Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Médicos de Joan XXIII operan del corazón en la Vall d’Hebron

Es una solución que no satisface a los profesionales tarraconenses y que se acordó cuando CatSalut prohibió al hospital seguir implantando válvulas TAVI, a finales de 2016

Carla Pomerol

Whatsapp
En la sala de hemodinámica se llevan a cabo pruebas diagnósticas, cateterismos y angioplastias, entre otras.  FOTO: Pere Ferré

En la sala de hemodinámica se llevan a cabo pruebas diagnósticas, cateterismos y angioplastias, entre otras. FOTO: Pere Ferré

Cualquier tarraconense que necesite implantarse una válvula en el corazón –conocida como TAVI– debe trasladarse al Hospital Vall d’Hebron de Barcelona ya que, hace poco más de un año, el CatSalut prohibió al Joan XXIII llevar a cabo este tipo de intervenciones por falta de una Unidad de Cirugía Cardíaca. Después de muchas reivindicaciones, desde el pasado mes de noviembre, algunos médicos del hospital tarraconense tienen la oportunidad de operar a sus pacientes enfermos del corazón en la Vall d’Hebron. Aún así, facultativos y sindicatos continúan pidiendo al CatSalut que vuelva a dar el permiso para poder implantar TAVI en Tarragona. 

La historia empieza a finales del 2015, cuando los profesionales del Hospital Joan XXIII, con el visto bueno de la dirección del centro, empezaron a colocar este tipo de válvulas sin el permiso de CatSalut. Hasta ese momento, y también en la actualidad, solamente cinco hospitales en Catalunya pueden implantar TAVI porque cuentan con Unidad de Cirugía Cardíaca. No es el caso de Joan XXIII, pero igualmente el hospital decidió tirar hacia delante. Desde octubre de 2015 hasta octubre de 2016, en Tarragona se implantaron 13 TAVI en la unidad de hemodinámica. 

La sorpresa fue que, un año más tarde, a finales de 2016, el hospital recibió una instrucción de CatSalut en la que prohibía que el Joan XXIII continuara realizando esta operación. Desde entonces, los pacientes son intervenidos en la Vall d’Hebron, lo que significa que los tiempos de espera son más largos. En el hospital barcelonés se implantan entre 40 y 50 TAVI al año. 

La prohibición indignó tanto a profesionales como a pacientes. La instrucción de CatSalut contemplaba la posibilidad de que los médicos de Joan XXIII pudieran realizar la intervención en el hospital de referencia, en este caso en la Vall d’Hebron. El acuerdo tardó mucho en llegar y no había una respuesta clara. Un año después, en noviembre de 2017, se llevó a cabo la primera intervención de TAVI en la Vall d’Hebron a manos de un médico del Joan XXIII. Desde entonces, ya han sido tres las operaciones.

Se trata de enfermos –la mayoría de avanzada edad–, vecinos de Tarragona, que tenían miedo de que su médico de confianza, el que diagnosticó la patología y el encargado de llevar a cabo el preoperatorio, no participara en la intervención final. El problema no está resuelto y los médicos aseguran que continuarán reivindicando que se puedan implantar TAVI en Tarragona.

De momento, para los profesionales, la opción de operar en la Vall d’Hebron es un avance, ya que pueden demostrar que están preparados y formados para implantar estas válvulas. No están satisfechos con la solución, «pero es mejor que nada». No pierden la esperanza y siguen buscando salidas.
El paciente se muestra contento ya que es operado por el  médico de confianza. Pero el tiempo de espera es más largo que cuando se intervenía en el Joan XXIII. En la Vall d’Hebron, según los profesionales, se implantan las TAVI dependiendo del nivel de gravedad del caso, y fuentes del hospital aseguran que no dan al abasto.  Actualmente hay siete tarraconenses esperando para ser intervenidos. 

Se apoyan en un informe
Los médicos exigen a los directivos de Joan XXII que defiendan los intereses de los tarraconenses y que hagan presión a los políticos para que vuelvan a dar el permiso para implantar TAVI. CatSalut justificó la prohibición diciendo que no se podían llevar a cabo estas operaciones porque en el Joan XXIII no hay Unidad de Cirugía Cardíaca y, si había alguna complicación, no se podría resolver. Y esto era un peligro. Según la opinión de algunos profesionales, CatSalut quiere reducir los gastos que supone la colocación de esta válvula: cada una vale 18.000 euros. 

Existe un informe de la Sección de Hemodinámica Nacional que dice que, en algunos casos, se puede hacer TAVI en hospitales sin Cirugía Cardíaca. No determina cuáles, pero los profesionales tarraconenses ven un hilo de esperanza en este documento. Por su parte, desde CatSalut aseguran que «es un tema que se puede plantear, pero en un futuro no inmediato». 

Temas

Comentarios

Lea También