Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pasión por los invertebrados

Los más pequeños de la casa descubrieron, junto a sus familiares, el fascinante mundo de los animales invertebrados en una actividad en el CaixaForum donde pudieron observarlos muy de cerca

Irene Rubió

Whatsapp
Uno de los participantes en la actividad realizada ayer en el CaixaForum mostrando al escarabajo rinoceronte. FOTO: PERE FERRÉ

Uno de los participantes en la actividad realizada ayer en el CaixaForum mostrando al escarabajo rinoceronte. FOTO: PERE FERRÉ

Durante este fin de semana, el CaixaForum de Tarragona acogió la exposición ‘Explora: Sis o més potes’; una actividad en la que las familias inscritas pudieron conocer un poco más acerca del interesante mundo de los invertebrados.

La muestra acogió diferentes insectos, arácnidos y crustáceos; desde inofensivas mariposas, hormigas y escarabajos, hasta las especies más temidas como las tarántulas y los escorpiones.

Los más pequeños de la casa pudieron no sólo observar a estos invertebrados bien de cerca, sino que además pudieron sentir como se movían entre sus manos.

Los invertebrados que formaban la muestra eran todos animales vivos y destacaban por ser especies exóticas, difíciles de ver, por no decir casi imposibles, en ecosistemas cercanos.

Las especies más exóticas fueron las que más llamaron la atención de las familias que pasaron este fin de semana por el CaixaForum.

Uno de las primeros invertebrados que pudieron conocer y tocar los asistentes a la actividad fue un insecto hoja. En su expositor fue prácticamente imposible de ver, ya que se camuflaba perfectamente entre los elementos del terrario.

Enric y Carles, fueron dos de los niños que pudieron tener al insecto hoja entre sus dedos. «Era de un color verde y marrón, y tenía unas patas largas que hacían cosquillas», explicaban los pequeños después de haber sostenido al invertebrado.

El siguiente insecto que adultos y niños pudieron ver y tocar fue un coleóptero, concretamente un escarabajo rinoceronte; un animal espectacular, de gran tamaño comparado con las especies que estamos acostumbrados a ver en bosques mediterráneos.

Lo que más sorprendió a los más pequeños de este invertebrado fueron lógicamente sus cuernos.

Otro de los insectos que el especialista en invertebrados y coordinador de la actividad, Sergi Romeu, mostró a las familias fue un milpiés. Un animal demasiado asustadizo que se enroscó al salir del expositor y al que fue muy difícil poder tocar.

Pero, sin duda, el invertebrado más esperado y la estrella de las sesiones de esta actividad de fin de semana fue sin duda alguna la tarántula.

Algunos de los niños la miraban con admiración, pero con miedo a tocarla. Otros en cambio se morían de ganas por tenerla entre las manos. Por desgracia sólo los adultos pudieron sostener al animal, ya que la tarántula para que se quede quieta debe estar en las palmas de las manos, y las de los niños eran demasiado pequeñas para que el animal reposase.

Rafael Roca fue uno de los niños que se quedó con las ganas de poder tener la tarántula entre sus manos. «Aún tiene las manos muy pequeñas y no ha podido cogerla, pero igualmente le ha gustado mucho la actividad», comentó su madre, Pilar Perera al finalizar el pase al que asistieron.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También