Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

PSC, PP y Unió estudian fichar sin concurso al gerente urbanístico

Alejandro Fernández considera que a la persona escogida ´deberá cobrar a la altura de las circunstancias´

Octavi Saumell

Whatsapp
Josep Fèlix Ballesteros, Alejandro Fernández y Josep Maria Prats, el pasado . Foto: Lluís Milián

Josep Fèlix Ballesteros, Alejandro Fernández y Josep Maria Prats, el pasado . Foto: Lluís Milián

El alcalde de Tarragona, Josep Fèlix Ballesteros (PSC), anunció durante el encuentro que el pasado viernes organizó el Diari en la playa de la Arrabassada junto a Alejandro Fernández (PP) y Josep Maria Prats (Unió) que «este mandato no nos temblará el pulso a la hora de tomar decisiones, aunque éstas generen polémica». Sin lugar a dudas, una de las primeras podría ser la incorporación del nuevo gerente del área de Urbanisme, ya que las tres formaciones del nuevo equipo de gobierno se muestran dispuestas a realizar la contratación sin llevar a cabo la convocatoria de un concurso público.

Estas intenciones anunciadas por parte del nuevo gobierno tripartito de la Plaça de la Font son especialmente significativas después de la polémica que, hace años, comportó el intento de fichaje del entonces director general de Urbanisme de la Generalitat de Catalunya, Joan Llort. En 2010, el alcalde Ballesteros anunció públicamente su voluntad para incorporar al experto tarraconense, al que calificó como el «Messi del urbanismo». Pese a ello, la situación generada derivó en la renuncia de Llort a presentarse al cargo, por lo que la plaza quedó vacante. Ya en 2014, el Consistorio convocó el concurso público para cubrir la plaza remunerada con 87.000 euros brutos anuales. Pese a ello, sólo se presentaron tres aspirantes, que no fueron del agrado del equipo de gobierno, por lo que la convocatoria quedó desierta. Por ello, ahora el nuevo ejecutivo valora cubrir la vacante de forma directa, sin pasar por ningún proceso selectivo.

 

‘Queremos a un top’

«No necesitamos a un trabajador municipal, sino a un gran motor y al mejor visionario del urbanismo de la ciudad. Queremos a una persona que sea un top en la materia», remarcó Josep Fèlix Ballesteros durante el encuentro que mantuvo con este periódico.

Asimismo, el máximo representante del Consistorio tarraconense puso de manifiesto que, para determinar el nombre del futuro gerente, «nos tomaremos el tiempo que sea necesario, porque se trata de una vacante clave, que la ciudad necesita para poder desarrollar el nuevo POUM».

Ballesteros asegura que con la incorporación del concejal Josep Maria Milà «la plaza del gerente queda un poco en segundo plano, pero se trata de un puesto que debemos cubrir a corto plazo». En este sentido, y sobre la fórmula a aplicar para materializar la incorporación, el alcalde se mostró enigmático, a la vez que abrió la puerta ante la posibilidad de eludir la convocatoria de oposiciones para el cargo.

«¿Si se hará por concurso público? El fichaje se hará por la vía que consideremos más oportuna. Hay incorporaciones en las que importa menos la fórmula que se lleve a cabo –que lógicamente debe ser legal– pero lo prioritario es tener la capacidad para incorporar conocimiento y valor para la ejecución del nuevo POUM» afirmó el alcalde.

Pese a ello, el político socialista asegura que intentará que el nombre escogido «sea aceptado por el máximo consenso posible y, si puede ser por unanimidad, mucho mejor». Pese a ello, Ballesteros indicó que «aún no tenemos a nadie en la cabeza, a la vez que lamentó que «se trata de una figura con la que deberíamos contar desde hace tiempo».

 

‘Nombre de consenso’

Por su parte, el nuevo concejal de Presidència y primer teniente de alcalde, Alejandro Fernández (PP), remarca que «en el 99% de los casos considero que debe organizarse un concurso público, pero en este puesto concreto buscamos a un top absoluto», por lo que considera que «primera deberá consensuarse el nombre, que no será fácil».

A juicio del político conservador, la persona que ocupe la plaza de la gerencia urbanística «debe compartir la visión que tiene el equipo de gobierno», a la vez que debería contar con «contactos, experiencia y la capacidad para poder hacer realidad esta idea de ciudad». El primer teniente de alcalde tiene claro que «encontrar a una figura de estas características no será fácil», por lo que sería partidario de «retribuir como se merece» al futuro gerente. «No podemos fichar a una persona de primerísimo nivel y pagarle, en cambio, como si fuera un profesional de cuarta división», afirma el número ‘2’ del nuevo gobierno municipal.

Finalmente, el portavoz del grupo municipal de Unió Democràtica de Catalunya y cuarto teniente de alcalde, Josep Maria Prats, remarca que la incorporación de un gerente urbanístico «es clave» para el área municipal de Territori, ya que «una orquesta debe tener a un director». Según el concejal democristiano, «por suerte, tenemos a Josep María Milà –que es el mejor edil que podríamos tener– pero la gerencia es necesaria».

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También