Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

'Nos cogieron aleatoriamente y dijeron que cantábamos puta España'

Un seguidor del Nàstic es juzgado por cantar 'Els Segadors' en un partido de Copa del Rey en diciembre de 2013 en Mestalla

Núria Riu

Whatsapp
Los hechos sucedieron en la cola de acceso al campo de Mestalla. FOTO GOOGLE MAPS

Los hechos sucedieron en la cola de acceso al campo de Mestalla. FOTO GOOGLE MAPS

Marc Ferré declaró ayer por la mañana en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Tarragona por un supuesto caso de injurias, de acuerdo con la Ley de Violencia en el Fútbol. Los hechos sucedieron en València, el 19 de diciembre de 2013 en la cola de acceso al campo de Mestalla, cuando el Nàstic de Tarragona se disponía a jugar el partido de vuelta de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey.

Ferré, que tenía 23 años, viajó como socio del Nàstic con un grupo de amigos en la expedición organizada por el club. «Era el último día del trimestre, incluso nos saltamos la última clase para celebrarlo», explica Ferré. El partido de ida en Tarragona había acabado con empate a cero, por lo que más de una docena de autobuses viajaron para acompañar a los de Vicente Moreno.

«Era hora punta y había un embotellamiento, por lo que llegamos justo para recoger la entrada y ponernos en la cola», sigue explicando este seguidor. Recuerda que estaba lloviendo a cántaros y que «mientras hacíamos cola estábamos cantando el himno del Nàstic, de independencia y Els Segadors ». Fue en este momento de euforia cuando «un policía señaló a un chico y después también a mí y nos dijo que le acompañáramos al furgón. Había varios agentes. No nos dijeron el porqué, pero repetían que lo que habíamos hecho era muy grave. Nosotros no teníamos ni idea de a qué se referían, pero dijeron que estábamos cantando ‘puta España’ y ‘puta València’». Dice que estaban en la puerta del equipo visitante, por lo que no había seguidores del otro equipo, y en ningún momento hubo algún tipo de altercado. «Estábamos cantando al aire libre, sin ir en contra de ninguna persona o de la autoridad», añade.

Ambos jóvenes estuvieron retenidos en el furgón unos treinta minutos. Les retiraron la entrada y les entregaron una propuesta de sanción que podía ir desde los 3.000 euros a los 60.000. También les prohibían acceder a un estadio de fútbol durante un periodo de seis meses.

Tras el primer recurso, los agentes ratificaron los hechos. Y a finales de febrero del año pasado, y después de un segundo recurso, les avisaron de que ya debían cumplir la sanción administrativa. El otro seguidor decidió pagar los 3.000 euros de multa, mientras que Marc Ferré decidió seguir por la vía judicial y presentó un contencioso-administrativo. «Nos culpan de una cosa que no habíamos hecho. Estábamos haciendo cola unas mil personas y cogieron a dos aleatoriamente», asegura. Este hincha es rotundo: «Fins al final », concluye.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También