Este sitio web puede utilizar algunas "cookies" para mejorar su experiencia de navegación. Por favor, antes de continuar en nuestro sitio web, le recomendamos que lea la política de cookies.

Pedro Sánchez desborda Bonavista

El Centre Cívic se llenó hasta la bandera en un acto en el que el candidato a secretario general del PSOE apeló al ´renacimiento de la izquierda´

Núria Riu

Whatsapp
La concejal Ivana Martínez y el diputado Carles Castillo junto a Pedro Sánchez. Foto: Alba Mariné

La concejal Ivana Martínez y el diputado Carles Castillo junto a Pedro Sánchez. Foto: Alba Mariné

Cuando a finales de octubre del año pasado Pedro Sánchez afirmó que «a partir del lunes cojo mi coche para recorrer de nuevo España y escuchar a los militantes», seguro que no se imaginaba el calor que recibiría en el barrio tarraconense de Bonavista. Y es que ayer Sánchez pudo percibir más que nunca el calidez de la militancia. Porque la alta temperatura que había dentro del Centro Cívico marcó un acto en el que el candidato a secretario general del PSOE apeló a la necesidad de un «renacimiento de la izquierda».

Alrededor de 500 personas se congregaron en un acto que algunos de los militantes tuvieron que seguir desde la calle, porque el aforo estaba más que completo. Loli Guitiérrez, presidenta de la Associació de Veïns del barri de Bonavista, no daba crédito. «Desde luego, que venga aquí Pedro Sánchez», decía.

El Color esperanza, de Diego Torres, que daba entrada al candidato era toda una declaración de intenciones. «Saber que se puede, querer que se pueda. Quitarse los miedos, sacarlos afuera. Pintarse la cara color esperanza. Tentar al futuro con el corazón...», cantaba el argentino, mientras Sánchez avanzaba lentamente entre selfie y selfie.

La concejal tarraconense Ivana Martínez fue la encargada de abrir el turno de palabras. En este Día del Trabajador tuvo un recuerdo para la plantilla de Bic Graphic y quiso dejar claro al candidato que «no te vamos a dar un cheque en blanco».

‘Yo no te voté’

Por su parte, la diputada vallense Rosa Maria Ibarra le daba las gracias por «mantener el no es no». Un aspecto sobre el que también incidió el diputado Carles Castillo que, tras recordarle que no le había votado en las primeras elecciones para ser secretario general, «todo cambió cuando demostraste ser coherente y valiente». «Nos representas a todos porque hiciste una demostración de coherencia y valentía», añadía Carles Castillo.

Y con el público ya en situación, llegó el turno de Pedro Sánchez, quien apeló a la necesidad de una ley de igualdad salarial y abría el debate sobre si los robots que sustituyan puestos de trabajo deberán tributar.

En este Primero de Mayo, Sánchez reivindicó en Bonavista «la vigencia más que nunca de la socialdemocracia». Aseguró que si consigue imponerse a Patxi López y a Susana Díaz, a partir del 22 de mayo en el PSOE «habrá una dirección paritaria y tan a la izquierda como lo sean los militantes».

Defendió Catalunya como nación, que «el catalán, gallego y euskera no son acentos, sino lenguas que nos enriquecen» y un PSC «con el que me siento muy a gusto y considero partido hermano».

«O construimos una alternativa al Partido Popular, o nos quedamos en tierra de nadie. O somos un partido de izquierdas y creíble o nos quedamos como tercera fuerza como somos ahora. Si no renacemos, nos reconstruimos y lideramos la izquierda tendremos muchos años de PP», defendió. También habló sobre la situación política de los últimos días en España, marcada por los diferentes escándalos de corrupción que han salpicado al PP y la moción de censura de Podemos. Pedía a los primeros que «Rajoy comparezca en el Congreso, para dar explicaciones y dimita como presidente». También lanzó un mensaje para el líder de la formación morada. «Hace un año que se le paró el reloj», afirmó haciendo un guiño al tic tac que, según Iglesias, marcaba la cuenta atrás para el cambio en las pasadas elecciones Generales.

Sánchez defendió un proyecto feminista, ecologista, que «vuelva a construir alianzas» y que «sea una referencia de la gente joven de nuestro país». Pasó de puntillas sobre temas como el laicismo y apeló a la necesidad de «reivindicar nuestras raíces». Un aspecto, este último, en el que incidió, pués hoy la formación del puño y la rosa soplará las velas del 138 aniversario de su constitución.

Mucha base y pocos dirigentes

Sánchez se autoproclamó el candidato de la militancia. Y, de hecho, el peso de los asistentes venía de la base. Ivana Martínez y Javier Villamayor son los dos únicos concejales del Ayuntamiento de Tarragona que estaban. El resto, de Torredembarra, El Catllar, El Morell, Reus y Vilanova de Prades, entre otros municipios.Sin embargo, un militante destacaba que habían conseguido atraer a mucha gente sin carné, «y esto hace tiempo que no nos pasaba».

Sánchez dirigía sus últimas palabras: «Han sido un otoño y un invierno duros, pero ha llegado la primavera y florecerá la organización». Tímidos gritos de «presidente, presidente...», y puño en alto, el socialismo de base despedía a su candidato cantando ‘La Internacional’. Antes de irse, nueva sesión de calor humano para llegar hasta la puerta.

Temas

  • TARRAGONA

Comentarios

Lea También