Más de Tarragona

PSC y Vox se disparan en Ponent y ERC gana a Junts en el centro de TGN

El PSC ganó de nuevo las autonómicas tras superar a Cs en Ponent, donde también se disparó Vox. ERC hizo lo mismo con Junts en el centro

OCTAVI SAUMELL

Whatsapp
Imagen de las elecciones en Tarragona. Pere Ferré

Imagen de las elecciones en Tarragona. Pere Ferré

Como ya hiciera en las Generales y Municipales de 2019, el PSC basó su victoria del pasado domingo en la ciudad de Tarragona en la recuperación de sus tradicionales feudos: los barrios de Ponent, Sant Salvador y Sant Pere i Sant Pau. La candidatura de Rosa Maria Ibarra y Rubén Viñuales rozó el 40% de los votos en Campclar y Bonavista, logró el 36% en Torreforta y superó el 30% en Sant Salvador, unos números que, junto con el 26% en Sant Pere i Sant Pau, le permitieron imponerse en la ciudad con más del 24,5% de los sufragios y un total de 11.520 apoyos. Los socialistas hicieron una OPA hostil a Cs, que solo logró superar el 10% en Bonavista, cuando el 21 de diciembre de 2017 había sumado más del 50% en el perímetro de la ciudad. En total, los naranjas perdieron más de 22.000 votos y un 80% del porcentaje de los apoyos que recibieron en las elecciones convocadas tras la aplicación del 155.

Pese al dominio socialista, lo cierto es que Vox también se disparó en la mayoría de barrios, siendo segunda fuerza, por ejemplo, en Torreforta, Campclar y Bonavista –con más del 20% de los votos–, mientras que fue la tercera formación más votada en Sant Pere i Sant Pau y Sant Salvador. Asimismo, cabe destacar que los de Isabel Lázaro se auparon a la cuarta plaza en los dos Nous Eixamples, un hecho que les permitió quedar solo por detrás de PSC, ERC y Junts en el global de la ciudad, con 5.612 votos y el 12% de los sufragios. Los de ultraderecha sumaron 2.000 votos más que un PP que, pese a quedarse sin representación, subió un 1,6% su porcentaje de voto.

Llevant, para Junts

En el otro lado de la balanza, Esquerra consolidó la segunda plaza que obtuvo hace tres años gracias a su dominio en el centro de la ciudad, una circunstancia que ya le permitió en 2019 impulsar a Pau Ricomà a la alcaldía. Los republicanos ganaron este 14 de febrero en la Part Alta, Eixample, Barris Marítims y los Nous Eixamples con cuotas de voto superiores al 20%, sumando 8.899 avales y el 18,9% del total.

Por su parte, la división con el PDeCAT perjudicó a Junts per Catalunya, que en esta ocasión solo logró imponerse en Llevant, una zona donde superó el 20%. Los de Albert Batet fueron la tercera fuerza en el centro, pero volvieron a hundirse en Ponent, donde no llegaron ni al 5% de los votos. Por su parte, el Partit Demòcrata fracasó en su primera cita con las urnas en la capital de provincia, quedándose en un escaso 1,8% de los votos.

Finalmente, la CUP sumó casi los mismos votos que en 2017 –cuando hubo un 29% más de participación– mientras que los Comuns cayeron un 0,68%, siendo el séptimo partido de la ciudad.

Temas

Comentarios

Lea También