PSC y Cs exigen «ver números» para negociar el presupuesto de Tarragona

El gobierno municipal inicia las reuniones con la oposición, en las que no entra al detalle de las cuentas para 2022 

Octavi Saumell

Whatsapp
Imagen del pleno presencial del pasado 27 de septiembre, el primero en 18 meses. FOTO: Pere Ferré

Imagen del pleno presencial del pasado 27 de septiembre, el primero en 18 meses. FOTO: Pere Ferré

Mientras que En Comú Podem ha acelerado y ya ha puesto sobre la mesa sus primeras condiciones para negociar el presupuesto de 2022 –que el gasto social sea el 20% del total–, PSC y Ciutadans apuestan de momento por seguir a rueda y exigen al gobierno municipal (ERC, Junts y CUP) «ver números» para poder abordar las cuentas del próximo año. De hecho, ambas formaciones, que votaron en contra de las previsiones económicas para 2020 y 2021, han mantenido ya un primer contacto con el concejal de Serveis Centrals, Jordi Fortuny (ERC), en los que tanto socialistas como liberales lamentan que estos «han sido muy preliminares, sin concreciones y solo con una visión global de la situación», según detallaba ayer la portavoz del PSC, Sandra Ramos. «Nos dicen que el presupuesto será muy parecido al de este año, pero no nos dan ningún número ni ningún documento. Hay poco margen de maniobra, así es difícil poder hablar nada», lamenta la edil del principal partido del Saló de Plens. 

Sandra Ramos (PSC): «Los contactos han sido preliminares, sin concreciones y solo con una visión global de la situación»

Por su parte, Lorena de la Fuente (Cs) remarca que el primer contacto con Esquerra «ha sido demasiado genérico, sin facilitarnos ningún esbozo, por lo que no sabemos nada sobre su contenido», un hecho que «preocupa» a la formación naranja porque «estamos ya a mediados de octubre y no tenemos ningún documento. De esta forma será muy complicado poder llegar a un acuerdo», avanza la portavoz de Cs. 

Falta un voto
A día de hoy, al ejecutivo de la Plaça de la Font le falta un voto para poder tener garantizada la estabilidad presupuestaria de 2022. Los 13 concejales del gobierno son insuficientes, por lo que las opciones pasan prioritariamente por los Comuns, que también quieren acordar un «plan de reconstrucción social». Un hipotético «no» de Carla Aguilar, nada descartable por el polémico divorcio del pasado mes de junio aunque tampoco imposible, obligaría al alcalde Ricomà (ERC) a  dar un volantazo y buscar algún nuevo apoyo fuera del gobierno local. Y este extremo pasaría por el PSC –una posiblidad que el líder republicano enfría pese a que reivindica la «fórmula Barcelona»– o, según algunas voces, Ciutadans, que se ha abstenido en la mayoría de votaciones en las empresas municipales.

Lorena de la Fuente (Cs): «Estamos en octubre y no tenemos números. Así es muy complicado poder llegar a un acuerdo»

Sin embargo, parece muy poco probable que los naranjas «salven» las cuentas del mayor ayuntamiento independentista de Catalunya. Para poder optar a algo, sin embargo, Lorena de la Fuente exige «desencallar definitivamente los principales proyectos y problemas de la ciudad», mientras que el PSC quiere una mayor apuesta «por los planes de ocupación, la renovación del transporte público y tener de una vez las ideas claras en servicios sociales». La cuenta atrás para las cuentas ya ha empezado, y todo parece indicar que la resolución, si la hay, no será hasta la photo finish.   

Temas

Comentarios

Lea También