Mira cómo celebró Tarragona los 100 años de la Rambla

Entre el 14 y el 22 de agosto de 1954, la ciudad se volcó en celebrar el centenario de su principal paseo. Una página de facebook rescata aquellos acontecimientos

Xavier Fernández José

Whatsapp
La Font del Centenari, en su antiguo emplazamiento. FOTO: fotógrafo degei/Arxiu Rafael Vidal/tarragona antiga

La Font del Centenari, en su antiguo emplazamiento. FOTO: fotógrafo degei/Arxiu Rafael Vidal/tarragona antiga

«Amamos a Tarragona tal como es. No porque externamente sea más o menos bella, más o menos culta, más o menos limpia. No. La amamos apasionadamente porque es nuestro pueblo, porque nos hace sufrir más que gozar y porque por ella soñamos más que tocamos la realidad». Así empezaba el pregón con el que, el 14 de agosto de 1954, el entonces alcalde de Tarragona, Enric Olivé, abría las fiestas para conmemorar el centenario de la Rambla.

La página de facebook Tarragona Antiga recoge imágenes de aquella efeméride: carteles de las fiestas, el desfile de carrozas a bordo de las cuales la crème de la crème de la sociedad pelancayera se paseó por la ciudad, carreras de toneles, la inauguración de la Font del Centenari, exposiciones, un concurso de castells...

Son un centenar de las 22.380 fotos y documentos que Rafael Vidal Ragazzon, el cocreador y alma mater de la página, y otras 927 personas han ido subiendo desde que la página se creó en 2009. El pleno municipal del pasado 18 de junio reconoció la labor de Vidal con el Diploma al Mèrit Cívic, tal como se explicó en la crónica pelacanyes publicada el pasado domingo, 14 de junio.

Comienzo de las obras de la avenida Conde de Vallellano. 22 de enero. FOTO: VALLVÉ/CENTRE D’IMATGES DE TARRAGONA

Vidal y Ramon Giner recuerdan en su libro La Rambla de Tarragona. Un passeig al llarg del temps 1854-2004, que fue el 20 de agosto de 1854 a las 18 horas cuando empezó a ‘nacer’ la Rambla. Una salva de artillería anunció el comienzo del derribo de la muralla de Sant Joan. La ciudad, hasta entonces partida en dos (la Part Alta, enmurallada, y la Part Baixa, desplegada al borde del mar), podía expandirse. Y unirse.

El alcalde de la época, Joaquim Fàbregas Caputo, inauguró los trabajos de demolición asestando unos golpes a la muralla con una piqueta de plata. No fue hasta seis meses después que los trabajos alcanzaron un cierto empuje, cuando el Gobierno cedió un centenar de presidiarios para que realizaran los trabajos forzosos.

Inauguración de la Font del Centenari. 22 de agosto. FOTO: ARXIU R. VIDAL/TARRAGONA ANTIGA

El tiempo fue pasando, con sucesivas remodelaciones y acontecimientos que Vidal y Giner detallan año a año en su libro, hasta que Tarragona echó la casa por la ventana para celebrar los 100 años de su principal paseo. 

Ni por el cincuentenario ni por el siglo y medio de vida de la Rambla hubo fiestas destacables. En 1994, Joan Miquel Nadal, máximo mandatario municipal, prefirió no gastar dinero «de una forma consumista o esporádica». Eso sí, se concluyó el tramo de la Rambla entre la Imperial Tarraco y la Plaça de la Generalitat.

La reina de las fiestas, Anna Maria Vallvé Alacreu, con el alcalde, Enric Olivé. 22 de agosto. FOTO: CHINCHILLA/CENTRE D’IMATGES DE TARRAGONA/L’ARXIU

En 1954 no solo se inauguró la Font del Centenari (de ahí su nombre). También la Plaça Mossèn Cinto Verdaguer, la Avenida Conde de Vallellano (el tramo de Rambla entre, precisamente, la Font del Centenari, y la Plaça Imperial Tarraco) y la misma Imperial Tarraco. 

