Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Movember un mostacho por la salud

Provincia. Cada vez más hombres se dejan crecer el bigote este mes para concienciar sobre la salud masculina

Gloria Aznar

Whatsapp
‘Doctoralia Solidaria por la Salud Masculina’ ofrece este mes visitas gratis en la demarcación.

‘Doctoralia Solidaria por la Salud Masculina’ ofrece este mes visitas gratis en la demarcación.

Noviembre es un mes bigotudo, un mes de mostachos solidarios que tienen por objetivo concienciar sobre la salud masculina, tanto a nivel mental como físico. Estos bigotes son el icono de la  campaña #movember, que se inició en Australia en 2003 cuando un grupo de jóvenes tuvo la idea de dejarse crecer los suyos para apoyar a un amigo aquejado de cáncer de próstata. Desde entonces existe la fundación Movember, también en España y el movimiento ya se celebra en 21 países de todo el mundo. En el marco de esta efeméride se organizan fiestas, encuentros y donaciones cuya principal finalidad es sensibilizar sobre las patologías, al mismo tiempo que recaudar dinero para luchar contra ellas. Uno de estos actos tiene lugar en Riudoms, que celebra su sexta ‘Movember Beat Party’ el sábado 24, una fiesta a la que se puede acudir disfrazado de un personaje con bigote.

Ellos importan
A nivel de bienestar, en toda España, la plataforma de salud Doctoralia tiene en marcha este mes la campaña Solidaria por la Salud Masculina, con la que ofrece a los hombres visitas gratuitas con más de 100 especialistas desde urólogos, traumatólogos, cardiólogos y oftalmólogos a psiquiatras y podólogos con la finalidad de incentivar la prevención. Según un informe de esta plataforma, son pocos los que se someten a chequeos preventivos o acuden al psicólogo y un 12% es hermético a la hora de compartir inquietudes. En la provincia colaboran en esta propuesta altruista la psicóloga clínica Margarita Bonamusa, en Altafulla y Reus, así como la fisioterapeuta y podóloga Isabel Galán, en Tarragona. Ambas son expertas en doctoralia.es. 

Justamente psicología y podología son disciplinas que cuentan con más pacientes femeninas que masculinos. En relación a los varones, Isabel Galán corrobora que «sin lugar a dudas, visito a muchas más mujeres», a pesar de que los pies no saben de género. «Es básicamente el calzado de horma estrecha y con tacón el que acaba causando que ciertos problemas estructurales o biomecánicos se desarrollen con más celeridad, como sucede con los juanetes, por ejemplo», explica. En general, «las mujeres suelen tratar problemas que afectan más a la estética de sus pies y los hombres suelen acudir por la imposibilidad a la hora de cortarse las uñas o relacionados con el deporte», detalla.
Una mala pisada puede tener consecuencias en la salud. Sin embargo, pese a que se trata de trastornos que sufren ambos sexos, son ellas las que más se deciden a visitar al experto. La doctora Galán comenta que «pacientes en edad adulta que acuden a nuestra consulta con dolores de espalda, hernias discales, dolores de cabeza o vértigos, vemos que padecen de una asimetría de extremidades, algo que diagnosticar y prevenir es muy fácil y evita serias consecuencias». Por ello, esta especialista recomienda la prevención en todos los casos y, en especial a los que comiencen una práctica deportiva para ahorrarse «lesiones y sobrecargas».

Asimismo, la psicología es otra de las especialidades que provoca mayor reticencia masculina. En ello tiene mucho que ver, como comenta la psicóloga clínica Margarita Bonamusa, «el rol del hombre en esta sociedad, que es el del fuerte, el del trabajador, el que tiene que mostrarse ante las circunstancias adversas». Sin embargo, subraya que esta situación «está cambiando, sobre todo en las nuevas generaciones porque tengo bastantes hombres jóvenes que vienen a la consulta y lo hacen por temas laborales. Y esto es una buena noticia». Que ellos lo pasan igual de mal o peor que las féminas quedó reflejado en un estudio de 2011 llevado a cabo por las universidades de Zaragoza y las Illes Baleares, que ponía de manifiesto que uno de los efectos de las crisis económicas es que «aumentan los trastornos mentales significativamente en ambos sexos, pero con un incremento  mayor entre los hombres, sobre todo a nivel de depresión, ansiedad y de somatización. Este incremento era del 155% en depresiones y de un 98% en trastornos de ansiedad», revela esta doctora.
«Tienen una identidad de género muy ligada a su rol como trabajador y cuando se quedan sin empleo cae la autoestima y el sentido de valía personal», asevera  Margarita Bonamusa. Sin embargo, a pesar de todo, esquivan la visita al especialista. 

Temas

Comentarios

Lea También