Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Más de 5.000 personas se concentran delante la subdelegación del Gobierno central en Tarragona

Los asistentes encendieron velas y desde el primer momento gritaron cánticos como 'Llibertat!'; 'Independència'; y 'Fóra les forces d’ocupació'
Whatsapp
La concentración de ayer se llevó a cabo en la Plaça Imperial Tarraco, frente al edificio de la Subdelegación del Gobierno Central. Más de cinco mil personas participaron en el acto, que contó con la representación de varios partidos políticos, y en el que se mostró el rechazo por los encarcelamientos del pasado lunes de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. FOTO: LLuís Milián

La concentración de ayer se llevó a cabo en la Plaça Imperial Tarraco, frente al edificio de la Subdelegación del Gobierno Central. Más de cinco mil personas participaron en el acto, que contó con la representación de varios partidos políticos, y en el que se mostró el rechazo por los encarcelamientos del pasado lunes de Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. FOTO: LLuís Milián

La ciudad de Tarragona ha mostrado su rechazo por las encarcelaciones del pasado lunes de los presidentes de Òmnium Cultural y de la Assemblea Nacional Catalana (ANC): Jordi Cuixart y Jordi Sànchez. Unas cinco mil personas se concentraron por la tarde en la Plaça Imperial Tarraco, frente al edificio de la Subdelegación del Gobierno Central en la ciudad, para evidenciar su rechazo ante la decisión decretada por parte de los juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela de privar de libertad a los máximos representantes de las entidades soberanistas. 

Los asistentes -que encendieron velas y que desde el primer momento gritaron cánticos como Llibertat!; Independència; y Fóra les forces d’ocupació- mostraron durante más de una hora sus oposición contra lo que denuncian que son dos casos de presos políticos y  enfatizaron  su deseo para que el President Carles Puigdemont levante la suspensión de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y recorte el plazo de dos meses que se ha dado para intentar dialogar con el Gobierno Central. Uno de los manifestantes fue el joven Òscar Martí, quien destacó que el encarcelamiento «demuestra que el Estado ha perdido los papeles» y que «la proclamación de la independencia ya no puede esperar más». En la misma linea se expresa Maria González, bastante más veterana que el asistente anterior. «Nunca hubiera pensado que, en democracia, vería violencia y presos políticos. Estamos volviendo al franquismo» relató mientras ondeaba una estelada.

Concentració amb espelmes davant la Subdelegació del Govern central a Tarragona

Entre los cinco mil asistentes se pudo ver a responsables políticos de formaciones independentistas como ERC, PDeCAT y CUP, así como a Hortènsia Grau, de Catalunya Sí que es Pot. 

‘Lo tenemos a tocar’

Uno de los que cogió el guante del público fue el diputado de Junts pel Sí Jordi Sendra, quien insinuó que Puigdemont podría levantar la suspensión en breve. «El Estado español franquista tiene los días contados. La detención de personas de un gran espíritu cívico  y pacífico es un grave error. Cumpliremos el mandato por el que luchan Cuixart y Sànchez. ¡Visca Catalunya lliure!» gritó el representante del grupo mayoritario en el Parlament de Catalunya. 

 

 

 

En la misma linea se expresó el portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Tarragona, Pau Ricomà, quien acusó al Gobierno Central de querer «hacer chantaje» con el encarcelamientos». En este sentido, el edil republicano enfatizó que «ellos nunca querrían nunca que renunciáramos». Finalmente, Laia Estrada (CUP), destacó que «tenemos a tocar el objetivo de dejar un estado en el que los corruptos duermen en casa y los que luchan pacíficamente están en la cárcel». 

Foto: ACN

Numerosos parones

Antes, al mediodía, numerosos fueron los espacios de trabajo en los que los empleados realizaron un parón para denunciar la decisión judicial, como fueron los casos de los campus de la URV, el Palau de Justícia o el Hospital Joan XXIII. De hecho, la institución universitaria publicó un tuit en el que mostraba su «denuncia» contra la privación de libertad a los representantes de las entidades soberanistas. Asimismo, la Plaça de la Font concentró a unas doscientas personas frente al Ayuntamiento, mientras que otro centenar –entre trabajadores de la Generalitat, representantes del Govern, Òmnium y ANC– acudieron durante diez minutos a las puertas de las dependencias de la administración autonómica, situada en la calle Sant Francesc. Allí, el delegado del Govern –Òscar Peris– mostró su «solidaridad» con las familias de los dos encarcelados, ya que «son las que están viviendo en primera persona la represión». 

 

 

 

El máximo representante de la Generalitat recordó que «el pasado lunes el Govern envió una carta al Estado en la que solicitaba diálogo, pero el Gobierno Central ha contestado con dos detenciones de representantes de la sociedad civil que han liderado unas manifestaciones multitudinarias, pacíficas y ejemplares». Por su parte, Pere Grau - de la ANC- destacó que «con los Jordis nos han encarcelado a todos. Estamos sufriendo. Nos quieren infundir el desánimo, pero no lo lograrán. Han demostrado que el Estado de derecho ya no existe en España» remarcó el representante de la Assemblea. 

La presidenta de Òmnium Tarragonès, Rosa Maria Codines, mostró su «tristeza» por la situación que viven Cuixart y Sànchez. «Una vez más nos damos cuenta de que la palabra democracia no existe, ya que ante el intento de diálogo nos encontramos con más represión» aseguró Codines, quien remarcó estar «dolida» porque «en realidad, lo que han hecho ha sido encarcelar al pueblo de Catalunya».

 

Información relacionada: 

'Con los Jordis nos encarcelan a todos'

Prisión sin fianza para Sánchez y Cuixart

Temas

Comentarios

Lea También