Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Movilización policial por un detenido que se alteró al saber que iba a prisión

Una decena de patrullas, algunas de ellas procedentes del dispositivo del Nàstic, acudieron al Juzgado de Guardia
Whatsapp
Un amplio dispositivo policial se concentró en el paraje del Juzgado, donde están los detenidos. Foto: Lluís Milián

Un amplio dispositivo policial se concentró en el paraje del Juzgado, donde están los detenidos. Foto: Lluís Milián

Gran despliegue policial a últimas horas de la tarde del pasado domingo en los aledaños del Palau de Justícia de Tarragona, después de que un hombre detenido por malos tratos conociese la decisión del juez de decretar su ingreso en prisión. El sospechoso no se lo tomó nada bien, lo que, junto con la presencia de una quincena de familiares en los alrededores, hizo que saltaran las alarmas sobre posibles alteraciones del orden, por lo que los mossos d’esquadra allí presentes solicitaron el apoyo de otras patrullas. Acudieron un mínimo de una decena, algunas de ellas procedentes del dispositivo de seguridad del partido del Nàstic.

El detenido es un joven de 20 años vecino de La Canonja, que fue arrestado sobre las 17.50 horas del pasado sábado en la ciudad de Tarragona. El domingo por la tarde pasó a disposición del Juzgado de Guardia –junto con otros detenidos–. Poco antes de las siete y media de la tarde, el juez de guardia dictó el auto de ingreso en prisión del sospechoso, que se mostró muy inquieto y alterado ante la noticia, que tampoco sentó nada bien en la aproximadamente quincena de familiares que aguardaban en el exterior. Ante la situación tensa que se vivió, se solicitó la presencia de más agentes, aunque al parecer cuando llegaron la situación era de total calma. Finalmente, el joven fue trasladado a la prisión –que pisaba por primera vez–, donde quedó ingresado en la zona para jóvenes –en una celda con otro–.

 

El antecedente

El pasado 11 de abril también se vivió un momento de tensión en el Juzgado de Guardia cuando un detenido –también por amenazar a su expareja, además de por robo– se fugó segundos después de saber que el juez lo enviaba también a prisión. En este caso, el individuo dio un codazo a uno de los mossos que lo custodiaban. La persecución del sospechoso –que llevaba los grilletes puestos– duró apenas un centenar de metros, hasta que fue alcanzado delante del Diari. Tanto el arrestado como uno de los agentes resultaron heridos durante el forcejeo. El individuo ya tenía antecedentes por delitos similares.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También