Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pau Ricomà: 'A quien no podemos decepcionar es a los ciudadanos'

Esquerra responde con rotundidad al alcalde por las críticas a su postura respecto a los Juegos Mediterráneos de 2017
Whatsapp
El grupo municipal de Esquerra insiste en que no cree que los Juegos deban seguir adelante. Foto: Pere Ferré

El grupo municipal de Esquerra insiste en que no cree que los Juegos deban seguir adelante. Foto: Pere Ferré

Las declaraciones del alcalde, Josep Fèlix Ballesteros, que en una entrevista publicada por el Diari este pasado domingo se confesaba «profundamente decepcionado» por el rechazo de Esquerra Republicana a los Juegos Mediterráneos de 2017, no han tardado en generar reacciones en la formación republicana.

Su portavoz municipal, Pau Ricomà, era claro y contundente ayer:«No estamos en el pleno municipal para no decepcionar al alcalde. Nuestra obligación es no decepcionar a los ciudadanos y eso es lo que estamos intentando. Por eso precisamente nos oponemos a este proyecto», argumentaba Ricomà.

El partido independentista cree que el ataque de Ballesteros se debe a su actuación en el pleno del viernes:«Nosotros argumentamos todo lo que dijimos, y lo argumentamos bien porque todo el grupo municipal hemos trabajado mucho el tema, hemos consultado y comprobado datos... Y en más de una ocasión Ballesteros se quedó sin respuestas ni argumentos», afirman.

Ricomà insiste además en que «si surgen dudas acerca de los Juegos es porque del seguimiento del propio proyecto se ve que no se está cumpliendo». «Cuando ves que los calendarios de ejecución no se cumplen, que los de captación de patrocinios están lejísimos de lo previsto a estas alturas, cuando se ha comprobado que no existe lealtad institucional de otras administraciones como la estatal, te das cuenta de que la historia que nos han estado contando durante meses simplemente no era real», argumentan los republicanos.

 

‘Sabemos que es incómodo’

En este sentido, Pau Ricomà reitera que, si bien «las consecuencias positivas de unos juegos pueden ser muchas, las negativas también». «No estamos en contra de los Juegos Mediterráneos, pero sí en contra de cómo los ha gestionado el equipo de gobierno socialista», asegura, aunque añade que la situación actual no es culpa sólo del PSC:«Tampoco los partidos de la oposición han hecho su trabajo en los últimos años para apretar al equipo de gobierno». «Sabemos que nuestra postura es incómoda y estamos recibiendo críticas, pero es nuestro deber», concluye.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También