Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Mossos d'Esquadra investiga qué material se usó para quemar los coches en la estación del AVE del Camp de Tarragona

La Policía Científica estuvo este lunes analizando los restos de los nueve turismos afectados

Àngel Juanpere

Whatsapp
Dos agentes de la Policía Científica de los Mossos recogiendo muestras de los coches calcinados. FOTO: Àngel Juanpere

Dos agentes de la Policía Científica de los Mossos recogiendo muestras de los coches calcinados. FOTO: Àngel Juanpere

Los Mossos d’Esquadra tratan de determinar quién está detrás del incendio que en la madrugada del domingo destruyó nueve vehículos aparcados en la cuneta de la carretera de acceso a la estación del Camp de Tarragona, en el término municipal de La Secuita.

La Policía Científica estuvo, este lunes, analizando los restos carbonizados en busca de indicios que lleven a determinar dónde se inició el siniestro y qué empleó el autor u autores para originarlo.

Una de las hipótesis es que hubiera un robo previo, al menos en uno de los vehículos, pero este extremo todavía no se ha podido confirmar por parte de la Policía Autonómica.

Los Bombers de la Generalitat recibieron el aviso del incendio a las 5.48 horas de la mañana por parte del personal de seguridad de la cercana estación de Adif –está a unos 300 metros de distancia–. Cuatro dotaciones de bomberos se trasladaron al lugar para sofocar las llamas, unos trabajos que se prolongaron durante unas dos horas.

Cuando los bomberos terminaron su trabajo, observaron que posiblemente uno de los vehículos había sido forzado previamente para proceder a robar efectos de su interior. Dicho extremo trataba ayer de ser confirmado por los dos agentes de la Policía Científica que estaban analizando los restos.

A la espera de los resultados definitivos, se descartaría un incendio fortuito originado después de que alguien dejara su vehículo aparcado. A aquellas horas de la madrugada no para ningún tren en la estación del Camp de Tarragona. El primero lo hace a las 6.38 horas y tiene como destino Madrid. Además, los coches eran bastante nuevos, con lo que es muy poco probable la accidentalidad.

Los vehículos quedaron tan dañados que los propios Mossos d’Esquadra tuvieron problemas para identificar las matrículas en los primeros momentos. A media mañana sólo se habían podido comprobar cinco de las nueve.

A media tarde de ayer sólo habían presentado denuncia ante los Mossos los propietarios de tres de los nueve vehículos afectados.

Numerosos robos

Desde que abrió la estación del Camp de Tarragona, muchos usuarios han optado por aparcar su vehículo a más de cien metros de distancia del edificio, a ambos lados de la carretera, que no están iluminados. En un lado lo hacen en el arcén y, en el otro, en una explanada de tierra que cuando llueve se convierte en un barrizal. 

Precisamente el hecho de que durante la madrugada prácticamente nadie circula por la carretera ha provocado en los últimos años numerosos robos en los vehículos. El 25 de agosto de 2014, dos turismos aparecieron con los cristales robos y otros dos con la puerta forzada –a uno de ellos además le quitaron los cables–. 

Uno de los episodios más graves se produjo el 23 de abril de2013. El número de vehículos asaltados fue de 17. Los delincuentes usaron guantes para forzar los coches. A la mayoría les quitaron la batería y uno se quedó también sin las cuatro ruedas. El 15 de marzo del año anterior el número de coches afectados fue de trece. 

Temas

Comentarios

Lea También