Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Miedo en la zona de Llevant por una nueva oleada de robos en casas

Los Mossos han detenido en Barcelona a una banda de chilenos, que se sospecha que está detrás de algunos de los asaltos
Whatsapp
Al menos tres de los robos en la urbanización Boscos de Tarragona fueron cometidos en viviendas de la calle Isaac Albéniz.  Foto:Pere Ferré

Al menos tres de los robos en la urbanización Boscos de Tarragona fueron cometidos en viviendas de la calle Isaac Albéniz. Foto:Pere Ferré

Las urbanizaciones de Llevant han vuelto a sufrir en las últimas semanas un repunte de robos en viviendas, según ha denunciado el presidente de Federació de Veïns de l’Àrea de Llevant, Carles Pedreño –y confirmado fuentes de los Mossos d’Esquadra–. El dirigente vecinal asegura que los habitantes de esta zona tienen «pánico» de una situación que para ellos no es nueva. Aunque el número de asaltos no ha sido divulgado oficialmente, al parecer pasa de la docena, centrados desde la segunda quincena de noviembre. Un grupo de cuatro ciudadanos chilenos en Barcelona detenidos hace unos días en Sant Cugat del Vallès podría estar detrás de algunos –el número se desconoce– de los delitos cometidos en dichas urbanizaciones. Fuentes policiales aseguraron, pero, que siguen la pista de otra banda organizada. En ninguno de los casos se ha utilizado la violencia o la intimidación.

Desde la segunda mitad de noviembre y hasta hace unos días, la zona de Llevant –especialmente las urbanizaciones de Boscos y La Móra– ha sido víctima de una serie de robos, algunos de los cuales quedaron en tentativa. Se produjeron tanto de día como de noche. Sólo en la madrugada del día 22 en Boscos que llegaron a contabilizar hasta tres asaltos.

Reunión vecinal

El pasado día 1, la Federació mantuvo una reunión con representantes de las diferentes asociaciones, donde se trató el problema y se hizo un recuento de los hechos de los que tenían conocimiento:dos robos en La Móra-Tamarit, dos más en Entrepins, dos en Cala Romana, tres en la Savinosa –calle Tomàs Forteza Segura– y cuatro en Boscos –calles Isaac Albéniz y Lluís MiIlet–. Pero al parecer en esta última urbanización el número es mucho mayor.

El botín en muchos de los robos fue más bien escaso. En uno de los casos fue de 60 euros, en otros sólo se llevaron bisutería. Los ladrones no se entretenían y cogían lo primero que tenían a mano. En uno de los robos no accedieron a la casa y desde el exterior, y a través de una ventana, se apoderaron de un objeto. En otros caso los delincuentes sí consiguieron un buen botín, como joyas y 5.000 euros en efectivo del interior de un domicilio de La Móra.

Uno de los robos en la Savinosa ocurrió a las cuatro de la madrugada. Al parecer fueron dos individuos. Uno se subió encimad el otro y accedió al tejadillo. Entró por la ventana del baño después de abrir un agujero en la mosquitera y levantar la persiana. Uno de los dos inquilinos oyó ruido y el individuo salió corriendo. Pero tuvo tiempo antes de apoderarse de un móvil y dinero de las carteras.

Uno de los asaltos de Boscos se produjo a las nueve de la noche mientras la familia cenaba en la parte baja. Los ladrones entraron por el jardín.

Cuando se detectó un incremento de la actividad delictiva en la zona, la Policía Autonómica montó un dispositivo especial, con agentes de uniforme y de paisano, tanto de día y de noche. Incluso se peinó la zona boscosa por si los delincuentes tenían algún escondrijo. También gracias a la colaboración ciudadana se logró detectar la presencia de un turismo sospechoso de la marca Opel. Cuando los investigadores intentaron seguir esta pista se encontraron con que la Regió Policial Metropolitana Nord –con sede en Granollers– ya iba tras su rastro porque la banda estaría implicada en varios robos cometidos en las comarcas de los dos Vallès, el Maresme y la Selva.

Finalmente dicho grupo sospechoso fue detenido el 3 de diciembre en Sant Cugat del Vallès. Una vecino vio a tres sospechosos en actitud vigilante y que posteriormente saltaban una verja de acceso a una casa próxima. Tras alertar a los Mossos, estos detuvieron a tres personas in fraganti y posteriormente a una cuarta. Los cuatro –que han ingresado en prisión– compartían un domicilio en Barcelona, donde los agentes encontraron joyas, teléfonos móviles, relojes, bolsas de mano y ropa de diferentes marcas comerciales.

Coche sospechoso

Uno de los nueve vehículos que utilizaba la banda , un Opel Corsa, es el que fue visto por un vecino de Solimar. Uno de sus ocupantes habría accedido a la Ciutat Residencial. Ahora, se sospecha que el grupo está detrás de alguno de los robos ocurridos en Llevant. Sin embargo, todavía no se ha precisado el número. Se tendrá que determinar si cuando ocurrieron los robos en Llevant la banda de chilenos se encontraba en la zona.

Carles Pedreño reconoce el esfuerzo policial, «los Mossos nos han tenido informados y nos pidieron paciencia». Pero recuerda que los vecinos «nos sentimos vigilados todo el día por los delincuentes». Por ello, recalca que «hay una sensación de pánico, no estamos seguros. Llega un momento en que no lo estás ni en tu propia casa», sentencia el dirigente vecinal.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También