Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"Me rompí el peroné por culpa del mal estado de la acera"

Montserrat Blay denuncia la 'dejadez' que sufre el Barri dels Músics: pavimento e iluminación son las principales carencias

Francisco Montoya

Whatsapp
Montserrat (derecha) y una de sus amigas, junto al socavón que le provocó la fractura.  Foto: Lluís Milián

Montserrat (derecha) y una de sus amigas, junto al socavón que le provocó la fractura. Foto: Lluís Milián

Sucedió el pasado 27 de enero hacia las 21 horas. Montserrat Blay caminaba hacia su casa, en el Barri dels Músics, cuando pisó en un socavón de la acera y cayó al suelo. «Era de noche y estaba oscuro. Estas calles están muy mal iluminadas, es una vergüenza», explica. En concreto, el accidente tuvo lugar en la calle Enric Granados. «Las farolas están instaladas a la derecha de la calle, según bajas, pero está cargado de árboles que las tapan. Además, ese tramo está lleno de coches aparcados. Eso obliga a caminar por la otra acera, que es muy estrecha y además está llena de árboles, huecos sin baldosa...».

«Metí el pie izquierdo en ese agujero y me fui al suelo –prosigue–. Enseguida supe que era algo grave. Lo noté. Me llevaron a urgencias y allí se confirmó que me había roto el tobillo», recuerda. El diagnóstico, fractura de peroné, la obligará a permanecer seis semanas de baja, lo cual siendo autónoma le supone ya de entrada un contratiempo económico. Además,no puede valerse por sí misma, por lo que necesita ayuda y atención de familiares y amigas. «He alquilado una silla de ruedas y me paso el día encerrada en casa», explica.

Blay cree que su caso es ejemplar de la «dejadez» de la que acusa al Ayuntamiento respecto al Barri dels Músics. «Las aceras y el pavimento son de vergüenza. Llenos de desperfectos, agujeros... Nos tienen abandonados. Y la iluminación también es insuficiente. Además, por alguna razón en este barrio tenemos parquímetros, cosa que salvo en el centro no sucede en ningún barrio más. La Vall de l’Arrabassada no tiene parquímetros, por ejemplo, y nosotros sí», denuncia con contundencia, y concluye: «Por no hablar de la inseguridad. Casi cada semana tenemos robos y, aunque nos dicen que vienen a patrullar, nosotros no vemos a nadie».

El Ayuntamiento asegura que a la Brigada no se le ha comunicado, ni directamente ni a través de la aplicación Epp! –que son, recuerda el consistorio, «los canales adecuados para comunicar estas situaciones»–, de ningún desperfecto, por lo que no tenían constancia. Sin embargo, a raíz de haber tenido conocimiento de este caso, se llevarán a cabo las reparaciones necesarias.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También