Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'No les tratas como a enfermos, aquí la cosa es pasárselo bien'

Marc llevaba tiempo en el paro cuando decidió ofrecerse como voluntario para acompañar a personas con Alzheimer. 'Esto te da la vida', comenta

Norián Muñoz

Whatsapp
Marc Pelejero en el Espai Social de la Fundació Catalunya La Pedrera donde es voluntario. Foto: Lluís Milián

Marc Pelejero en el Espai Social de la Fundació Catalunya La Pedrera donde es voluntario. Foto: Lluís Milián

Marc Pelejero tiene 30 años y llevaba un buen tiempo en el paro, «metido en casa tirando currículums», cuando decidió que tenía que hacer algo útil con ese tiempo que, muy a pesar suyo, le sobraba. Se decidió entonces a convertirse en voluntario.

La primera entidad en responderle fue, justamente, donde colabora ahora, el Espai Social Tarragona de la Fundació Catalunya- La Pedrera. La idea era servir de apoyo en un programa de refuerzo y estimulación para personas mayores con inicios de deterioro cognitivo y físico debido a enfermedades relacionadas con el envejecimiento, especialmente el Alzheimer.

A Marc, que ya había cuidado temporalmente de su abuela con la misma enfermedad, la propuesta no podía parecerle más oportuna: «Ya sabía de qué iba la película», apunta. Además estudió un grado superior de animación turística que le ha venido como anillo al dedo para esta labor.

Como animador de hotel

Este voluntario, que finalmente ha conseguido trabajo remunerado, ha logrado, con la complicidad de la empresa, poder seguir acudiendo dos horas semanales al Espai Social.

Las sesiones suelen comenzar con los usuarios leyendo el periódico y comentando lo que han visto. A partir de allí comienzan los juegos y las actividades, «siempre buscando que usen la cabeza». Lo relata mientras cuenta sonriente que en realidad lo que hace es ser «una especie de animador de hotel».

Si se le pregunta si no es duro tratar con personas que se sabe de antemano que irán sufriendo un deterioro, aclara que nunca les ha visto como enfermos, sino, simplemente, como personas. «Aquí la cosa es pasárselo bien», aclara.

Cuenta que ha vivido más de un momento de esos que le hacen pensar que vale la pena su trabajo. Relata, por ejemplo, que hay una usuaria que alterna días muy buenos con otros en los que está de bajón. Con todo, siempre al final de la sesión les da las gracias y les cuenta lo a gusto que está con ellos. «Esas cosas te dan la vida», reconoce.

Y es que, visto egoístamente, comenta él, no sólo se trata de que estas personas, algunas de las cuales viven solas, tengan compañía y estímulo, sino de la posibilidad que le ha dado esto de volver a sentirse útil. «Yo le recomendaría dar el paso (de convertirse en voluntario) a cualquier persona que esté en el paro. Quedarse encerrado en casa no le hace bien a nadie», apunta.

Cita el viernes que viene

Justamente con la idea de dar a conocer la labor que hacen las diferentes entidades sociales del territorio, la Federació Catalana de Voluntariat Social (www.voluntaris.cat) organiza el viernes que viene el Tast Social en colaboración con el Ayuntamiento de Tarragona. Será desde las 10 hasta las 20 horas en la Rambla Nova.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También