Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mascarillas de Tarragona: «No pueden jugar con el pan de la gente»

El último bulo ‘tarraconense’ es el que pone en duda las mascarillas ‘municipales’. Están certificadas. Su fabricante se siente muy dolido

Xavier Fernández

Whatsapp
Imagen de las mascarillas repartidas por el Ayuntamiento de Tarragona. Cedida

Imagen de las mascarillas repartidas por el Ayuntamiento de Tarragona. Cedida

«La gente no puede jugar alegremente con el pan de la gente al difundir cosas que no son exactas. Si dos personas tienen problemas entre ellas que no perjudiquen a un tercero». Es la queja de Pere Jansat, responsable de la empresa Reval Sport S.L, con sede en Alcover, la encargada de fabricar las mascarillas infantiles con imágenes del Seguici Popular que el Ayuntamiento de Tarragona ha regalado a los niños.

Esta semana una mujer difundió un vídeo en que se comparaba la efectividad de las mascarillas del Ayuntamiento, de poliester 100%, con otras de algodón, «de fabricación casera».

La ‘deducción’ era que las mascarillas de la empresa no eran efectivas. La mujer acababa con un irónico «gracias Ayuntamiento». Un golpe al consistorio y a la empresa. Un golpe injusto porque la empresa cuenta con las certificaciones oficiales que demuestran que las mascarillas de poliester tienen una eficacia de hasta el 92%.

El bulo se convirtió en arma arrojadiza política cuando la concejal socialista en el Ayuntamiento de Tarragona Begoña Floria,  conocida por su intenso interés por las redes sociales, tuiteó: «si este vídeo que me acaba de llegar es cierto, alguien tendría que dimitir y si no lo es hay que desmentirlo inmediatamente».

El Ayuntamiento reaccionó con furia. El alcalde, Pau Ricomà, tuiteó: «¿Qué pensabais? ¿Que las fake news eran cosas de alta política? En pocos días una carta falsificada y ahora un vídeo. Parece que hay alguien que no soporta que el Ayuntamiento regale mascarillas homologadas a los niños. Pobre sociedad la construida con esta falta de moral». 

Ricomà aludía a una supuesta misiva con el membrete municipal que dividía por zonas las playas para que los ciudadanos acudieran a ellas «el 5 de agosto entre las 10.30 y las 11.30 horas, equipados con neopreno y gafas de snorkel». Tal cual.

Jansat, que supo reconvertir su empresa de ropa deportiva a la fabricación de material de protección para sobrevivir al cerrojazo por el confinamiento, se siente dolido por que alguien dude de la seguridad de su producto. 

«No me puedo creer que alguien haga esto. Quien grabó el vídeo tendría que dar la cara. Estoy chafado. Hemos invertido mucho en la certificación de las mascarillas y ahora sale esto», dice.

Jansat hizo llegar al ‘Diari’ los informes oficiales que certifican que «la mascarilla facilitada debe considerarse idónea como mascarilla de uso sanitario reutilizable» y «garantiza una hermeticidad adecuada a la cara del usuario frente a la atmósfera ambiental».

Temas

Comentarios

Lea También