Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Movimientos en la Cambra para un relevo generacional

La más que previsible elección de Laura Roigé como primera presidenta de la Cambra de Comerç calienta la campaña electoral de cara a la próxima primavera

Núria Riu

Whatsapp
Andreu Suriol sustituyó a Albert Abelló como presidente de la Cambra el 4 de febrero de 2015. Ahora los dos están en política.  FOTO: pere ferré/dt

Andreu Suriol sustituyó a Albert Abelló como presidente de la Cambra el 4 de febrero de 2015. Ahora los dos están en política. FOTO: pere ferré/dt

Laura Roigé se convertirá muy previsiblemente hoy en la futura presidenta de la Cambra de Comerç de Tarragona. Roigé sería la primera mujer que dirija una institución con más de 130 años de historia, y lo hace en un momento de transitoriedad, en el que se ha despertado la maquinaria de cara a las elecciones previstas para la próxima  primavera.

Después de que los dos últimos presidentes han dado el salto a la política y, sobre todo, a partir del drástico cambio de rol de las cámaras, algunas voces del pleno creen que la profesionalización que se ha llevado a cabo a nivel técnico en estas instituciones también debería producirse en la presidencia.

Desde que en 2010 se eliminó el peaje que pagaban las empresas a las cámaras, éstas han tenido que salir al exterior a buscar sus clientes y profesionalizando sus servicios. Por ello, hay un colectivo entre el empresariado tarraconense que defiende que el perfil del máximo representante concorde con la nueva misión. Hablan de la necesidad de cubrir el cargo con una persona que tenga «una visión más ejecutiva» y, en este sentido, defienden que ha llegado el momento de un «relevo generacional» en el que «asuman responsabilidades los representantes de cuarenta y pocos años». Así se expresaban algunos de los miembros del pleno consultados a los últimos días.

Cantera de políticos

La nueva hornada de empresarios pide paso y lo hace pensando que si Laura Roigé es escogida, podría intentar optar a una reelección. De hecho,  Andreu Suriol ya había entrado de forma transitoria –cuando Albert Abelló también dejó el cargo para ser candidato al Ayuntamiento– y algunas voces dicen que habría cambiado de opinión en los últimos tiempos y estaría considerando presentarse a los comicios. 

Los movimientos han empezado. No obstante, la forma precipitada con la que se han sucedido los hechos en las últimas semanas, hace pensar que no permitirán materializar una candidatura alternativa para este periodo. Suriol fue presidente hasta el lunes 27 de noviembre, después de que el comité ejecutivo lo obligó a dimitir, tras no haber informado de que formaba parte de la lista electoral de Junts per Catalunya, de cara al 21-D. Veintiún días más tarde se celebrará la nueva sesión de la que saldrá el futuro máximo representante. En éste breve periodo de tiempo, la presidencia la ha ocupado Josep Martí, impulsor del Estival Park con Jaume Ferrer, que ha declinado seguir por motivos de salud. También han dicho que no querían ocupar el cargo los otros dos vicepresidentes –Josep Font y Xavier Garcia– ni el tesorero –Ramon Marsal. Por tanto, el nombre de Laura Roigé es el único que está formalmente encima de la mesa. Según los estatutos del ente cameral, el miembro del comité ejecutivo de más edad es el que debe proponerse para el cargo. 

Voces críticas

Roigé será el nombre que propondrá el comité y hay muy pocas posibilidades de que los miembros del plenario hagan una nueva propuesta alternativa, generando una situación incomoda a escasos meses de que se celebren oficialmente elecciones. Pese a ello, hay voces críticas. Y éstas son especialmente duras hacia los miembros que ocupan un cargo en el comité ejecutivo y no quieren la responsabilidad de la presidencia.

No ha habido tiempo para preparar la posibilidad de una candidatura alternativa

Y es que el pasado día 2 de octubre se abrió el período electoral para la renovación de los plenos. Las votaciones se fijarán entre abril y mayo, por lo que se espera que en los próximos meses se acentúen las conversaciones, con la intención de tejer alianzas. 

Cambios en el sistema

Las elecciones en las cámaras son de una complejidad considerable y en esta ocasión nadie sabe cómo irán porque se han introducido cambios en el formato electoral. Algunas empresas podrán hacerse con asientos en el pleno sin necesidad de pasar por las urnas, por el hecho de ser socias premium. Se ha modificado también el número de representantes que tiene cada sector, en función del peso que representan en la economía del territorio. Son cuestiones que nunca pueden olvidarse cuando se hacen las quinielas. 

En la Cambra de Tarragona el peso lo tiene la industria, y en concreto la química, y el turismo, mientras que la construcción se ha desinflado. Y las diferencias que mantienen química y turismo, con intereses contrarios en varias cuestiones, se notan en la fase previa, clave para ganar apoyos. 

Para las patronales, ganarse el poder de la cámara siempre había sido un caramelo. Cuando estas instituciones tenían más dinero del que podían gastarse era un cargo muy bien visto. Pero han perdido completamente este privilegio y cualquier futurible sabe que tendrá que trabajar de valiente para llevar adelante la institución. 

Algunos nombres apuntan que un buen presidente y persona de consenso sería Ignacio Pallarès. Este vocal en el comité ejecutivo, que forma parte de la familia de empresarios impulsora de Afepasa y la inmobiliaria Rapejun, niega no obstante que haya cualquier movimiento para intentar llegar a la presidencia. 

Es poco previsible que en la sesión de hoy haya sorpresas. Aunque los miembros son prudentes y no dan nada por hecho hasta que esta tarde se convoque la sesión que elegirá el nuevo presidente.

Temas

  • cambra comerç

Comentarios

Lea También