Tarragona Política

PSC y ERC son «optimistas» tras los primeros contactos con los Comuns

Socialistas y republicanos están dispuestos a iniciar el mandato gobernando en minoría el próximo 15 de junio 

Octavi Saumell

Whatsapp
Josep Fèlix Ballesteros y Pau Ricomà, con Carla Aguilar Cunill ante la presencia de Dídac Nadal, en un debate electoral. FOTO: Alfredo González/DT

Josep Fèlix Ballesteros y Pau Ricomà, con Carla Aguilar Cunill ante la presencia de Dídac Nadal, en un debate electoral. FOTO: Alfredo González/DT

PSC y Esquerra Republicana tienen «buenas sensaciones» para liderar la ciudad tras la primera semana de negociaciones con En Comú Podem. Así lo aseguran las dos formaciones, cuando ya solo falta poco más de una semana para que el próximo 15 de junio sea investido como alcalde o bien Josep Fèlix Ballesteros o bien Pau Ricomà.  

Después de una primera semana de reflexión tras las elecciones municipales del pasado 26 de mayo –que dejaron un panorama muy fragmentado en el Saló de Plens, con un empate técnico entre PSC y ERC resuelto a favor de los primeros por un estrecho margen de 447 votos–, durante los últimos días se han intensificado los contactos entre las tres formaciones, esto sí, sin que PSC y ERC hayan coincidido en ningún encuentro. De hecho, más allá de los mensajes por whatsapp, Ballesteros y Ricomà no han mantenido ningún tipo de conversación para abordar un hipotético acuerdo. 

«BCN no influirá»
Por ello, y con Carla Aguilar Cunill como epicentro, los alcaldables de PSC y Esquerra buscan llegar a un acuerdo con los Comuns para asegurar, por una parte, la investidura de dentro de ocho días y, por otro, abordar una posible gobernabilidad con un acuerdo estable, que comportaría que a los siete concejales socialistas o republicanos se les añadirían los dos que sumó En Comú Podem: Carla Aguilar Cunill y Hermán Pinedo. 

El PSC descarta repetir el pacto con el PP en  caso de que Ballesteros pueda ser investido

«Hay muy buena sintonía. Las conversaciones han ido bien, pero todo esto requiere de un proceso de maduración, con paciencia y mucha generosidad», indican fuentes del partido con sede en la calle Ramón y Cajal, las cuales añaden que el PSC estaría dispuesto a «cambiar la estructura y los objetivos» del último mandato, en el que la formación liderada por Josep Fèlix Ballesteros     –que tenía nueve representantes– gobernó con los cuatro ediles del PP. 

«Hasta la semana que viene no se decidirá nada. Ahora bien, tenemos claro que el posible pacto que pueda haber en Barcelona no influirá. Tarragona y la Ciutat Comtal tienen dinámicas diferentes, y no permitiremos que seamos motivo de un cambio de cromos. Nuestra alcaldía es una cosa demasiado seria como para que sea motivo de una negociación general con otras administraciones», resaltan las fuentes socialistas consultadas por este periódico. 

Pau Ricomà (ERC): «Nos hemos reunido con Carla Aguilar y la sensación es que todos tenemos claro que esto va de cambio»

De hecho, para la próxima semana están agendadas nuevas reuniones «en las que ya se hablará sobre la forma que tendría el gobierno municipal y quién formaría parte de él, ya que hasta la fecha solo hemos puesto sobre la mesa objetivos generales y los ejes programáticos», remarcan las mismas fuentes, que descartan repetir el acuerdo de gobierno con el PP en caso de que Ballesteros sea investido. «Apostamos por un Pacte de Progrés», resaltan.  

ERC: «Avanza adecuadamente»
Por su parte, el candidato de ERC a la investidura, Pau Ricomà, detalla que las primeras conversaciones con los Comuns «avanzan adecuadamente», y recuerda que, durante la pasada campaña electoral, «el cambio fue el tema principal», por lo que considera que «ahora sería una decepción que no pudiera ser una realidad» cuando ERC, JxTGN, CUP y Comuns suman la mayoría absoluta del pleno municipal. 
«Con Carla Aguilar nos hemos reunido y la sensación es que todos somos muy conscientes de que esto va de cambio. Hemos conversado sobre Tarragona y la verdad es que, según se pudo ver en los debates, tenemos muchas coincidencias programáticas», indica el político independentista. 

Ricomà asegura que, a corto plazo, el objetivo principal es tener los votos para la investidura. «Sabemos que para el 15 de junio puede ser muy justo. Si es así, no nos daría miedo iniciar el mandato con siete concejales y negociar posteriormente un gobierno», afirma Ricomà, en una postura que es compartida por el PSC. Todo se decidirá en la foto finish. 

Temas

Comentarios

Lea También