El conde de Vallellano era Fernando Suárez de Tangil y Angulo, alcalde de Madrid durante la dictadura de Primo de Rivera y ministro de Obras Públicas en el régimen franquista. Tarragona le brindó una avenida y le nombró Hijo Adoptivo porque facilitó el paso por Tarragona de los trenes directos Barcelona-Madrid.

Llegada a Tarragona del ‘Tren del centenario’ proveniente de Salou. 15 de agosto. FOTO: ARXIU RAFAEL VIDAL RAGAZZON/TARRAGONA ANTIGA

Entre el 14 y el 22 de agosto, también se celebraron carreras ciclistas, conciertos, bailes regionales, un torneo de pelota, homenaje a los tarraconenses ausentes, concursos culinarios... Incluso se habilitaron trenes especiales desde Barcelona. El primero salía de la Ciudad Condal a las 7 de la mañana y el último volvía desde Tarragona a las 2 de la madrugada. Por una vez, y sin que sirviera de precedente para la posterioridad, los servicios ferroviarios nos tuvieron en cuenta.

El de La Rambla de Tarragona. Un passeig... no es el único libro conjunto de Vidal y Giner. También han publicado El comerç a la Rambla de Tarragona pas a pas (con dos volúmenes: la vorera de l’ombra y la vorera del sol i les coques central) y Fotos Fer-Vi Tarragona 1965-2015, dedicado al conocido fotógrafo tarraconense.

Carrozas participantes en el desfile. 15 de agosto. FOTO: VALLVÉ/CENTRE D’IMATGES DE TARRAGONA

El día central de la comemoración fue el 15 de agosto. A las 16 horas, llegó a Tarragona el ‘Tren del Centenario’ procedente de Salou. Fue recibido por miles de personas que luego se apelotonaron en las calles para ver cómo la high society tarraconense se lucía ataviada con trajes de época adquiridos en Casa Malé, una tienda ya desaparecida.

Así lo describen Vidal y Giner: «Unos encima de coches, otros montados en landós tirados por engalanados caballos, pero todos ataviados perfectamente emulando un matrimonio rico, otro antillano, payeses ricos, un caballista andaluz, un gitano, pescadores e infinidad de personajes típicos de la época». El desfile salió de la Plaça dels Carros y desembocó en la Plaza de Toros, donde se celebró una corrida. Luego se inauguró la Font del Centenari.

El día 22 se celebraron unos Juegos Florales, presididos por la Reina de las Fiestas, Anna Maria Vallvé Alacreu, escoltada por su corte de damas de honor (Maria Glòria Ricomà Murillo, Maria Teresa Lloret Carbó, Mari-Pepa Pujol Niubó, Maria Francesca Dalmau Massó, Maria Josepa Prat López, Maria del Carme García Pujol, Carme Marsol Deixeus y Maria Dolors de Querol Pedrol). 

El poeta Manuel Bertran dedicó a Vallvé estos versos: «Anna Maria Vallvé Alacreu/Reina de les Festes de Tarragona:/vós heu cenyit dignament la corona/perquè en vós s’han unit l’ala i la creu/Per molts anys -per sempre- dolça regina/La reailesa d’avui -d’un moment-/en vós s’haurà reunit eternament/pel que teniu d’humana i de divina».

Un castillo de fuegos artificiales puso punto final, el día 22, al centenario de la Rambla de Tarragona. Como había pregonado el alcalde Olivé: «¡Cuánta historia! No lo olvidemos: la Tarragona de hoy es el triunfo de los de ayer. La Tarragona de mañana será el triunfo o el fracaso de los tarraconenses de hoy. Deseo que estas fiestas no sean un punto de llegada sino un punto y aparte... ¡Tarragona endavant!».

Temas

Comentarios

Lea También