Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Méndez de Vigo: «Aplazar los Juegos fue un acierto»

El ministro de Deporte inauguró ayer las reformas del Nou Estadi, visitó el Anillo y aprovechó para poner en valor el «compromiso» del ejecutivo español en la cita deportiva del 2018

Carla Pomerol

Whatsapp
El ministro saludando a Tarracus, la mascota de los Juegos.

El ministro saludando a Tarracus, la mascota de los Juegos.

El ministro Méndez de Vigo visitó ayer Tarragona para avivar la llama de los Juegos Mediterráneos. Faltan cinco meses para la celebración y los equipamientos ya empiezan a estar listos. Uno de ellos es la remodelación del Nou Estadi, el escenario escogido para llevar a cabo el acto inaugural y de clausura de los Juegos. El ministro de Educación, Cultura y Deporte del gobierno español fue el encargado de inaugurar las reformas del campo donde juega el Nàstic.

Los trabajos de remodelación han costado 1,7 millones de euros, financiados íntegramente por el Consejo Superior del Deporte (CSD). El ministro destacó el compromiso por parte del Estado y defendió las inversiones, cifradas en 15 millones de euros. Méndez de Vigo valoró «de manera acertada» el hecho de haber aplazado un año la celebración de los Juegos Mediterráneos. «Así hemos podido coger más fuerzas y conseguir más financiación», aseguró Méndez de Vigo durante la visita en el Nou Estadi.

Antes de la inauguración, el ministro, acompañado del presidente del CSD, José Ramón Lete, y del delegado del gobierno español en Catalunya, Enric Millo, se reunió con el alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros y otros responsables de los Juegos, en el edificio de la subdelegación.

La comitiva se desplazó hasta el Nou Estadi. Allí les esperaban alcaldes y regidores de las sedes de los Juegos, y también representantes de otras instituciones, como la Generalitat o el Port.

El ministro destapó, entre aplausos, la placa inaugural de los trabajos de reforma del Nou Estadi. La actuación ha mejorado los accesos a las instalaciones, el soporte de la publicidad en el campo y la renovación de las gradas. Tampoco se puede olvidar el desmantelamiento de la antigua autovía A-7, en este caso financiada por el Ayuntamiento.

Méndez de Vigo empezó su discurso en catalán. «Siempre es un placer para mí visitar Catalunya», dijo. El ministro consideró que la cita tarraconense del 2018 forma parte del legado de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92. Aunque el Ayuntamiento de Tarragona acusara, hace tan solo unos meses, al Estado de ser el principal responsable del aplazamiento de los Juegos Mediterráneos, ayer el ministro sacó pecho y puso en valor el compromiso del ejecutivo español, que ha aportado un total de 15 millones de euros al acontecimiento. Las obras del Nou Estadi, la piscina olímpica y la reforma del estadio de atletismo del Anillo Mediterráneo son algunos de los equipamientos financiados por el gobierno de Mariano Rajoy.

El ministro de Deporte explicó ayer que los Juegos tendrán «un gran impacto económico para el territorio, y supondrán la creación de puestos de trabajo, tanto directos como indirectos», y añadió que «el deporte nos ha vuelto a dar una lección de cómo la colaboración, el esfuerzo compartido y las metas comunes, son las verdaderas claves de cualquier tarea de la que se pretenda salir victorioso». El titular de la cartera de Deporte acabó su discurso poniendo en valor los equipamientos, «que estarán al servicio de los ciudadanos», y aseguró estar «orgulloso de formar parte de este proyecto».

Según datos facilitados por la subdelegación del gobierno en Tarragona, el evento deportivo se celebrará del próximo 22 de junio al 1 de julio y participarán más de 4.000 deportistas de 26 nacionalidades diferentes participarán, en las 300 competiciones de 33 disciplinas deportivas. 

«Hemos hecho ‘pinya’»

El presidente del Club Gimnàstic de Tarragona, Josep Maria Andreu, fue el encargado de abrir el turno de palabras, y quiso aprovechar la oportunidad para recordar la antigüedad del Club Gimnàstic de Tarragona, y aseguró que «organizaremos unos de los mejores Juegos del mundo». Andreu regaló una camiseta y un libro del Nàstic al ministro Méndez de Vigo.

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Josep Fèlix Ballesteros, se mostró muy contento con la colaboración entre las distintas administraciones, «tanto del gobierno central, de la Generalitat, de las Diputaciones y de las sedes». Ballesteros recordó que «a pesar de las dificultades, que aún existen, los Juegos son un proyecto que genera ilusiones y oportunidades».

El alcalde aseguró que los Juegos pondrán Tarragona y el resto de sedes en el mapa y acabó su discurso con la frase «hemos hecho pinya». Durante la visita en el Nou Estadi, el ministro pudo saludar a la mascota Tarracus, y conversó brevemente con algunos de los implicados en la cita deportiva, como alcaldes y regidores de algunas de las sedes.  

Después de la visita al campo del Nàstic, la comitiva se desplazó hasta el Anillo Mediterráneo, donde el ministro Méndez de Vigo y el resto de responsables de los Juegos, pudieron ver el estado de las obras de la piscina olímpica de 50 metros. Se trata de una de las instalaciones que cuenta con más retraso, aunque aseguran que estará lista para los Juegos.

Temas

Comentarios

Lea También