Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Parc de Nadal de Tarragona: Divertir y enseñar, objetivo cumplido

Cerca de 23.000 personas han pasado por el Parc de Nadal, que cierra hoy tras nueve días abierto. Los organizadores destacan el cambio de ubicación del escenario como punto positivo ocio

Carlos Domènech Goñi

Whatsapp
Un grupo de niños y niñas aprende a cuidar a los animales gracias al taller de veterinaria. FOTO: PERE FERRÉ FOTO: PERE FERRÉ FOTO: PERE FERRÉ

Un grupo de niños y niñas aprende a cuidar a los animales gracias al taller de veterinaria. FOTO: PERE FERRÉ FOTO: PERE FERRÉ FOTO: PERE FERRÉ

El gran reto para los docentes es, la mayoría de las veces, conseguir que sus alumnos se diviertan a la vez que aprenden alguna cosa. Entretenimiento y didáctica. Una combinación difícil que han conseguido «con creces» los treinta talleres que forman el Parc de Nadal de Tarragona. Así lo aseguraba la responsable de producción y comunicación del Club dels Tarraconins, Elena Gavaldà.

«Hemos estrenado 17 talleres y la valoración es totalmente excelente», expresaba Gavaldà. Una de estas novedades se encontraba nada más entrar al recinto, bajo un gran cartel de Ematsa. «Éste ha sido uno de los talleres más concurridos, puesto que era capaz de absorber a más cantidad de participantes», explicaba. En él, los asistentes conocían los detalles del ciclo urbano del agua.

Dos de los monitores que se han encargado de su funcionamiento, Jessica y Medhi, aseguraban que «se trata de un taller diferente en el que los niños y las niñas han aprendido mucho. Incluso algunos padres se quedaban a escuchar las explicaciones y aprendían con nosotros».

Otro de los espacios más transitados ha sido el que ha organizado la Cia Passabarret, en el que los participantes se iniciaban en el mundo circense. Gemma Polo, una de las monitoras del taller, destacaba que «aquí los niños y las niñas no se aburren porque tienen muchos instrumentos para aprender. Si se cansan de uno, pueden usar otro». Según detallaba, por la carpa han pasado alrededor de 350 asistentes cada día.

‘Dignificar al artista’

Dignificar al artista era el principal objetivo del cambio de ubicación del escenario, que ha pasado del centro del recinto al final del mismo, tras los talleres. «Hemos conseguido rebajar la tensión y el ruido, pero sobretodo dignificar las actuaciones de los artistas que han venido al Parc», expresaba Gavaldà. Además, según añadía, «los talleres también se han visto beneficiados porque no tenían que soportar un ruido extra». Esta iniciativa también ha sido agradecida por los padres, que han podido participar en los espectáculos con los más pequeños.

Por otro lado, el Palau Firal i de Congressos también ha visto alterada la decoración habitual. Normalmente, los colores corporativos del Club dels Tarraconins inundaban el recinto durante el Parc de Nadal, pero este año no ha sido así. «Elegir de temática el mar nos ha permitido pasar de los naranjas y amarillos a los azules y verdes más oscuros», detallaba Gavaldà. Con este movimiento, «el ambiente era mucho menos intenso y bastante más relajante que en ediciones anteriores».

El objetivo de los organizadores es mantener una temática concreta cada año. En esta edición ha sido el mar, pero la de la próxima todavía está por determinar. El Parc de Nadal cerrará esta temporada con un balance de unos 23.000 asistentes y 17 nuevos talleres, unas cifras bastante parecidas a las de otros años teniendo en cuenta que ha abierto una tarde menos.

Temas

  • TARRAGONA

Lea También