-CoV-2 y la respuesta inmune de paciente. Se trata, en esencia, de encontrar en la sangre indicadores para hacer pronósticos precoces de la infección de esta dolencia que permitan, por un lado, predecir su severidad y, por el otro, estudiar «dianas terapéuticas» para mejorar la respuesta inmune. 

Pero hay otros proyectos que están en macha o pendientes de la financiación que se pueda conseguir a través de una campaña recién impulsada. «Hay estudios observacionales de registros de enfermos de la Covid-19 con diferentes patologías asociadas. Hay determinados grupos de pacientes de mayor riesgo de tener una evolución más grave. Son estudios centrados en enfermos con elevado riesgo cardiovascular y en población especialmente sensible como embarazadas, personas con diabetes y obesidad», explica Vendrell. 

Se estudia la incidencia en pacientes de riesgo y se ensaya con la hidroxicloroquina

Otro nuevo grupo de iniciativas va orientado a buscar esos biomarcadores. «Sabemos que hay pacientes que pasan la enfermedad como si fuese una gripe común con poca sintomatología y casi sin complicaciones. En cambio, otros tienen una evolución mala y requieren medidas de apoyo vital, especialmente respiratorias, que condicionan su curación», explica Vendrell, que añade: «De ahí que haya estudios en marcha para buscar la forma de identificar a estos pacientes lo más pronto posible para indicar un tratamiento más agresivo desde un inicio y procurarles medidas de apoyo lo más rápido posible». 

Otro de los planes en marcha incluye un ensayo clínico con pacientes. Se realiza en Santa Tecla. Un equipo de profesionales sanitarios de la red está colaborando en el estudio del doctor Oriol Mitjà. El objetivo de este ensayo clínico es reducir la transmisión de la enfermedad tratando inmediatamente a las personas diagnosticadas como positivas con hidroxicloroquina, un fármaco que ya se ha utilizado para el tratamiento de la malaria. 

 La Xarxa Sanitària i Social de Santa Tecla está participando en un ensayo clínico de nuevos fármacos coordinado por el epidemiólogo Oriol Mitjà. El objetivo es alcanzar las 2.000 muestras en Catalunya. 

El Pere Virgili no investiga vacunas («es una línea muy específica que requiere un ‘know-how’ y recursos que no tenemos», apunta Vendrell») y se centra en los aspectos clínicos, especialmente en los enfermos. A partir de ahí, el Institut, en este contexto tan excepcional, no ha dado indicaciones específicas a los grupos de trabajo. «No hemos limitado el tema. Cualquier idea que pueda mejorar el pronóstico y ayudar a salvar vidas es prioritaria», explica Vendrell. 

Cuarentena y obesidad

Algunas investigaciones están justo ahora arrancando y abarcan diferentes puntos de vista, como la nutrición. «Queremos estudiar el impacto en cuestiones de obesidad, pero también de ansiedad y desde una óptica psicológica», cuenta la doctora Mònica Bulló, del Departament de Bioquímica de la URV. La investigadora del conocido proyecto Predimed ultima una encuesta y planea el acceso a datos del ICS para testar consecuencias como el aumento del sobrepeso. 

«Estamos empezando a investigar los efectos del confinamiento en la dieta y la nutrición», señala Mònica Bulló, Doctora, investigadora y profesora en la URV

Se trata de trabajos ideados, confeccionados y puestos en marcha a contrarreloj que batallan con la premura y las urgencias de una situación sanitaria extrema. «La mayor parte de proyectos están diseñados para tener resultados al más corto plazo posible, aunque eso puede implicar meses de trabajo. Tener resultados antes o después también depende de muchos factores, como el propio financiamiento», aclara Vendrell. Así, el proyecto estrella financiado por la Generalitat, el del doctor Vidal, tiene un plazo marcado para diciembre de 2020. «Siempre es difícil poner una fecha exacta y más en situaciones como estas, en las que el sistema está bastante parado y se requiere un sobresfuerzo. Los ensayos clínicos, la investigación en nuevos fármacos, el desarrollo de vacunas... todo eso es imposible de hacer en pocos meses por mucho que estresemos el sistema y forcemos la maquinaria. Hay procesos biológicos que requieren su tiempo y su validación antes de darlos por buenos», dice Vendrell. 

