Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Milà defiende el plan de la Budellera, diseñado por su antiguo despacho

El edil afirma que ya no forma parte de la empresa y que lo especificó 'en la declaración de intereses'

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen de la zona en la que se ubicará el futuro barrio, entre la Vall de l´Arrabassada y Boscos. FOTO: PERE FERRÉ

Imagen de la zona en la que se ubicará el futuro barrio, entre la Vall de l´Arrabassada y Boscos. FOTO: PERE FERRÉ

El concejal de Urbanisme, Josep Maria Milà (PSC), asegura que el futuro proyecto de urbanización de la Budellera «cumple estrictamente» lo estipulado en el Pla d’Ordenació Urbanística Municipal (POUM) de Tarragona. De esta forma, el edil socialista defiende el trabajo realizado por parte de su antiguo equipo de arquitectos –Despatx Milà– tras las críticas recibidas por parte de la Federació de Veïns de Llevant, entidad que ayer presentó públicamente sus alegaciones contra el plan parcial, que prevé una nueva urbanización para 13.000 habitantes entre la Vall de l’Arrabassada y Boscos y que se espera que pueda empezarse a edificar a partir del año 2020.

«Me di de baja del despacho cuando entré en el Ayuntamiento, y así lo puse de manifiesto en la declaración de intereses e incompatibilidades cuando entré en el Ayuntamiento en junio de 2015», aseguró ayer Milà en declaraciones a este periódico, a la vez que remarcó que «siempre me he abstenido cuando se ha tenido que votar alguna cosa al respecto». La última de esta votaciones fue el pasado 22 de septiembre, cuando el documento pasó por la Junta de Govern Local.

Asimismo, el máximo responsable del área de Territori reconoce que, en los primeros esbozos del plan «sí que participé cuando estaba en el sector privado, pero entonces no estaba ni aprobado el POUM». En esta línea, asegura que no tiene «ningún» conflicto de intereses, ya que «me desligué del despacho hace ya más de un año y medio» , por lo que «pensar lo contrario es tener muy mala baba».


Un 2% de edificios de 12 pisos
Por lo que se refiere al contenido del plan, Milà remarca que «el Ayuntamiento lleva tres años estudiando este proyecto, del que sólo el 2,26% del techo edificable podría ser para edificios de planta baja y once niveles de altura, que serían para algún hotel singular o para oficinas». Asimismo, Milà especifica que «el 40% será para inmuebles de planta baja y ocho pisos», mientras que el 48% «será de la misma altura que tiene actualmente la Vall de l’Arrabassada, que es de planta baja y seis pisos de altura».

En sus alegaciones , los residentes de la zona litoral critican que el plan es «faraónico» y que «no respeta la Anella Verda», además de proponer un nuevo aparcamiento para 500 vehículos «en una zona verde». Sobre todo ello, Milà defiende que el proyecto –que fue aprobado inicialmente por parte del equipo de gobierno hace dos meses– «lo que hace es añadir aún 50 hectáreas más de zona verde» para la red de caminos señalizados de la ciudad», a la vez que remarca que «este plan parcial no forma parte de la Anella Verda». «Lo que logrará este proyecto es liberar gratuitamente todo este espacio para la ciudad», asegura.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También