Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Muchos gimnasios, listos para la reapertura en la fase 3

Algunos centros deportivos de Tarragona reabrirán sus puertas este lunes, mientras que otros ya lo han hecho

JUANFRAN MORENO MARCELO

Whatsapp
Muchos gimnasios abrirán sus puertas el próximo lunes, cuando Tarragona se espera que pase a la fase 3. FOTO: JOAN REVILLES

Muchos gimnasios abrirán sus puertas el próximo lunes, cuando Tarragona se espera que pase a la fase 3. FOTO: JOAN REVILLES

Volver al gimnasio en la nueva normalidad es una rutina que la sociedad ya ha comenzado a practicar desde que se entrara en la fase 2. Lo ha hecho con una serie de restricciones y normas estrictas para reducir el contagio de un coronavirus todavía presente. Sin embargo, el hecho de volver a esos espacios en los que la gente socializa y practica ejercicio físico a la vez ayuda es una muestra de tranquilidad y felicidad para muchos ciudadanos. Se acabaron las clases online dirigidas en las que sí que se practicaba ejercicio, pero se echaba en falta parte de su esencia.

La realidad es que muchos de los gimnasios están esperando a la fase 3 para volver a reabrir sus puertas. Podrían hacerlo en la fase 2, pero las restricciones a las que se iban a tener que enfrentar, como por ejemplo solo poder contar un 30% del aforo total, provocan que hayan aplazado su reapertura. Por suerte, si no hay cambios de última hora, Tarragona entrará en la fase 3 el próximo lunes y son muchos los centros deportivos de la provincia que tienen marcada en rojo esta fecha para volver a la actividad. Un regreso al día a día añorado tanto por empresarios como por clientes. Una vuelta a una relativa normalidad.

Así lo asegura Martín Plagiano, Club Manager del gimnasio BeFit de Reus que reabrirá sus puertas este próximo lunes. Lo hará después de superar dos meses en los que el mundo se paralizó y con ello los ingresos: «Nosotros a parte de tener que hacer un ERTE, hemos decidido por una cuestión de sentido común bloquear las cuotas de los socios desde un primer momento. Así que los ingresos eran cero, pero lo más importante eran los socios y que ellos no tuvieran un pago extra durante este tiempo».

Volver a la rutina es un regalo para unos clientes y unos trabajadores que añoraban con fuerza su día a día. «El staff estando en el ERTE nos han apoyado y han colaborado en esta situación y ahora están deseando volver a su vida, a su espacio y a su rutina diaria», explica Pagliano.

Aforo del 50%

Una de las normas más llamativas de la fase 3 respecto a los centros deportivos es que su aforo pasa del 30% al 50%, un hecho que ayudará a transmitir todavía más esa sensación de normalidad que tanto se ha echado en falta. «La verdad es que este cambio es positivo para esos gimnasios que disponen de pocos metros cuadrados. A nosotros también nos beneficia, ya que vamos a poder tener a casi 120 personas por hora en nuestras instalaciones, que es casi funcionar al 100% de nuestro día normal».

Algunos centros ya han abierto sus puertas en la fase 2 y ya conocen de primera mano como es la actividad diaria con la sombra del coronavirus presente.

Este es el caso del Tiburón Crossfit Cambrils, que incluso ya abrió sus puertas, aunque con muchas limitaciones en la fase 1. «Teníamos un patio exterior e hicimos una apertura al aire libre. Dividimos en carriles toda la zona exterior de entrenamiento y la la gente estaba a dos metros y dentro de carril tenía un cubo, un trapo y un gel desinfectante. Cuando acababa la clase de una hora, ellos desinfectaban el material que han utilizado. No fue fácil, ya que cada día había que transportar el material al interior cuando acababa la jornada y si llovía teníamos que finalizar la clase».

En la fase 2 ya se ha respirado una mayor nomalidad, aunque lo cierto es que las normas y restricciones siguen presentes de manera estricta. «En la fase 2 ya podíamos abrir dentro con el 30% de aforo. Hemos habilitado carriles donde cada atleta entra por un pasillo, se sitúa en su carril y realiza la misma mecánica de desinfección. También hemos restringido el tema de vestuarios, tienen que venir cambiados, y otra medida es que el cubo de magnesio lo hemos substituido por magnesio liquido. Además, la jaula un aparato muy utilizado en el crossfit, está inhabilitado, ya que no podemos mantener la distancia de seguridad. Por último, hemos hecho una zona de espera en la zona de entrada para que esperen su turno respetando la distancia de seguridad».

Las normas aplicadas han sido múltiples, pero pese a ello, Unai está muy contento con la actitud del cliente: «Los clientes han respondido muy bien de manera general. Hemos sido muy exigentes en el cumplimiento de normas, pero están muy concienciados». Por último, el propietario recalca que el coronavirus ha supuesto un duro golpe, pero también una gran oportunidad por el contexto que ha generado: «Yo creo que el tema del aforo va a poder hacer que venga más gente. El covid ha sido un periodo difícil, pero ha sido una oportunidad porque vemos más gente que se quiere apuntar y coincide con el verano y el ocio está más limitado».

Temas

Comentarios

Lea También