Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona OBITUARIO

Muere el conocido religioso Mossèn Llagostera: exrector en la Trinitat de Tarragona y en Constantí

Tenía 86 años y era director de la Congregació Mariana de Reus

Redacción

Whatsapp
Mossèn Pere Llagostera (derecha), en una imagen del año 2012. FOTO: Jordi Cabré

Mossèn Pere Llagostera (derecha), en una imagen del año 2012. FOTO: Jordi Cabré

El pasado martes falleció a los 86 años de edad el conocido religioso Mossèn Pere Llagostera, canónigo honorario de la Catedral de Tarragona. La misa exequial en su memoria se celebrará este jueves por la tarde, a partir de las 16.30, en la propia Catedral.

Nacido en 1930 y natural de Reus, Llagostera ingresó en la vida religiosa relativamente tarde: fue ordenado sacerdote a principios de los años 60 (pasados ya los 30 años de edad). Antes había sido empleado de banca, pero dejó su carrera profesional para ingresar en el seminario.

Llagostera fue ordenado en una ceremonia en la Prioral de Sant Pere de Reus por el cardenal Benjamín de Arriba y Castro, «que posteriormente le nombró su secretario», recuerda Mossèn Josep Queraltó, actual secretario del Capítol de la Catedral y canónigo. Durante esa etapa, también trabajó en el departamento de economía del Arzbobispado.

Una vez retirado Arriba y Castro, Llagostera pasó a ser nombrado rector de la parroquia de Sant Feliu Màrtir de Constantí –a la que ya había acudido como vicario los fines de semana durante su etapa como sacerdote familiar del cardenal–. Fue rector en Constantí durante nada menos que 27 años:desde 1972 hasta 1999. Pasó entonces a Tarragona, donde fue rector de la Santíssima Trinitat nueve años, hasta 2007, cuando se jubiló.

Director de la Congregació Mariana de Reus y miembro de la Hospitalitat de la Mare de Déu de Lourdes de la Archidiócesis (solía participar en su peregrinación anual), Llagostera era un personaje «muy conocido» y de «muy buen trato, amable y simpático», recuerda Queraltó.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También