Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pau Ricomà (ERC) llama "cínico", "mentiroso" e "hijo de puta" al ministro Borrell

Diari de Tarragona

Whatsapp

El líder y portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Tarragona, Pau Ricomà, no se ha cortado la lengua este jueves al calificar en Twitter la "insensibilidad" del ministro de Exteriores de España, Josep Borrell. Tras citar un tuit de una noticia de la agencia de noticias Europa Press titulada "Borrell dice que las 400 bombas que se enviarán a Arabia Saudí son de precisión y no producen efectos colaterales", Pau Ricomà ha estallado con un comentario al respecto, al considerar que tales palabras solo pueden ser propias de alguien "mentiroso", "cínico" e "hijo de puta"

Los exabruptos del líder de ERC iban seguidos de una disculpas avanzadas: "Lo siento, pero tanta insensibilidad me supera", asegura el republicano. 

Las palabras de Ricomà dirijidas a Borrell en Twitter han tenido lugar tras la polémica venta por parte de España de material bélico para Arabia Saudí. 

Ante el silencio del Ministerio de Defensa por la polémica, el titular de Exteriores, Josep Borrell, fue el miembro del Gobierno que dio la cara para explicar la decisión final de enviar a Arabia Saudí las 400 bombas de precisión láser vendidas por 9,2 millones de euros. Lo hizo después de que el departamento de Margarita Robles ordenara este miércoles el traslado del material después de paralizar hace dos semanas la ejecución del contrato ante las sospechas de que las bombas pudieran ser usadas contra la población en la guerra civil de Yemen.

Borrell justificó que las bombas, pertenecientes al Ejército español pero de fabricación estadounidense, se destinarán a Arabia Saudí porque "no ha encontrado ninguna razón" para incumplir el acuerdo. Una decisión que se ha adoptado, dijo, tras una semana de "trabajo intenso" por parte de varios ministerios, entre ellos el suyo, sin que se hayan detectado irregularidades.

La garantías exigidas a Riad para retomar el envío fueron justificadas por el ministro con estas palabras: "Se trata de armamento de precisión (destinado a objetivos militares) de alta resistencia. Con este tipo de armas no puede haber esos bombardeos producidos con armas menos sofisticadas, un poco lanzadas al azar, y que provocan esa clase de tragedias que todos condenamos", señaló en una entrevista a Onda Cero. "Este contrato está firmado hace tres años, ha pasado tres veces por la comisión interministerial que autoriza la venta de armas y no hemos encontrado ninguna razón para incumplirlo", reiteró.

La noticia, como era de esperar, causó una "gran decepción" entre las ONG que forman parte de la campaña 'Armas bajo control'. "La decisión hace que España sea potencialmente cómplice con los crímenes de guerra en Yemen. Sabíamos que iba a ser difícil pero es decepcionante que el Gobierno no haya sabido mantener la presión a diferencia de otros países como Canadá, que sí lo ha hecho pese a las represalias posteriores de Riad", aseguró Alberto Estévez, de Amnistía Internacional.       

El portavoz de la campaña respondió a Borrell al asegurar que hay pruebas documentales en manos de organismos como la ONU en las que se muestra el uso de estas bombas compradas a otros países. Detalló el ataque a una vivienda en Sadah, al norte de Yemen, en agosto de 2017; el caso de la niña Bouthaina en septiembre de 2017, que perdió a su padre y cinco hermanos en un ataque saudí en la capital Saná; o el bombardeo contra un hospital de Médicos Sin Fronteras en agosto de 2016. "Los mecanismos de verificación son inexistentes", aseveró Estévez.           

Comentarios

Lea También