Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

«Necesitamos más mujeres en los ciclos industriales»

Entrevista a Guillem Salvans, Senior Project Manager de la Fundació Bertelsmann. En algunos estudios de las familias de instalación y mantenimiento, el porcentaje de alumnas
está por debajo del 10%. Uno de los objetivos pasa para que la FP dual llegue a los oficios

Núria Riu

Whatsapp
Guillem Salvans, esta semana en la Cambra de Comerç de Tarragona. FOTO: ALBA MARINÉ

Guillem Salvans, esta semana en la Cambra de Comerç de Tarragona. FOTO: ALBA MARINÉ

Guillem Salvans es senior project manager de la Fundació Bertelsmann, una institución que hace más de veinte años llegó a España para impulsar proyectos de reforma y desarrollo de iniciativas innovadoras en el ámbito cultural, social, político, económico y educativo.

Uno de sus prioridades ha sido el impulso de la FP dual y, en este sentido, ha trabajado codo con codo con los institutos y empresas de Tarragona para convertir la experiencia en el sector químico en un caso de éxito. Esta semana la fundación estuvo presente en la primera edición de la Fira de l’FP dual de la Cambra de Comerç de Tarragona.

El representante de una empresa que estaba en la feria afirmaba que «nos estamos disputando a los alumnos». ¿Qué no se está acabando de hacer bien desde la FP dual para que los jóvenes no se decanten para esta opción?

Es un problema sobre todo en el sector de la industria, que tiene una demanda muy importante para la incorporación de profesionales, con plantillas muy envejecidas que deberán reemplazarse generacionalmente. Y la verdad es que no nos acompaña un sistema de formación profesional, con el agravio de que los ciclos que si tenemos implantados en el territorio a menudo no conseguimos llenarlos.

¿Cómo puede solucionarse?

Siendo conscientes de que es un problema estratégico para la economía catalana y del Camp de Tarragona, y como tal necesita soluciones potentes, con un presupuesto.

¿Por ejemplo?

En primer lugar, la formación profesional y, en concreto la FP dual, debe ser difundida y diseminada desde el punto de vista de los jóvenes. De forma que ellos mismos se impliquen en la venta de estos estudios. Y, en segundo lugar, necesitamos incorporar a más mujeres en los ciclos industriales, que ahora tienen una baja matrícula porque tan solo pescamos en el 50% de la población activa, que es la de los hombres.

¿Cómo las atraes?

Es un problema muy complejo ya que los estudios nos dicen que la elección no concreta de un ciclo sino de un campo profesional se configura en edades muy tempranas. Incluso hay quien dice desde la primaria. Creemos que debería hacerse un plan de orientación más a largo plazo y no esperar a tercer y cuarto de la ESO para explicar estas oportunidades. Otra vez estamos en lo mismo. Si esto es estratégico necesita inversiones muy importantes.

En el ámbito universitario las mujeres son minoritarias en las carreras científicas. ¿En el caso de la FP esta diferencia es aún más marcada?

No tengo los datos de los estudios universitarios, pero en ciclos de las familias de instalación y mantenimiento los porcentajes de mujeres están por debajo del 10%.

¿Qué haría para cambiarlo?

Un plan para poner esta situación en el nivel más alto de la esfera política, de forma que estás diciendo que es estratégico para la economía. No es una cuestión educativa. O conseguimos transmitir que hay que despertar estas vocaciones en edades tempranas o no lo conseguiremos. Y otra cosa que puede hacerse, que ya depende del Estado, es que los ciclos tengan unos nombres más atractivos. Si quieres hacer Diseño en Fabricación Mecánica o de Programación de la Producción en Fabricación Mecánica, sinceramente es poco atractivo.

Se hizo una apuesta importante para liderar la implantación de la FP dual en el ámbito del sector químico y empresas auxiliares. ¿Cómo lo valora?

Estamos en la Champions de la FP dual, como mínimo en el ámbito del sector químico. Fue una apuesta estable, ganadora y el tiempo nos ha dado la razón. El grado de dualización de los institutos en la familia química es de las tasas más altas de España y estos programas están funcionando con precisión suiza.

¿Se han detectado necesidades de mejora?

Los problemas que pueden tener son los mismos: la falta de matrículas y de mujeres. Pero el sistema está montado y es un caso de éxito a nivel español y europeo.

¿Y ahora qué?

Necesitamos extender esta idea a otros sectores que a lo mejor no tienen tanta población activa pero que son importantes, como pueden ser los oficios, con mecánicos de coches, instaladores de electricidad o de aires acondicionados. Son sectores que tienen margen de mejora en la modalidad modal y necesitamos, por tanto, más organizaciones sectoriales especializadas que nos ayuden.

¿Hablamos de especializaciones del territorio?

Está claro que estamos de nuevo ante de una apuesta estratégica. Se está haciendo con la química, el turismo y la logística, pero está claro que la oferta de formación profesional debería seguir esta planificación estratégica. No tendría sentido que los sectores económicos identificados como futuros creadores de puestos de empleo no tuvieran oferta de FP en un territorio.

Estamos hablando siempre de las posibilidades de la FP como aquella oportunidad que no acaba de alcanzarse nunca. ¿Por qué?

Hay la ley de 2015 y se está avanzando en la creación de la Agència Pública de Formació i Qualificació Professionals de Catalunya. Es un buen paso ya que defendemos que todo lo que sea fomentar la participación de los agentes sociales y económicos es básico, y también creemos que es bueno que se unifique bajo el ámbito de Presidència, superando la histórica dificultad de entendimiento entre el regulador educativo y el laboral. Es una esperanza ya que rompería muchos vicios de la formación profesional.

Temas

Comentarios

Lea También