Navidad con toque de queda para el 60% de tarraconenses

El TSJC avaló el confinamiento desde la pasada madrugada para medio millón de personas en la provincia y la limitación de encuentros a diez. Sigue el boom de casos de esta sexta ola

Redacción/Agencias

Whatsapp
Un control de Mossos d’Esquadra, en el acceso de la T-11 a Torreforta. FOTO: acn

Un control de Mossos d’Esquadra, en el acceso de la T-11 a Torreforta. FOTO: acn

Más de media provincia vive desde ayer en toque de queda nocturno y así pasará unas Navidades sumidas en la sexta ola de la pandemia, que cabalga sobre la inquietante cepa ómicron. No es la única medida de esta nueva etapa de restricciones pero, junto con la limitación de reuniones a 10 personas, la más controvertida. El Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) avaló ayer la petición del Govern para aplicar ese nuevo confinamiento nocturno, reducir al 70% los aforos en varios sectores y limitar los encuentros sociales a un máximo de 10 personas. 

Los jueces también aceptan mantener el uso del pasaporte Covid, y una vez conseguido este aval judicial, necesario porque se trata de restricciones que afectan a derechos fundamentales, todas las medidas entraron en vigor ayer a medianoche y durante 14 días, esto es, todas las fiestas navideñas. El toque de queda se aplicará en 126 municipios catalanes, los aforos se limitarán al 50% en el interior de la restauración y al 70% en el interior comercios, gimnasios y actividades culturales y deportivas, y desde hoy también estarán cerradas las discotecas. En Tarragona, el toque de queda afecta únicamente a 14 municipios pero al 60% de la población, puesto que están incluidos ahí los más grandes. Son alrededor de 500.000 personas del total de algo más de 820.000 que tiene la provincia. 

Incidencia «en aumento»

Para tomar la decisión, la Sala Contenciosa valoró el informe de la Agència de Salut Pública que acompañaba la petición del Govern, y que expone que la incidencia de la pandemia en Catalunya «sigue en aumento notablemente, una tasa semanal de 521, dos casos por cada 100.000 habitantes», un 28% más que la semana pasada. Citando el mismo informe, el tribunal recuerda que Catalunya está en una fase de alerta 4 sobre 4, lo que «indica que se está en una fase de transmisión comunitaria no controlada y sostenida que puede incidir en las capacidades de respuesta del sistema sanitario». 

Los jueces señalan que la variante ómicron es más contagiosa que las anteriores y que, según el Comité Científico Asesor de la Covid-19 «en Catalunya, los datos actuales, hacen prever que antes de final de año, ómicron ya será predominante, en ausencia de medidas adicionales, se podría llegar a 25.000 nuevos casos diarios en enero de 2022», con más hospitalizaciones. 

También según el Comité Científico exponen que «Catalunya está en una situación muy preocupante de emergencia sanitaria que requiere medidas adicionales de aplicación inmediata y reducir el número de consultas, ingresos hospitalarios y muertes por Covid-19 en la próximas semanas», y que con más restricciones se podría reducir el impacto de ómicron. 

Tras evaluar los informes sanitarios, consideran que las restricciones que propone el Govern son «idóneas para la lucha contra la propagación del virus, en un entorno por lo demás tan caracterizado por las fechas de Navidad, fin y principio de año y Reyes». 

Sobre estas fechas, creen que «la actitud jovial, aglomeración de personas, asociación a la interacción social, dificultad de mantener la distancia social con mascarilla, puede generar un mayor riesgo de contagio por la relajación de algunas cautelas», de manera que ven necesarias las restricciones, considerando también la incidencia de la pandemia. 

Los jueces ven proporcionales las medidas al hacer «la ponderación entre la reducida restricción de derechos que supone las medidas propuestas que se han relacionado y la protección de bienes jurídicos como la salud individual y colectiva y la vida». 

A nivel jurídico, recuerdan que la jurisprudencia del Tribunal Constitucional (TC) fija que las medidas que restringen derechos fundamentales pueden adoptarse si son proporcionales, para lo que debe evaluarse que sean idóneas, necesarias y equilibradas en el sentido de provocar más beneficios al interés general que perjuicios. La decisión se produjo contra el criterio de la Fiscalía. 

También hoy entra en vigor el regreso de la obligatoriedad de la mascarilla en exteriores. La secretaria de Salut Pública de la Generalitat, Carmen Cabezas, sostuvo ayer que volver a la mascarilla obligatoria en espacios exteriores «aporta poco» si no hay aglomeraciones, y defendió las restricciones del Govern para frenar los contagios. En una entrevista en Rac1, afirmó que las medidas buscan frenar la curva de contagios, que esperan contener en unos 15 días, en un momento de «transmisión comunitaria» en el que la variante ómicron ya es la dominante en Barcelona. 

Por otro lado, atribuyó la decisión de la Comisión de Salud Pública de no imponer la cuarentena para contactos estrechos vacunados de contagiados de ómicron a las «dificultades muy grandes de aplicación» que habría supuesto. Advirtió que «esta variante tiene un escape vacunal», si bien los casos detectados son menos graves –la mayoría de hospitalizados siguen siendo de delta–. Mientras, sigue el boom de positivos. Ayer la provincia sumó 866 y Salut comunicó tres fallecidos. 
 

Temas

Comentarios

Lea También