Más de Tarragona

Mitin en el Teatre Metropol: No tan Junts

Tres presidents. Junts per Catalunya, con Artur Mas y Quim Torra, lanzó pullas a ERC y a la CUP por no querer ir unidos. Puigdemont se dirigió en vídeo a Pedro Sánchez: «¿Me va usted a secuestrar?»

Raúl Cosano

Whatsapp
Fin de fiesta en el Metropol, con Laura Borràs y Ferran Bel sosteniendo una foto de Josep Rull. Foto: Alfredo González

Fin de fiesta en el Metropol, con Laura Borràs y Ferran Bel sosteniendo una foto de Josep Rull. Foto: Alfredo González

Tan pronto cita Laura Borràs, cabeza de lista el 10-N al Congreso por Barcelona, a un tuitero («qui no vol la unitat no prioritza la independència») como a Josep Carner o a la insigne poeta tarraconense Montserrat Abelló, «Et duc en cada paraula que dic, en tot el que penso», en alusión a los políticos en la cárcel, en especial a un Josep Rull que estuvo siempre presente, hasta cuando Ferran Bel, candidato por Tarragona, exhibía su foto en el escenario, con todos bailando en el final de fiesta. «Para mí estar en casa sería estar en Porrera, en el Priorat. Les digo a Sánchez, a Casado y a Rivera que no renunciaremos nunca al 1-O, que nunca pediremos perdón», dijo el exconseller Rull en un vídeo. Iba de número uno en la lista al Congreso por la circunscripción de Tarragona hasta la sentencia del Supremo. 

Un repleto Teatre Metropol se llenó este jueves para acoger el mitin de Junts per Catalunya en esta recta final de campaña para el 10-N, un evento contundente con la presencia de tres 'molt honorables' decisivos para el Procés, mucho reproche a Sánchez, a su desliz con la Fiscalía y a la «represión del Estado» y con constantes puyas a ERC por no ir en una candidatura conjunta. Abrió fuego Dídac Nadal, el concejal neoconvergente en Tarragona, que habló de una «sentencia inaceptable e injusta» y arremetió ya contra los republicanos: «ERC da un apoyo incomprensible a Sánchez».

Siguió la deriva Albert Batet, presidente del grupo JxCat en el Parlament. Primero un palo a la CUP, «aquellos que lo bloquearán todo» y luego a ERC, «un voto inútil a cambio de nada». Arropó el exalcalde de Valls a Carles Puigdemont, que el miércoles sufrió la muerte de su padre. No compareció en directo el expresident gerundense pero sí lo hizo con un vídeo grabado breve y directo, casi encarándose con Sánchez por la utilización de su figura en el debate. «Si me quiere traer de vuelta a España solo tiene dos maneras, y las dos ilegales: desde el Consejo de Ministros hacerse con el control del poder judicial o hacer las mismas prácticas que ya hizo su partido en el pasado, con el secuestro de personas. ¿Usted me quiere secuestrar, señor Sánchez?».

El presidente del Gobierno en funciones fue la diana de las críticas. Hèctor López Bofill, este domingo candidato tarraconense al Senado, le acusó de estar «alineándose con la ultraderecha», al tiempo en que el auditorio ya clamó por abolir la monarquía, al grito de ‘¡no tenemos rey!’. La música desengrasaba. Sonó 'Sense tu', la canción de Teràpia de shock, y luego 'Tornarem', en la voz en directo de Jofre Bardagí. 

Quim Torra, durante el mitin de este jueves en el Teatre Metropol de Tarragona. Foto: Alfredo González

Luego el expresident Artur Mas reivindicó de nuevo al partido como el que más ha apostado por «la unidad que pide la gente en la calle». También el president Quim Torra habló de «sumar y construir» y pidió, como ha hecho insistentemente Borràs en la campaña, «un gran grupo republicano en Madrid». La alusión a ERC era velada, no demasiado directa. Pero Sánchez sí fue despedazado a gusto. «La solución no es repetir elecciones cada seis meses, es ‘sit and talk’. ¡Puñeta, no es tan difícil de entender! Significa sentarse y hablar, y es cuando resolverán los conflictos que tiene en buena parte el Estado», dijo Artur Mas.

El Metropol, con tres ‘molt honorables’ en liza, se llenó. Rull estuvo siempre presente

Apostilló después Torra: «En un año y medio no me ha llegado ninguna propuesta del Gobierno para sentarnos a negociar. No hay voluntad de contestar. No se trata de la inestabilidad de Catalunya, se trata de la de España». Y, cómo no, hubo cachondeo con la polémica reciente de estos días: «Igual que pasó con ‘¿y la europea?’ ahora tenemos nuevo capítulo: ‘¿Y la Fiscalía de quién depende?’. 

Laura Borràs se presentó arrastrando su ya célebre «resfriado nacional», como ella dijo («mis virus y yo os saludamos») y volvió a la carga: «Ellos sólo se sentarán a hablar con la unidad. La CUP decidió el ‘no’ sin asamblea. A ERC le digo que recapacite y piense». Hubo también las proclamas habituales de un soberanismo que sigue en la brecha tras la sentencia y que «no piensa rendirse». 

Temas

Comentarios

Lea También