Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona ENTREVISTA

Montesinos: "Cuerdas" es realismo, te podría pasar a ti

El cineasta tarraconense inaugura el Festival Internacional de Cinema (REC) con su ópera prima, un filme de terror doméstico

GLORIA AZNAR

Whatsapp
El cineasta tarraconense José Luis Montesinos, ayer en la Antiga Audiència.  FOTO: Alba Mariné

El cineasta tarraconense José Luis Montesinos, ayer en la Antiga Audiència. FOTO: Alba Mariné

Cuerdas, la ópera prima del tarraconense José Luis Montesinos, fue ayer la encargada de desplegar la alfombra roja del XIX Festival Internacional de Cinema de Tarragona (REC). Inauguró así un certamen que hasta el próximo domingo estrenará algunas de las mejores producciones nacionales e internacionales del momento. Montesinos llega a Tarragona tras arrasar en octubre en el Festival de Sitges y antes de que la cinta pueda verse en las salas, el próximo febrero.

¿Qué supone abrir el REC?

Mucha alegría. Porque es encontrarme con la gente que aprecio, estrenar en mi tierra, que es la que me ha visto crecer. Supone poderle decir a mi padre y a mi madre que vengan a ver mi primera película, que es algo muy bonito y en ese sentido estoy más que contento.

¿Por qué ese interés por la supervivencia?

Algo de superviviente siempre he tenido. A nivel personal, en el mundo cinematográfico, a lo largo de mi vida he intentado tirar adelante con las herramientas que he tenido. Y en cuanto a los personajes que me gusta tratar, que sean supervivientes ¿por qué? Porque los encuentro muy interesantes. A mí lo que me gustan son los personajes que lo pasan difícil y que al final consiguen salir adelante… O no. Pero que al menos luchen por hacerlo. Me parece que en esa lucha hay un germen cinematográfico muy potente.

Una lucha, la suya propia, trasladada a la pantalla porque ¿cómo ha sido el proceso de ‘Cuerdas’?

Ha sido una preparación muy larga. A diferencia de hacer un cortometraje, en que ya tengo una carrera de muchos años, hacer un largometraje dista a nivel de tiempos. En nuestro caso además, rodábamos con animales y con un personaje que tenía una serie de peculiaridades.

La perra Espiona...

La prioridad era que el animal estuviera cómodo. Más que cómodo, que se lo pasara bien porque para los animales rodar una película es un juego, por lo que constantemente eran juegos. Requería trabajar con los entrenadores.

¿Cómo trabajaron el personaje de Paula del Río?

Es un personaje que tiene una tetraplejia asimétrica, lo que quiere decir que puede mover solo un brazo y el cuello y está en una película de acción, no nos olvidemos. Uno de los retos era generar tensión, por lo que teníamos que tramar muy bien esas secuencias en espacios reducidos.

¿Contaron con el apoyo de profesionales médicos?

Sí. Con el instituto Guttmann. El doctor Pelayo, por ejemplo, nos ayudó mucho así como una psicóloga que trata a jóvenes que han tenido accidentes a temprana edad y que han quedado tetrapléjicos. Cómo se enfrentan a esa nueva vida, cómo salen adelante y qué se les pasa por la cabeza. Esto lo trabajamos todo lo que pudimos para hacer el personaje realista y las situaciones veraces porque para mí era muy importante. Yo vengo de hacer cortometrajes que trabajan mucho el realismo, algo que me caracteriza.

Son esas situaciones que siempre piensas que le van a pasar a otro.

Te podría pasar a ti. Era una pregunta que nos hacíamos constantemente con Iakes Blesa, el otro guionista. Hay que conseguir que esa escena diga, ‘te podría pasar a ti’ y buscábamos todo lo que teníamos en ese espacio concreto para poder tratar la acción, la tensión. Nos decíamos, vamos a escoger atrezos, situaciones que nos podrían pasar. Muchas veces en Sitges la película se definía como terror doméstico. Me parece una definición muy bonita porque no deja de ser terror doméstico lo que vive el personaje principal, Elena. En ese sentido, era prioridad absoluta, realismo, veracidad y te podría pasar a ti.

Se propuso hacer todo lo que dijo Hitchcock que no se hiciera. Y todo a la vez.

Exacto. Somos así de lanzados y decidimos tirarnos a una piscina bien grande. Animales, niñas... Hicimos un casting de gemelas en Valencia, que tenían que hacer de Paula, pero de joven. Con todo lo que un maestro del suspense, como Hitchcock decía que no se debía hacer. Nosotros hemos demostrado que siempre hay una excepción que confirma la regla.

¿El cortometraje es un trampolín para llegar al largometraje?

Hace tiempo que dejé de creerlo. Por dos motivos. Primero porque quien ama realmente el mundo del cortometraje es porque quiere explicar una historia en ese minutaje.

Es un respeto hacia el propio corto.

Exactamente. El cortometraje es un formato en sí mismo. Y segundo porque se pueden contar con pocos dedos los profesionales que han hecho un largometraje gracias a un corto. Es muy difícil. Yo creo que para hacer un largometraje se tiene que dar una combinación de estar en el momento adecuado con la gente adecuada y tener la historia adecuada.

¿Ocurrió con ‘Cuerdas’?

Un poco sí. Y aun así ha costado muchísimo porque hacer una película en la actual industria que tenemos es un acto muy heroico. Yo admiro a toda la gente que lo consigue y admiro mucho al equipo de productores que también lo ha conseguido en nuestro caso.

¿Cree que ahora será un poco más fácil ?

Eso espero.

Que será el momento de ese trampolín...

Confío. Muchas veces cuando haces una primera película tienes algo que enseñar, que sí que se valora de cara a un segundo proyecto, tienes cierta proyección. Hemos estrenado en un festival como Sitges, que es el más importante de cine fantástico a nivel mundial y nos ha catapultado mucho. Ahora estrenaremos a nivel internacional, tenemos previsto anunciar un estreno también estadounidense. Nos estamos dando cuenta de que funciona muy bien allí porque nos han salido incluso opciones de remake y fíjate que ha pasado un mes y nada. Es lo que tiene una película de concepto. Por eso, muchas veces cuando la vendíamos era chica, perro, casa. Y a partir de ahí, muchas cosas pasan.

También el mundo de Stephen King.

Exacto. También que fuera una película tensional, que tuviera un personaje con esas características, que fuera en una silla de ruedas, generar tensión con esos pocos elementos y conseguirlo era todo un reto y ha sido un logro porque lo hemos conseguido. Y eso es muy bonito, por ejemplo cuando lo vimos en Sitges. Cuando esas 1.500 personas te aplaudían las escenas de tensión, las escenas de suspense, era algo fantástico. De hecho, es lo que espero que pase en Tarragona y en el resto de salas.

¿Cuándo?

Cuerdas se va a estrenar a principios de año, en febrero, en toda España. Ahora nos queda un largo recorrido que será muy bonito vivirlo.

Temas

Comentarios

Lea También