Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Tarragona Tienes una cita con...

Orión Picó: «Si gano el reality, haré gira por Italia y luego me volveré a Tarragona con los míos»

Compite en un programa italiano y quiere consolidarse como bailarín. La relación con sus compañeros «no es fantástica»

Pablo Latorre

Whatsapp
Tiene 21 años y es original de Tarragona. Protagonizó El Cascanueces en 2016 y 2017.

Tiene 21 años y es original de Tarragona. Protagonizó El Cascanueces en 2016 y 2017.

Talento sin límite. Este tarraconense empezó a bailar a muy temprana edad siguiendo los pasos de su madre, Artemis Plaja. Con solo 21 años ha ganado competiciones por todo el mundo y hasta ha impresionado a la directora de danza de la Ópera de París, Brigitte Lefevre. Ahora está en Italia, donde participa en el reality de música y danza Amici, que ven unos 4 millones de telespectadores. Es uno de los grandes favoritos y se juega 100.000 euros.

¿Cómo vives el programa?

La experiencia es muy bonita. La visibilidad que nos da Amici es enorme y estoy rodeado de gente que aprecia mucho la danza. También es incierto, porque no sabemos lo que va a pasar cada día. Nos hacen aprender dos o tres coreografías cada semana, aunque puede que no las presentemos en la gala semanal. Realmente vivo para el baile y el programa, pues si no estás al 100%, te quedas atrás.

¿Que sea un reality de TV influye en la manera de competir?

Sí, y mucho. Los profesores nos critican los fallos y los comentarios positivos no existen, porque es ‘como debemos hacer las cosas’. Si asimilas lo que te dicen, aprendes una barbaridad. He sabido aceptar bien las críticas ‘negativas’. Entiendo que si me corrigen es porque saben que puedo hacerlo. Realmente no son todo flores, pero yo lo hago con gusto las 12 horas de trabajo que estamos allí cada día.  

¿Cómo es la relación con tus compañeros?

No podemos decir que sea fantástica, principalmente porque estamos compitiendo. No es sencilla, pues existen las envidias. Me llevaba bien con casi todos, hasta que en una gala me votaron todos para expulsarme. No tuvieron esa suerte porque los profesores me salvaron. En ese momento casi lloro de la emoción, pero a mis compañeros no les gustó. Desde entonces he sufrido un poco de ‘bullying’, pero entiendo que forma parte de la competición.

Además de las grabaciones, ¿el reality influye en tu día a día?

Sí. Solo hay que ver las redes. Me fui de aquí con 400 seguidores en Instagram y ahora tengo 26.000 y una fan page. Increíble. Cuando salgo a la calle allí, para ir a comprar en mi tiempo libre, la gente me conoce y me llama por mi nombre. Recibo muchos mensajes de apoyo y eso es lo que realmente me recompensa, porque un bailarín baila para el público. No necesitas más. Sin duda, la televisión te catapulta a la cima, pero solo los buenos se mantienen.

¿Qué tienes pensado si ganas?

No lo sé exactamente. Si ganara me gustaría mantenerme en forma como hasta ahora y seguir bailando. Intentaría hacer tour por toda Italia, ya que allí es donde ahora me conocen y creo que tendría la posibilidad. También pienso en seguir como profesional en ese programa, porque algunos exconcursantes se han quedado. Y si después de todo me va bien, volvería a Tarragona con los míos. Daría mi sueño por cumplido.

Temas

Comentarios

Lea También