El Institut Pere Virgili ha empezado una campaña de financiación en busca de donaciones

El Pere Virgili cobija otra iniciativa puntera: una recogida de muestras biológicas de pacientes de toda España. «Es un proyecto considerado prioritario y de gran esfuerzo logístico», interviene Vendrell. El biobanco del instituto provincial acumula muestras «para que luego puedan ser utilizadas por los investigadores que requieran de ellas». La recogida de sangre se hace en condiciones adecuadas para su almacenaje óptimo: «Se trata de un proyecto muy ambicioso que permitirá poner rápidamente a disposición de los investigadores una elevada información clínica, lo que va a permitir avanzar muy rápidamente en proyectos de Covid-10». 

Labores en el biobanco del Institut Pere Virgili. Foto: DT

El papel de la petroquímica

Hay mucho plan diseñado pero también financiación pendiente. De ahí que el Pere Virgili haya hecho un llamamiento en busca de donaciones. «En nuestro país tenemos ejemplos muy claros de la implicación de la sociedad en investigación para curar enfermedades con una capacidad de movilización extraordinaria», recuerda Vendrell. 

En Reus también hay laboratorios con trabajo en marcha. El Àrea de Biotecnologia del centro Eurecat participa en el Programa Orfeu de la Generalitat para la detección masiva de la Covid-19 a través de la técnica de PCR. Lo hace a través del Centre de Ciències Òmiques, una unidad de R+D-i mixta formada por profesionales de Eurecat, la URV y la Unitat de Nutrició i Salut. Se trata de nuevos procesos para descubrir biomarcadores y comprender mejor esta patología. 

También acaba de arrancar Petrocovid, una iniciativa de investigadores del Laboratori de Toxicologia i Salut Mediambiental del Centre de Tecnologia TECNATOX de la URV.  El proyecto pretende estudiar si vivir en las cercanías de la industria petroquímica tiene alguna incidencia sobre la transmisión y la mortalidad de la Covid-19. En un primer cuestionario, se evalúa la afectación del confinamiento a nivel neuropsicológico, psicológico y emocional, «teniendo en cuenta también la proximidad a complejos químico y petroquímicos». El estudio está dirigido por el catedrático de la URV Josep Lluís Domingo. 

«Carencias crónicas de inversión»

El Institut Pere Virgili pide donaciones voluntarias para emprender sus investigaciones. El director, Joan Vendrell, matiza las convocatorias exprés de la administración de las últimas semanas: «No suponen una verdadera inversión suplementaria en investigación, sino que se sacan de otras partidas que se verán afectadas por este desvío de fondos motivado por la emergencia actual». Vendrell aclara que «no es una crítica a la inversión extraordinaria actual, sino al fondo del problema, que es la carencia crónica de inversión en nuestro país». «Por eso, toda ayuda que se pueda recaudar de forma altruista es fundamental», indica Vendrell. Para donaciones, dirigirse a la web del Pere Virgili (http://www.iispv.cat) o llamar a los teléfonos 977 75 93 94 o 977 75 89 29.

Los proyectos científicos en marcha o planificados en la provincia

De almacenar sangre a los nuevos fármacos:

  • Estudio masivo de características sanguíneas de personas con Covid-19 para encontrar biomarcadores de pronóstico de la enfermedad. Proyecto liderado por Francesc Vidal, del Institut d’Investigació Sanitària Pere Virgili. 
  • Estudio de marcadores para identificar a pacientes de riesgo y procurar tratamientos más agresivos, a cargo del Institut Pere Virgili. 
  • Ensayo clínico con pacientes de Covid-19 en la Xarxa Santa Tecla, a través de la hidroxicloroquina, un fármaco que se empleaba contra la malaria. 
  • El biobanco del Pere Virgili aglutina muestras de sangre de pacientes de Covid-19 de toda España para ponerlas a disposición de los investigadores.  Es uno de los proyectos más ambiciosos. 
  • Estudio sobre la incidencia de la cuarentena en la nutrición, analizando el eventual sobrepeso y la incidencia psicológica. A cargo de profesores del Departament de Bioquímica de la URV. 
  • En el centro de Eurecat en Reus se hacen análisis y se buscan biomarcadores de pacientes, en el marco del programa Orfeu de detección masiva. 
  • Petrocovid. Iniciativa del laboratorio de toxicología del grupo Tecnatox de la URV para analizar el vínculo entre química y la Covid-19, además de la incidencia en términos psicológicos.
  • Estudios del Departament de Enginyeria Informàtica i Matemàtiques de la URV sobre la propagación y la evolución de la pandemia. 

Temas

Comentarios

Lea También