Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Miguel Ángel Fuster: "Debe buscarse la solidaridad intergeneracional"

Un café con Miguel Ángel Fuster Presidente del Col·legi d’Economistes de Catalunya en Tarragona

Diari de Tarragona

Whatsapp
Miguel Ángel Fuster:

Miguel Ángel Fuster: "Debe buscarse la solidaridad intergeneracional"

Teniendo en cuenta que los principales analistas auguran vacas flacas para los próximos tiempos, le pregunto su opinión sobre el principal problema que detecta a nivel global. «Entre administraciones, empresas y familias, en el mundo se deben 220 billones de euros, que es la riqueza que se genera en todo el planeta durante tres años. Esto es insostenible. Si a esto le sumamos los problemas climáticos, le estamos pasando a la siguiente generación un regalo envenenado. Estamos viviendo por encima de nuestras posibilidades de una forma sostenida e indefinida, incluidos países serios como EEUU o Japón. Esto se traduce en un sistemático déficit público y en la balanza de pagos. Y no estamos hablando de economías de las que podamos esperar una explosión de productividad que absorba esa deuda».

Una de las claves de estos desequilibrios es no haber hecho los deberes en épocas de bonanza. «La idea de que la tecnología nos permitiría un crecimiento sostenido e infinito es falsa. La economía tiene sus ciclos, que pueden ponderarse mediante políticas fiscales y monetarias adecuadas, pero muchas veces no se ha hecho. Ahora mismo estamos en un contexto complejo, con unas grandes desigualdades económicas a todos los niveles, con el Brexit, diferentes tensiones geopolíticas, y una ola proteccionista que está favoreciendo una guerra comercial que nos perjudica a todos. El frenazo va a llegar, aunque todavía es difícil cuantificar la intensidad y la duración. Pero este enfriamiento tampoco debería preocuparnos si sirve para sentar las bases para que el futuro crecimiento tenga unos cimientos más sólidos. Pero vamos por el camino equivocado y tenemos unos líderes mundiales electos que están haciendo mucho daño: Trump, Putin, Johnson, Bolsonaro, Erdogan…».

A nivel español, «sólo la deuda pública equivale casi a nuestro PIB anual. Y también nos influyen aspectos que van más allá de nuestras circunstancias particulares. Ya se habla de la ‘japonización’ de Europa: una economía que le cuesta crecer, con una inflación muy baja, anestesiada por una política monetaria que siempre acude al rescate, con un envejecimiento de la población enorme… Tenemos un problema grave que también se lo estamos pasando a la siguiente generación, por ejemplo vaciando la hucha de las pensiones. Debemos buscar la solidaridad intergeneracional».

Aunque España crece más que la media europea, «tenemos unos desequilibrios dramáticos y endémicos, como la tasa de desempleo del 14%, mientras que en la UE ronda el 7,5%, y en EEUU el 3,5%. La situación aguanta por la economía sumergida y la solidaridad familiar. En la demarcación de Tarragona nos pasa algo parecido, pues estamos peor que la media catalana pese a tener todo de cara: ubicación estratégica excepcional, clima privilegiado, buenas infraestructuras, comunicaciones mejorables pero razonables, industria química consolidada, sector turístico muy potente con un parque temático internacional… Deben analizarse con detenimiento las causas por las que nuestras cifras son siempre peores de forma estructural, y buscar soluciones entre administraciones, patronales, sindicatos, colegios profesionales… Es especialmente preocupante la situación del comercio local, donde influyen varios factores como unos alquileres comerciales desorbitados, unos horarios que no favorecen la conciliación, las pocas facilidades para el emprendimiento, las trabas burocráticas o la irrupción del comercio o nline. Debemos aprender de la experiencia de otros lugares».

Analizando los problemas de Tarragona, «la gente siempre habla de los mismos temas: la seguridad, la limpieza de las calles, los equipamientos, el acceso a la vivienda… Muchas de estas competencias son municipales, y los problemas de financiación hacen que sea entendible pero no son una excusa. Tienes que saber optimizar lo que tienes, porque la economía es una ciencia pero también un arte para hacer lo máximo posible con unos recursos limitados. Y la sensación es que las administraciones, en general, han estado años gastando sin prudencia ni sentido del retorno de las inversiones, incluso despilfarrando. No es razonable que haya un aeropuerto en cada ciudad, ni un pabellón deportivo en cada pueblo».

Miquel Àngel Fúster defiende que una de las funciones esenciales del Col·legi d’Economistes es fomentar la cultura financiera en la sociedad. «Las burbujas estallan y en eso la prudencia es fundamental. En la ESO debería existir una asignatura obligatoria de Economía y Derecho, que son dos materias que todo el mundo se va a encontrar en la vida: pedimos una hipoteca, pagamos impuestos, hacemos determinadas gestiones… Y cuando no tienes estos conocimientos, acabas dependiendo de lo que alguien te dice o del efecto imitación, que es una imprudencia. Hace falta un mínimo de formación y sentido común, porque la gente pierde la cabeza, como en el pasado con los tulipanes holandeses y hoy con las criptomonedas. Nunca te puedes jugar un dinero que no puedes perder, hay que diversificar el riesgo, etc...».

A nivel puramente interno, Miquel Àngel Fúster pretende incrementar la colegiación, que en el caso de los economistas no es obligatoria. «Hemos instaurado el primer año gratuito para que los nuevos graduados nos prueben, y de hecho tenemos el grupo de Joves Economistes más potente de Catalunya. Es una profesión con muchas salidas diferenciadas (economistas de empresa, académicos, auditores, consultores, asesores fiscales, administración pública…) y esta variedad permite tener una visión transversal y global. Estamos profundizando en la formación continua, en la oferta de servicios que ofrecemos al colegiado, y en el objetivo de abrirnos al exterior para convertirnos en un impulsor social. El 7 de noviembre celebraremos la Jornada dels Economistes en la Casa Miret a la siete de la tarde. La conferencia es gratuita y constará de cuatro ponencias sobre digitalización e inteligencia artificial. Será muy interesante».

Comentarios

Lea También