Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Objetivo: transformar el sistema educativo actual

Más de una treintena de centros tarraconenses se han sumado al programa Escola Nova 21, una alianza de escuelas que trabaja en la renovación pedagógica y que tiene una duración prevista de tres años

Cristina Sierra

Whatsapp
Las escuelas han implementado progresivamente las pizarras electrónicas en las aulas. FOTO: DT

Las escuelas han implementado progresivamente las pizarras electrónicas en las aulas. FOTO: DT

El sistema educativo actual necesita un cambio, una actualización para adaptar las nuevas tecnologías en unas aulas en las que cada vez hay menos libros y más ‘tablets’. Con este objetivo nació hace un par de años Escola Nova 21, un proyecto del Centre Unesco y la Fundació Bofill que busca transformar la educación catalana.

Cerca de 480 centros de toda Catalunya participan en este programa. De ellos, 25 son los impulsores y una treintenta forman parte de la muestra representativa. El resto, trabajan en red para implementar las competencias que respondan a las necesidades educativas. En la provincia de Tarragona hay más de treinta escuelas que se han sumado a esta prueba piloto que cuenta con el apoyo del departamento de Ensenyament, de la Federació d’Associacions de Mares i Pares d’Alumnes (Fapac) y de la Federació de Moviments de Renovació Pedagògica. 

Una de ellas es Lestonnac-l’Ensenyança, que forma parte de la red. Desde el centro apuntan que «participan en los encuentros que se organizan con otros colegios participantes de esta iniciativa y cooperan para contribuir en la actualización educativa». 

En estas reuniones también colabora la Escola Elisabeth de Salou. Su director, Enric Masià explica que no implementaran todas las ideas aprobadas, sino que son partidarios de escoger aquellas que se puedan aplicar en un futuro cercano. «Creo que es interesante trabajar en este modelo pedagógico. Centrarse en la innovación para mejorar el aprendizaje es siempre positivo y nosotros adoptaremos las medidas que consideremos como las mejores para introducirlas en nuestro centro», afirma el director.

La escuela La Canaleta  de Vila-seca y el Col·legi El Carme de Tarragona son otros de los centros tarraconenses que pertenecen a la red que busca y consensua nuevas metogologías para el sistema educativo catalán. 

Tres fases
Escola Nova 21 ofrece desde el primer días herramientas para seguir con éxito el camino hacia la innovación escolar y desarrollar competencias para la vida para dar respuesta a los retos individuales y colectivos. Integra los cuatro pilares de aprendizaje propuestos por la UNESCO: aprender a conocer, a hacer, a convivir y a ser. 

El programa se creó en 2016 y tiene una duración prevista de tres años. Cuando acabe, quedará en manos de la Generalitat para decidir si se implementan o no las medidas que han propuesto los casi 500 centros catalanes. 

Actualmente, las escuelas están construyendo una hoja de ruta para el cambio a través de actividades y dinámicas con el claustro y la comunidad, y los profesores participan en formaciones intensivas en los centros impulsores. Durante este curso también se ha empezado a hacer cambios estructurales en los programas de estudios, metodologías y sistemas de avaluación.

Para el próximo curso, el calendario establece que los centros adopten las medidas que garanticen la sostenibilidad de los cambios que han puesto en funcionamiento este año. El objetivo final es el que el alumno, independientemente de su contexto y condiciones, pueda disfrutar de experiencias y aprendizajes empoderadores que le permitan desarrollar su proyecto de vida con sentido, dignidad y bienestar. 

Temas

Comentarios

Lea También