Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Política

Nadal: «ERC deberá convencernos para aprobar los presupuestos»

Entrevista con el portavoz de Junts per Tarragona, Dídac Nadal

Octavi Saumell

Whatsapp
Dídac Nadal, este lunes por la tarde, sentado en un banco de la Rambla Lluís Companys. FOTO: Fabián Acidres

Dídac Nadal, este lunes por la tarde, sentado en un banco de la Rambla Lluís Companys. FOTO: Fabián Acidres

El 26 de mayo lograron tres concejales. ¿Qué valoración hace de los resultados?
Muy positivamente. Hemos sacado mil votos más que Convergència i Unió en 2015, pese al voto de castigo por la fórmula Junts per... Además, ahora tendremos un edil más, ya que cuando llegué nos habíamos quedado con dos.  

¿Por qué dice que hubo un voto de castigo?
Es evidente. En l’Hospitalet, Sant Vicenç dels Horts, Rubí, Sant Andreu de la Barca, Cornellà, Sant Boi y Esplugues hemos sumado cero concejales; que en Sant Feliu y Castellbisbal, solo uno; en Molins de Rei, tres...  

Tienen las alcaldías de Reus, Girona y Tortosa. 
Sí, pero porque se ha votado al alcalde. Cuando la gente se ha tenido que decidir entre tendencias políticas, ha optado por ERC.

Porque ustedes tienen la casa en obras, ¿quizás?
Porque nos lo merecemos, la gente no se equivoca. Hay una cierta confusión con el espacio que queremos ocupar, con la denominación, los movimientos ilógicos... Además, sufrimos la rémora de la antigua Convergència.  

«Sin adscripciones absolutas. Acordamos 11 puntos para investir a Ricomà, pero año a año deberá explicarnos sus números. Los Comuns supieron antes de su asamblea que iríamos a la oposición» 

¿Por qué en Tarragona Carles Puigdemont logró 11.000 votos y usted 6.500?
El President legítimo representa algo superior a la sigla de partido. La ciudadanía es muy madura y prescinde de los partidos.  

¿Por qué no hay un gobierno entre Junts y ERC?
Ricomà y el resto de formaciones supieron que decidimos no entrar en el gobierno dos días antes de la asamblea de los Comuns. Hablé con ellos desde Sant Simplici. No quisimos ni sillas ni condicionar su decisión.  

Usted solo garantiza una «cierta estabilidad» a Ricomà. 
La CUP y En Comú Podem no representan nuestro espacio. Nosotros apostábamos por un cambio más profundo en la ciudad, pero si el que queremos no es posible, investimos a Ricomà con una serie de once compromisos que apoyaremos. Del resto de cosas deberán convencernos para el Sí.   

La lista de compromisos era una invitación para pactar. 
El PSC no me puso de manifiesto que fueran puntos que para ellos fueran prioritarios. Con ellos no llegamos a este nivel de detalle.  

¿Hasta dónde llegaron?
Hablamos de algunas materias de ciudad y nos ofrecieron entrar en el gobierno, pero no teníamos ningún interés, ya que tuvimos la sensación de continuidad. En cambio, ERC quiso sentarse a hablar de programas y de puntos de coincidencia.

 En campaña apostó por un cambio generacional, pero ha investido a un candidato dos años mayor que el anterior alcalde. 
Quería un cambio profundo, radical y generacional. Si lo último no podía ser, apostamos por un cambio que ha generado ilusión. 

¿Se ve los cuatro años en la oposición?
Soy una persona muy práctica. Ahora ya hay un gobierno con el que colaboraremos, pero que no se nos pida una adscripción absoluta. 

¿Junts per TGN no asegura su voto favorable en los presupuestos de Ricomà?
Mi compromiso es que si las cuentas son objetivamente mejores en la lista de 11 puntos acordados y en otros, votaremos a favor. De lo contrario, no.  

ERC no tiene aseguradas las cuentas, pues. 
No he comprometido nuestra adscripción absoluta. Deberán llamarnos y explicarnos los números año a año para convencernos. 

¿Es un gobierno sólido?
Es más frágil, pero igual que si el alcalde fuera Ballesteros. 

¿Qué consejo le da a Ricomà?
Es un gobierno sin experiencia. Deben tener tranquilidad, ser conscientes de que no podrán afrontarlo todo de manera inmediata. Deben ser modestos.  

En un debate, Ricomà le acusó de querer la Budellera por el interés de un promotor. 
Tenemos muy buena relación, como con Laia Estrada. Él sabe que lo que dijo es mentira. Y, de hecho, se disculpó dos veces. 

Usted dijo que ERC hizo electoralismo con la Budellera. 
Es que lo ha hecho, y ahora pagará las consecuencias. Si Ricomà quiere abrir el melón del POUM, él será el principal perjudicado.  

Quiere revisarlo «a fondo». ¿Le apoya?
¡Ojo al abrir los POUMs! Debe tenerse muy claro para qué quieren revisarse.  

¿Apuesta por la Budellera?
Yo odio tanto la Budellera como cualquier otro ciudadano, pero Tarragona debe hacer urbanismo y saber hacia donde debe crecer.   

A usted le gustaría ser concejal de Urbanisme...
No, porque sé un poco de urbanismo. 

Milà (PSC) también sabía. 
Él vino a hacer de técnico urbanístico, pero ha tenido una gran falta de protección política. 

¿Falta un gerente urbanístico?
Si hubiera alguien dentro del gobierno con conocimientos, no. 

¿El concejal Xavier Puig?
Es un gran sociólogo, ¿no?  

¿La de gerente debe ser un plaza que se saque a concurso o debe ser de confianza?
Mejor a concurso. Y necesitan que sea muy bueno.

¿Están de acuerdo con el nuevo barrio de Ponent?
No tengo ningún inconveniente, pero fiscalizaré la gran superficie comercial. No la queremos.  

¿Puede tirarse atrás sin indemnizaciones?
No. Los derechos ya están consolidados y, de hecho, hay una licitación pública en marcha. 

Temas

Comentarios

Lea También