Más de Tarragona

Mercadillo solidario para una protectora que está al límite de sus recursos

Sociedad. Los felinos ingresados se disparan mientras esperan reformas en las instalaciones

MIQUEL LLABERIA BASELGA

Whatsapp
Mercadillo organizado por la Protectora d’Animals de Tarragona FOTO: PERE FERRÉ

Mercadillo organizado por la Protectora d’Animals de Tarragona FOTO: PERE FERRÉ

La Protectora d’Animals de Tarragona volvió a organizar ayer un mercadillo solidario dos meses después del último. Desde la protectora explican que dicho parón fue debido a las altas temperaturas de junio y julio, pero que habitualmente suelen hacerse cada una o dos semanas. «A veces conseguimos 50 euros y otras veces llegamos a 200», comenta una de las voluntarias que se encarga de atender a los clientes que empiezan a llegar, la mayoría de ellos habituales del lugar.

Los productos que se ofrecen son variados, algunos nuevos y otros donados. Se encuentran tanto objetos para las mascotas como camas o correas, al igual que bisutería, camisetas u objetos hechos a mano como muñecos de ganchillo. «Lo que más éxito tiene son las camisetas, pero también las cosas hechas a mano. Con la pandemia vendimos muchas mascarillas y en Sant Jordi las rosas que hizo una voluntaria se agotaron», explican.

No obstante, la protectora no atraviesa su mejor momento. Una de las voluntarias, Núria Güell, señala que aunque la cantidad de perros que hay actualmente, 104, se mantiene incluso por debajo de lo que se consideraría normal, el número de felinos que han sido acogidos se ha disparado este año: «Normalmente cada año recogemos unos 300 y algo de gatos, y con tan solo medio año ya hemos recogido 240». Eso solo hace que poner contra las cuerdas una protectora que se encuentra al límite de sus recursos. «Lo normal entre comida para gatos y arena gastamos unos 1.300 euros mensuales, con esto nos ha subido a unos 1.700», expone Güell, quien afirma que esa diferencia la intentan cubrir de su propio bolsillo entre los 50 voluntarios que trabajan en la protectora, al igual que los tres sacos de comida especial que compran cada mes para los animales enfermos, lo cual suma otros 100 euros mensuales. Sin embargo, el gasto veterinario en tratamientos, chips o vacunaciones es el más importante, ya que solo durante el mes de julio la protectora gastó 6.000 euros tan solo en ello.

La voluntaria también asegura que otro problema es que el número de socios se mantiene estancado alrededor de los 500, a pesar de los esfuerzos por promocionarse. A su vez, lamenta la falta de subvenciones, donde la última por parte de la Generalitat fue en 2018. Por otro lado, mientras el aumento de animales residentes hace que una nueva gatera o un patio más grande se conviertan en una necesidad, siguen a la espera del proyecto de reforma prometido por el Ayuntamiento.

Aquellos que estén interesados en ayudar o adoptar pueden informarse en su página web o cuenta de Facebook e informarse sobre cuando se organice el siguiente mercadillo.

Temas

Comentarios

Lea También