Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

"No tengamos miedo del futuro y usemos robots"

Entrevista a Andrea de las Heras García Ganadora Premi Dow 2019

Carla Pomerol

Whatsapp
De las Heras, ayer, antes de recibir el premio. FOTO: Fabián Acidres

De las Heras, ayer, antes de recibir el premio. FOTO: Fabián Acidres

Pasión es la palabra que mejor define a Andrea de las Heras García. Tiene 23 años, nació en Tarragona y es la ganadora del Premi Dow 2019. De las Heras ha cursado el grado de  Ingeniería Química en la Escola Tècnica Superior de Enginyeria Química (ETSEQ) de la URV. Antes, estudió en la Salle de Tarragona y en el Institut Martí i Franquès. La joven tarraconense hizo un Erasmus en Praga y actualmente realiza prácticas extracurriculares en Dow, en Holanda.

¿De qué habla su trabajo premiado?

Sobre cómo la industria 4.0 cambiará la industria química. Se trata de la cuarta revolución industrial. Alguna cosa está ocurriendo que nos hará más productivos. He enfocado mi trabajo en tres pilares fundamentales: el cliente, la sostenibilidad y, lo más importante, la seguridad del trabajador.

¿Qué es la cuarta revolución industrial?

Son todas las tecnologías que tenemos al abasto, desde los robots, el wifi o las impresoras 3D. Es interesante ponerlas todas en común para hacer un mejor producto, más seguro y más sostenible.

¿Y qué conclusiones ha sacado de la investigación?

Que nos queda mucho por hacer. Algunas de estas tecnologías ya existen, pero aparecerán e nuevas. Por eso debemos implementarlas todas en la industria. Utilicemos robots y drones, no tengamos miedo del futuro. Se trata de elementos que creamos los humanos para ayudarnos a nosotros mismos.

¿Por qué ha ganado su trabajo?

Creo que es un reconocimiento al esfuerzo que hay detrás, como mis aprendizajes, mi experiencia internacional y mis proyectos, dentro y fuera de la universidad.

¿Cuándo empieza su aventura con la ingeniería química?

Nunca tuve clara mi vocación, aunque sabía que quería ser ingeniera. Me gustan mucho las matemáticas, la física y la tecnología. Dudaba sobré la especialización. Pero he nacido y crecido en Tarragona y soy muy consciente de lo que aporta la industria química en el territorio. Tenía claro que quería dedicarme a algo que aportara soluciones a mi ciudad y mi entorno. La industria química era mi destino.

¿Cómo valora los estudios en la ETSEQ de la URV?

Desde el día uno sabía que estaba en una buena facultad. Pero realmente me di cuenta de lo que tenemos en casa cuando me he ido fuera y he conocido otra gente y otras universidades. Y hay diferencia. Aquí, los estudios están totalmente adaptados a la industria y se fomenta mucho el trabajo en equipo y el liderazgo.

¿Cómo se imagina su futuro?

He estado muy a gusto haciendo prácticas en Dow. El ambiente internacional y multicultural me ha gustado mucho. Me imagino de aquí a diez años trabajando en esta misma compañía, pero quizás con otro rol totalmente distinto.

¿Es complicado ser mujer en este ámbito?

Mi experiencia es muy positiva, pero soy consciente de que he tenido mucha suerte. Todas deberían vivirlo como yo.

¿Qué es necesario para desarrollar los estudios de ingeniería química?

Ser una persona abierta, con ganas de encontrar soluciones a los problemas, versátil y dinámica. Y lo más importante: querer aprender.

¿Qué supone este premio para usted?

Es una gran motivación para continuar mi carrera y un gran reconocimiento porque me he esforzado mucho. La oportunidad laboral es increíble. Con este premio consigo una plaza dentro de la empresa. 

¿Y después?

Siempre he pensado que, después de formarme en una industria, me gustaría hacer un Máster de Dirección de Empresas.

Temas

Comentarios

Lea También