Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Nace La Tarragonina, una cerveza que esconde el secreto de la ciudad

A  partir de mañana sale a la venta en algunos puntos de la ciudad

Carla Pomerol

Whatsapp
La Tarragonina.

La Tarragonina.

Quien pruebe la nueva cerveza La Tarragonina conocerá el secreto de la ciudad. Así lo aseguran los jóvenes creadores de este producto, quienes explican que "pretende revolucionar el sector de las cervezas artesanas". Lo único que se necesita es la botella, un lápiz y un poco de ingenio. Todo listo para conocer el secreto.

Pero no será hasta mañana, cuando La Tarragonina esté disponible en algunos bares y tiendas de la ciudad. La joven empresa Gintoniza, formada por chicos del Alt Camp, es la creadora de la bebida. "Fue una noche de verano, cuando decidimos hacer algo diferente y un poco revolucionario", reconoce Pol Martín, creador de la cerveza, quien explica que Gintoniza es una distribuidora, especializada en comercio local, "que hace un año y medio empezó a trabajar en la línea de la cerveza artesana". 

Desde hace unos días, los jóvenes emprendedores han repartido más de 10.000 lápices a los tarraconenses. Solamente a aquéllos que aseguraban saber guardar un secreto. "La gente no lo entendía, pero les pedíamos paciencia", explica Martín. A partir de mañana, los tarraconenses ya podrán encontrar la bebida para descubrir el misterio. Para ello, la empresa ha elaborado un mapa interactivo que se puede encontrar en su página web www.latarragonina.cat. Algunos de los puntos de venta son las tiendas y bares de la calle Major y los bares de la Part Alta, por el momento. 

"Cuando alguien pida la cerveza en el bar o en la tienda, les darán un lápiz. Con esto y las instrucciones del envase ya podrán descubrir el secreto que esconde la cerveza", explica Martín, quien no quiere desvelar la receta. "Nuestra intención darle un poco de magia al asunto", asegura el joven emprendedor. 

La Tarragonina se elabora en el obrador de la cerveza Rosita, situado en Alcover. La ilustración de la botella es obra del artista tarraconense Edu Polo, con algunos elementos de Maria Armengol. La Catedral, el Balcó del Mediterrani y el Pont del Diable son algunos de los motivos del envase. 

"El objetivo es seducir a la gente, que se sientan suya esta cerveza", explica Martín, quien destaca también la vertiente más solidaria de la bebida. "El 5% de los beneficios irán destinado a la conservación de las playas tarraconenses".

A partir de mañana, los ciudadanos ya podrán descubrir el misterioso secreto de esta cerveza.

Temas

Comentarios

Lea También