Más de Tarragona

Patinetes abandonados a su suerte por toda Tarragona

Incivismo. Pese a la tecnología que ponen las empresas, abundan los patinetes mal aparcados

NORIÁN MUÑOZ

Whatsapp
Un patinete mal aparcado ayer por la tarde en la calle Pau Casals. FOTO: ALBA MARINÉ

Un patinete mal aparcado ayer por la tarde en la calle Pau Casals. FOTO: ALBA MARINÉ

Diez de la mañana, andén de la estación de autobuses. Una mujer que acaba de llegar de viaje con un bulto enorme se enreda con un patinete de alquiler que alguien ha dejado mal aparcado en una columna. A unos diez pasos está el párking donde el usuario del vehículo en cuestión podría haberlo dejado bien.

Bastan unos minutos para encontrar hasta cinco patinetes abandonados solo en el entorno de la estación pese a que la terminal cuenta con dos aparcamientos; ambos con sitio de sobra.

La escena se repite por toda la ciudad. Encontramos patinetes mal aparcados en medio de la acera en plena Rambla, en farolas, árboles, en la playa... Y hasta dentro de El Corte Inglés, al lado de las escaleras mecánicas.

En todos los casos se puede constatar que no es por falta de sitios para aparcar. De hecho, esa fue una de las condiciones que impuso el Ayuntamiento a las empresas para comenzar a operar en la ciudad: instalar tantas plazas como vehículos pueden colocar en la calle. En total, entre las tres empresas de alquiler han colocado 1.500 plazas y la cuarta que comenzará a operar está colocando 500 más. En resumen, no se trata en ningún caso de falta de espacio o de que no estén distribuidos por la ciudad.

Tecnología vs. incivismo

Cuando las empresas de alquiler de patinetes eléctricos llegaron a Tarragona la experiencia de otras ciudades ya había demostrado que aparcar fuera de sitio era de los asuntos que generaba más quejas ciudadanas. Aquí los primeros meses ya han demostrado que esta es la infracción relacionada con estos vehículos por la que se imponen más multas.

Desde Spin, empresa que opera la mayoría de los patinetes que vemos en uso (y también mal aparcados) en nuestro recorrido por la ciudad, Filippo Brunelleschi, Country Manager en España y Portugal, explica que «para prevenir un mal aparcamiento de nuestros vehículos contamos con una tecnología llamada geofencing que nos permite gestionar de manera activa el sistema y fomentar el cumplimiento de las normas... El geofencing avisa a los usuarios de en qué zonas pueden circular y en cuáles no y de los lugares en los que se pueden aparcar o no los vehículos».

Señala que «si un usuario no aparca o no circula correctamente, primero damos un aviso. Si después de ese aviso vuelve a incurrir en un mal comportamiento, se le sanciona con 10€, y el último paso antes de suspender la cuenta definitivamente es aplicar una sanción de 25€, con una suspensión de cuenta de 24h y un test de seguridad vial. Somos muy rigurosos con este procedimiento, y por la experiencia que tenemos en otras ciudades, este protocolo hace mejorar el comportamiento y reduce las incidencias. En Tarragona así lo estamos experimentando, aunque el volumen de incidencias aquí es muy bajo en comparación con la cantidad de trayectos que tenemos».

«Ayúdame a levantarme»

Desde Bird, Toni Riera, director general de la empresa en España, alega que «estamos siempre trabajando para que la convivencia entre nuestros vehículos, los ciudadanos y la vida en las ciudades sea fluida» y señala que acaban de publicar una guía de uso sobre cómo notificar los patinetes que puedan estar volcados o mal aparcados en las calles donde operan, «ya sean usuarios de la plataforma o no». Señala, asimismo, que sus patinetes van a contar con una pegatina en la zona inferior en la que se podrá leer «Por favor, ayúdame a levantarme».

Foto para comprobar

Por su parte, Cristina Castillo, cofundadora de Reby, señala que su empresa es «pionera en tener una herramienta de Inteligencia Artificial (IA)que nos ayuda a asegurar el buen aparcamiento. Esta herramienta ha sido desarrollada por nosotros y utiliza la fotografía del final del viaje para confirmar el buen aparcamiento. La IA repasa todas las fotos que se hacen al finalizar el trayecto y si detecta vehículos mal aparcados enviamos a una persona a hacer la recolocación del mismo. Las fotografías sobre las que la IA tiene dudas son verificadas por nuestro equipo de operaciones. De la misma manera, monitorizamos desde nuestro departamento de atención al usuario la posición de los patinetes para detectar si hay alguno aparcado fuera de un rack de bicis. Si esto ocurre recolocamos el vehículo». Con todo, y como parece que el incivismo se lo pone difícil a la tecnología, las empresas agradecen a los vecinos que les avisen si encuentran patinetes abandonados.

Temas

Comentarios

Lea También